Los retos a los que se enfrenta Boris Johnson como nuevo primer ministro del Reino Unido

Yahoo Noticias

A falta de que tome posesión, Boris Johnson ya es el nuevo primer ministro de Reino Unido. Llega al cargo tras ser elegido nuevo líder de los conservadores y tras la renuncia de Theresa May, incapaz en tres años en lograr un acuerdo para el Brexit.

El exalcalde de Londres colma sus aspiraciones políticas, pero deberá enfrentarse a una serie de retos que pondrán a prueba su capacidad. Más allá de su carisma y popularidad, la sociedad británica espera un líder que logre sacar al país de varias situaciones muy complicadas.

Boris Johnson se impone a su rival, Jeremy Hunt (Stefan Rousseau/Pool via REUTERS).
Boris Johnson se impone a su rival, Jeremy Hunt (Stefan Rousseau/Pool via REUTERS).

Brexit sí o sí

Tras dos aplazamientos y más de tres años después de que los británicos decidieran en referéndum la marcha del Reino Unido, Boris Johnson deberá capitanear la salida de la Unión Europea. Ya hay fecha, el 31 de octubre, y promesa, ya que el nacido en Estados Unidos ha asegurado durante toda su campaña que dentro de tres meses Reino Unido dejará de formar parte de la UE independientemente de que haya acuerdo o no.

Pese a que ha insistido en que él agotará las vías para una salida pactada, lo cierto es que dentro del propio partido hay muchas tensiones y no está claro qué puede pasar.

Volver a unir al Partido Conservador

Precisamente el debate del Brexit ha provocado una enorme división en las filas ‘tories’. Una situación que vivió con especial crudeza Theresa May y que ahora se puede repetir. Y es que dentro de la formación no hay una postura unánime sobre este asunto de la mayor trascendencia.

Hay una facción que aboga por la permanencia; otra que aún apoya el acuerdo que alcanzó la primera ministra saliente con las instituciones comunitarias; otra que busca un nuevo pacto más beneficioso para los intereses británicos; y finalmente los que abogan por la ruptura sin más. En este sentido, unir las distintas corrientes va a ser muy complicado para Johnson, pero deberá hacerlo para no poner en riesgo el futuro del partido. Las últimas elecciones europeas ya mostraron el desencanto social con los conservadores.

Theresa May no ha sido capaz de llegar a un acuerdo sobre el Brexit (REUTERS/Henry Nicholls/Pool).
Theresa May no ha sido capaz de llegar a un acuerdo sobre el Brexit (REUTERS/Henry Nicholls/Pool).

El enfrentamiento con Irán

La creciente tensión entre ambos países ha llegado a su punto álgido en los últimos días con la captura de un barco británico por parte de la Guardia Revolucionaria iraní. Hasta ahora el Gobierno británico ha evitado una confrontación seria y ha defendido en todo momento el acuerdo nuclear, junto a Alemania y Francia.

Pero la sintonía que tienen Trump y Johnson puede hacer que Reino Unido vire su posición y se muestre más beligerante hacia el régimen de los ayatolás. Lo que no cabe duda es de que es un asunto que va a tener que tratar desde su llegada a Downing Street y que muchos países van a estar pendientes de su decisión.

La relación con Escocia

Escocia siempre se ha mostrado mayoritariamente a favor de la permanencia en la Unión Europea y la elección de Boris Johnson, un euroescéptico convencido, no ayuda en este sentido a la cohesión del país. El ex ministro de Exteriores ya ha asegurado que va a hacer una gira que va a pasar por Escocia, pero hay temor a que la tensión derive en que los escoceses apuesten decididamente por la independencia. En este sentido, el ex primer ministro Gordon Brown ya ha avisado al exalcalde de Londres de que puede ser el último primer ministro del Reino Unido si no cuida el tema escocés.

Manifestación contra Boris Johnson en Escocia (ANDY BUCHANAN/AFP/Getty Images)
Manifestación contra Boris Johnson en Escocia (ANDY BUCHANAN/AFP/Getty Images)

Los servicios públicos

Más allá de los asuntos políticos, está sobre la mesa la financiación de los servicios sociales. Johnson ha defendido el modelo de gratuidad universal de un Servicio Nacional de Salud (NHS), que continuamente se enfrenta al problema de la falta de personal. También tiene intención de subir los sueldos a sus funcionarios. La educación también se vería beneficiada de una inyección de dinero público y además se reducirían los intereses para los préstamos universitarios.

Qué leer a continuación