Los luchadores contra la lona

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 19 (EL UNIVERSAL).- Ganarse la vida como luchador o luchadora profesional en México es un asunto alejado de cualquier protección gubernamental y en la mayoría de los casos, no cuentan con el amparo de una empresa que los respalde en momento de crisis como el que actualmente azota al país, debido a la contingencia de salud por coronavirus.

El pasado fin de semana, los grandes eventos luchísticos como Rey de Reyes y Homenaje a dos leyendas fueron pospuestos; el resto de las promociones pequeñas cancelaron sus eventos y algunas, como la que rige la Arena Naucalpan, presentó su función del pasado lunes a puerta cerrada, con transmisión por internet.

Pagano, uno de los luchadores más afamados del momento, y quien apenas la semana anterior confirmó que se jugará la cabellera contra Chessman en la Triplemanía XXVIII (22 de agosto), acepta que la restricción de eventos masivos los ha puesto contra la lona: "Estamos siendo muy afectados los integrantes de la industria. En 2009, con la influenza fue diferente, al menos para mí, era luchador independiente y tenía otras entradas, ahora me dedico al cien por ciento a la lucha libre con Triple A".

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

En otra trinchera, igual de grande, el Pequeño Pierroth aguarda el momento de volver a la actividad en espera del respaldo que el Consejo Mundial de Lucha Libre les dará a sus trabajadores: "La realidad es que si lucho gano, si no lo hago no gano. No tenemos un salario. Me han cancelado fechas".

El futuro es poco optimista, ya que esperan que hasta dentro de un mes empiecen a luchar y también a ganar dinero.



Qué leer a continuación