Lucas Pratto se va de River: las razones de su salida a préstamo a Feyenoord de Holanda

Juan Patricio Balbi Vignolo
·4  min de lectura

Uno de los delanteros más importantes de la historia contemporánea de River pone en pausa su ciclo. Luego de tres años en la institución y sin lugar en el actual equipo titular, Lucas Pratto se irá a jugar a préstamo a Feyenoord de Holanda por seis meses en un sorpresivo movimiento que se gestó en silencio. De esta manera, el plantel se desprende del apellido de mayor resonancia que tenía en el banco de suplentes en una salida que tiene motivos diversos entre lo económico y lo deportivo.

Según pudo confirmar LA NACION con fuentes de la institución de Núñez, la operación se hará sin cargo y resta conocer si habrá una opción de compra, ya que los clubes todavía estaban negociando por el posible monto. El atacante de 32 años se despidió el domingo de sus compañeros y viajaría en las próximas horas a Holanda para realizarse los estudios médicos e incorporarse en la apertura del mercado de pases europeo, que está prevista para el lunes 4 de enero.

Pratto llegó desde San Pablo en enero de 2018 por la estratosférica cifra de 11,5 millones de euros (terminaron siendo 13 por objetivos cumplidos) y el club le firmó uno de los contratos más altos del plantel en dólares. A pesar de los títulos conseguidos, la crisis económica que atraviesa el país y la marcada suba del dólar golpearon de lleno las finanzas en Núñez, especialmente en los costos del plantel profesional. Y el vínculo actual del delantero se volvió una dura carga mensual para el club que hoy ve con buenos ojos la posibilidad de no ya no tener esa obligación.

Además, las complicaciones económicas se potenciaron con la pandemia ya que la cadena de ingresos ordinarios se cortó y la deuda que River mantenía con el jugador antes del parate en marzo se acrecentó. Relegado al banco de suplentes, Pratto dejó de ser indispensable en la estructura de Gallardo y tampoco se lució desde su rol alternativo, al punto tal que estuvo 481 días y 29 partidos sin convertir entre el 30 de mayo de 2019 y el 22 de septiembre de 2020. Y este no es un punto menor.

Aquel 3-0 sobre Athletico Paranaense que significó el título de la Recopa Sudamericana en el Monumental marcó su camino: a pesar de hacer el gol del 2-0, sufrió una fisura con edema en el sacro que no le permitió afrontar la temporada siguiente con un nivel físico óptimo. Desde ese entonces, su rendimiento sufrió un marcado declive y Matías Suárez y Rafael Borré se consolidaron en el ataque del equipo titular. Tras el parate, a pesar de que recuperó parte del terreno (jugó 13 partidos y marcó cuatro goles), el DT priorizó tanto a Julián Álvarez como a Jorge Carrascal por encima de su figura.

Pratto jugó 109 partidos en River (6.543 minutos), marcó 26 goles, aportó 20 asistencias y ganó cuatro títulos.

Por su parte, el futbolista siempre comprendió su lugar y las prioridades del DT, que entendió que la propuesta era significativa y que era difícil negarle la salida en el contexto actual. Ahora, la propuesta del fútbol holandés le permite tener seis meses en Europa para buscar una mejor versión de su juego, mientras su contrato en River se extiende hasta el 30 de junio de 2022. A pesar de que no circuló ni siquiera un rumor sobre una posible salida, el partido del domingo pasado frente a Arsenal dejó algunas señales: Ignacio Fernández festejó su gol haciendo el clásico festejo del "Modo Oso", Matías Suárez lo fue a abrazar tras marcar el suyo y Gallardo eligió al juvenil Benjamín Rollheiser en lugar de a Pratto para reemplazar a Rafael Borré a falta de quince minutos para el cierre.

Autor de dos goles icónicos en la final frente a Boca de la Copa Libertadores 2018, el ciclo del Oso contó con 109 partidos, 26 festejos (9 en la Libertadores, siete en la Superliga, cuatro en la Copa Argentina, tres en la Copa Superliga, dos en la Copa Diego Maradona y uno en la Recopa), 20 asistencias y cuatro títulos: la Supercopa Argentina 2017, la Copa Libertadores 2018, la Recopa Sudamericana 2019 y la Copa Argentina 2019.

Entre enero de 2018 y mayo de 2019, Pratto fue un incansable delantero y una pieza intocable de la formación inicial: jugó 67 encuentros, con 5.104 minutos, 22 goles y 17 asistencias. Pero luego se perdió entre la falta de ritmo, la poca sintonía con el juego colectivo y un bajo rendimiento individual que lo obligó a esperar siempre desde el banco de suplentes. Los números de sus últimas dos temporadas son mucho más bajos: 42 encuentros, 1.439 minutos, cuatro goles y tres asistencias. Ahora, viaja a Holanda para intentar volver a ser la figura que fue, pero la puerta queda abierta para un posible regreso.