Se reactiva la denuncia contra Vox por una supuesta estafa con la Lotería de Navidad en 2015

El denunciante acusó a Vox de haber vendido participaciones para la Lotería de Navidad de 2015 sin haber adquirido el número que figuraba en ellas. La denuncia fue desestimada y ahora la Audiencia Provincial de Madrid ha decidido admitirla parcialmente tras el recurso presentado e investigará si se produjo un presunto delito de estafa por parte del partido de ultraderecha, según a adelantado Vozpópuli.

En 2015 el partido vendió papeletas con un número que luego cambiaron y el primero resultó premiado. Uno de los afectados por el cambio les denunció. (Foto: REUTERS/Juan Medina)
En 2015 el partido vendió papeletas con un número que luego cambiaron y el primero resultó premiado. Uno de los afectados por el cambio les denunció. (Foto: REUTERS/Juan Medina)

Los hechos ocurrieron en 2015. En la Lotería de Navidad de aquel año el partido vendió el papeletas con el número 93.815 en distintas delegaciones recaudando, según recoge la denuncia, 18.100 euros que habrían sido remitidos a la sede del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), en Madrid. Ese fue el número que se compró, pero este fue cambiado antes del sorteo. Una vez salieron las bolas del bombo, el primero resultó agraciado, pero nadie pudo cobrar los 100 euros que correspondían al décimo porque ese no era su número, sino el 88.008.

En la denuncia hecha por Diego López Ordóñez, exsecretario de la Gestora de Vox en Cáceres, contra Santiago Abascal, Iván Espinosa de los Monteros, Enrique Cabanas y Andrés Porta Monedero y el partido en general a la que ha tenido acceso el mencionado medio y de la que informó en su día, se les acusa de haber vendido papeletas de un número que en realidad nunca compraron y de avisarles el mismo día del sorteo, cuando este ya había comenzado, del cambio a través de un correo electrónico.

Quienes quieren cobrar el premio que les habría tocado con el primer número acusan a Vox de un “delito de estafa”. La versión del partido es que el cambio de número se debió a un error de la Administración de Lotería. En su día explicaron que toda la responsabilidad era de quien vendía en origen los décimos, una administración de San Fernando de Henares, que, declaró por su parte que, debido a un “error involuntario” vendió el 93.815 agraciado y que origen iba a ser para Vox a terceros. De ahí que lo cambiasen por el no premiado a la postre.

Además, desde el partido han asegurado que avisaron del cambio a través de la prensa varios días antes del sorteo y que se publicó un acta notarial que se puede consular a través de su web, como señalan en Vozpópuli, contando lo ocurrido. Quien les ha denunciado no se conforma con esas explicaciones y argumenta que las papeletas se vendieron sin tener el número comprado porque de haberlo tenido existirían recibos y pruebas que documentasen su adquisición.

En un primer momento, el Tribunal Supremo estimó que había habido un conflicto de competencia entre un juzgado de Madrid y otro de Cáceres por la reclamación y la denuncia terminó siendo dirimida por el Juzgado de Instrucción número 27 de Madrid, quien la archivó en mayo de este año. El denunciante recurrió ante la Audiencia Provincial de Madrid y esta ha aceptado seguir adelante con una parte y “practicar las diligencias indispensables para el conocimiento de los hechos con respecto de los términos que para la instrucción establece el artículo 324 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal”.

Considera el juez que en el caso de demostrarse que los “hechos denunciados" son ciertos, estos “pudieran ser constitutivos de una forma de estafa (art. 248 del Código Penal)”. En su argumentación, publicada por Vozpópuli, se recoge que “se nos dice en efecto que los denunciados habrían vendido ciertas participaciones de lotería, aparentando mendazmente que lo eran a un número del Sorteo de Navidad de Lotería Nacional que en realidad no había sido adquirido”. A tenor del dinero recaudado, el delito, de haberse producido, sería “menos grave”.

Más historias sobre el Sorteo de Navidad que te pueden interesar

Qué leer a continuación