Los sismos de 1985 y 2017 vividos en un plató de televisión

Los canales de información eran básicos en 1985, por eso, cuando aquel 19 de septiembre, Lourdes Guerrero estaba dando los buenos días a través de la señal de Televisa, la periodista sintió la responsabilidad de poner su vida al servicio de millones de espectadores mexicanos.

Caprichos del destino, el reportero de Foro TV, Enrique Campos, también vivió el temblor en directo registrado el mismo día en 2017, aunque su reacción fue bien distinta ante el seísmo de 7.1.

Lourdes Guerrero y Enrique Campos en 1985 y 2017.

El terremoto de 8.1 en la escala Richter registrado hace 32 años fue suficiente para que pocos estuvieran conectados a su retransmisión, pero Guerrero mantuvo la calma.

“Son las siete de la mañana 19 minutos… Ay Chihuahua“, señaló mientras se disponía a dar el parte matinal y sintió los primeros azotes de uno de los sismos más devastadores de la historia de México.

“Sigue temblando un poquitito pero vamos a seguir tomándolo con una gran tranquilidad”, prosiguió Guerrero con una calma admirable.

Momento en el que ciudadanos rescatan a un bebé tras el sismo de 1985. Foto: Getty Images.

Aquél jueves cercano al otoño colapsaron más de 300 edificios en la Ciudad de México y alrededor de 700 quedaron inhabitables. Las cifras de fallecidos fueron difusas debido a la poca claridad del gobierno de Miguel de la Madrid, que fijó las víctimas mortales en 10,000. Otros organismos, en cambio, como la Coordinadora Única de Damnificados, sostuvo que perdieron la vida 45,000 personas. Según los datos de unos y otros, se calcula que más 30,000 ciudadanos no sobrevivieron al devastador sismo el peor de la historia del país.

Precisamente, el lugar en el que se encontraba Guerrero, en la Avenida Chapultepec, vio como varios edificios cercanos a Televisa quedaron destruidos. Y otros, como el Hospital General, como el Hotel Regis, hecho escombros e incendiado, o el Edificio Nuevo León, o las oficinas de la revista Siempre. La desolación llegó sin avisar y la sociedad mexicana quedó marcada de por vida.

El Hotel Regis derrumbado tras el terremoto de 1985. Foto: Getty Images.

Pero Guerrero mantuvo la calma.

“Nunca imaginamos que sería lo que fue. Al principio pensamos que lo único importante estando a cuadro era mantener la calma para poder calmar a los nos veían”, afirmó Guerrero en una entrevista posterior al suceso.

Su reacción, marcada por la tranquilidad, fue bien distinta a la de Campos, quien evacuó e instó a los televidentes a que hicieran lo mismo.

Uno de los edificios que se derrumbaron tras el sismo de 7.1. Foto: Getty Images.

“Ustedes saben lo que tienen que hacer en este momento, conservar la calma y evacuar de inmediato. Me voy a levantar y voy a evacuar“, declaró Campos antes de marcharse. El plano posterior a su salida mostró cómo las luces del estudio se movían con violencia.

La manera de proceder de Campos fue aplaudida por los expertos y no fue para menos, ya que el tiempo de reacción ante un temblor de tales dimensiones es mínimo. Los efectos fueron devastadores con decenas de edificios derrumbados y centenares de víctimas mortales.

Las imágenes de Campos y Guerrero viviendo el terremoto en pleno directo quedarán grabadas para siempre.

Cómo ayudar o pedir ayuda tras el poderoso terremoto de México