Ludwika Paleta, la actriz que tiene que cargar con el escándalo de su esposo

Miguel Cane
·5  min de lectura
Emiliano Salinas y Ludwika Paleta (Cuartoscuro)
Emiliano Salinas y Ludwika Paleta (Cuartoscuro)

Después de haber pasado casi todo el año en un silencio casi total, Ludwika Paleta volvió a ser tendencia por publicar unas misteriosas fotos de una prueba de embarazo y de inmediato se corrió el rumor de que la actriz de 42 años, y madre de tres hijos (Nicolás, de 21 años, nacido de su relación con Plutarco Haza, y los mellizos Bárbara y Sebastián, de su segundo matrimonio, con Carlos Emiliano Salinas Occelli) podría estar encinta de nuevo.

Sin embargo, este no fue el caso, ya que simultáneamente su colega, Paola Goto, publicó el mismo tipo de fotos y pronto se supo que en realidad se trata de una muy bien armada estrategia publicitaria para promover el proyecto que, en secreto, Ludwika y Goto llevaban casi un año cocinando: la nueva serie de Netflix ‘Madre solo hay dos’, que se estrena el 20 de enero y en la que las actrices compartirán créditos con Martín Altomaro, Liz Gallardo y Samantha Orozco, bajo la dirección de Fernando Sariñana (Amar te duele).

Esta serie, que es una comedia de situación con tintes dramáticos, cuenta la historia de dos mujeres cuyos bebés son intercambiados al nacer, accidentalmente, y que, al saber la verdad, deciden criar a los niños ellas mismas en un hogar de dos madres. También representa el retorno a la pantalla de Ludwika, después de varios años de hacer únicamente apariciones especiales en algunas series, y es su debut en una plataforma de streaming.

Y es que Ludwika es famosa por dar sorpresas, ya que es una mujer muy reservada tanto en su vida profesional como en la privada; mantiene un bajo perfil y cuando saca un nuevo proyecto suele ser algo inesperado, ya que además es muy selectiva con lo que hace y ha dicho que mientras sus mellizos sean pequeños, prefiere hacer cosas que no la mantengan mucho tiempo alejada de su casa.

Últimamente Ludwika, que debutó a los 10 años en ‘Carrusel’ al lado de Gabriela Rivero, como la estirada María Joaquina, hizo una temporada teatral en México, al lado de Michel Brown y Luis Arrieta, en una nueva versión escénica de la famosa ‘Perfectos desconocidos’ (la película de Paolo Genovese, que tuvo versiones cinematográficas hechas en España y México, por Álex de la Iglesia y Manolo Caro) en la que también actuaban Tiaré Scanda y Alejandro de la Madrid.

Ludwika Paleta reapareció este año en 'Perfectos Desconocidos'. (Photo by Medios y Media/Getty Images)
Ludwika Paleta reapareció este año en 'Perfectos Desconocidos'. (Photo by Medios y Media/Getty Images)

La obra tuvo bastante éxito en la capital mexicana, antes de ser interrumpida por el primer confinamiento ocasionado por la pandemia de COVID-19, y en este tiempo Ludwika mantuvo un perfil extremadamente bajo, ya que también coincidió con el escandaloso juicio de Keith Raniere, líder de NXIVM, la secta que disfrazada de una fundación de superación personal, se dedicaba a la trata y esclavización sexual de mujeres, organización de la que Carlos Emiliano y su socio Alejandro Betancourt fundaron la filial en 2007.

Posteriormente, el hijo del expresidente mexicano fue nombrado “asesor” especial de NXIVM, representándolos internacionalmente y organizando eventos en México y América Latina, para dar a conocer el sistema multinivel que era la presentación encubierta de la secta, mediante proyecciones de material audiovisual y conferencias, que eran veladamente operaciones de reclutamiento.

Carlos Emiliano Salinas y Ludwika Paleta. (Photo by Carlos Tischler/Getty Images)
Carlos Emiliano Salinas y Ludwika Paleta. (Photo by Carlos Tischler/Getty Images)

En 2018, cuando se hizo público el caso contra la secta –escándalo en el que también se vio vinculada la actriz Allison Mack, de la serie ‘Smallville’, quien era una aliada muy cercana de Raniere-, Salinas Occelli y Betancourt salieron en defensa del ‘gurú’, pero en 2019, cuando se hizo cada vez más obvia la culpabilidad de Raniere (quien fue sentenciado a 120 años de prisión el pasado 27 de octubre), ambos se deslindaron y disolvieron el capítulo mexicano de la organización.

Durante todo este áspero proceso, Ludwika, que se encontraba rodando la cinta ‘Amores modernos’, se mantuvo completamente al margen, esquivando a los medios y siendo muy cuidadosa en sus publicaciones de Instagram o Twitter, que redujo al mínimo, distanciándose de las especulaciones que giraban en torno a la situación: desde afirmaciones sin fundamento de su participación activa en NXIVM, hasta especulaciones de una posible separación legal e incluso un divorcio de Salinas Occelli, como rechazo a sus actividades ostensiblemente ilícitas con el magnate – aunque no se ha corroborado mayor evidencia que lo implique más allá de los testimonios en el juicio de Raniere y no ha sido ni advertido ni cuestionado como persona de interés en torno al caso.

Ludwika es celosa de su intimidad y esta actitud la ha llevado a ser, a veces, no muy querida por los medios, aunque ha sabido señalar que ella como profesional se debe al público y a sus compañeros de trabajo (con quien suele ser cercana y cálida) y no a los medios, y mucho menos a los sensacionalistas, que se han cebado en inventar chismes, ya que no han podido encontrar nada auténtico en su vida para publicarlo, siendo catalogada por algunas de esas revistas como “fría” y “pedante”.

En realidad Ludwika dista mucho de ser como la describen los medios (esto me consta porque en 2015 colaboramos juntos en el proyecto teatral con causa ’24 Hour Plays México’, que reúne a diferentes artistas teatrales – escritores, directores y actores – para crear obras de un acto en el plazo de 24 horas, con las taquillas donadas íntegramente para una caridad específica).

Tiene un sentido del humor amable y muy agudo –si no lo tuviera, ciertamente no se habría prestado a la “broma” de las pruebas de embarazo y los ultrasonidos para promover su sitcom–, una ética profesional muy clara y sobre todo, un profundo amor por sus tres hijos, manteniendo a los menores completamente alejados de la farándula.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Luis Miguel: el negocio que podría mantener su costoso estilo de vida ahora que no tiene voz

Michelle Salas, la hija de Luis Miguel que no necesitó de la fortuna ni la fama de su papá

La desdicha de los hijos de Mariana Levy entre la desgracia, el abandono y la inestabilidad

'Selena', la serie donde la reina del Tex-Mex no es más que un fantasma hermoso y encantador

Thalía, la reina de las telenovelas que dejó su trono para casarse con Tommy Mottola

EN VIDEO: Camila Sodi: “Ya se acabó la época de las 'mean girls'"