Los laboristas garantizarán derechos de ciudadanos de la UE si gana comicios

Por Kylie MacLellan
El Partido Laborista de Reino Unido, en la oposición, anunció el martes que garantizará inmediatamente los derechos de los millones de ciudadanos de la Unión Europea que residen en el país si gana las elecciones de junio, presentando así su estrategia ante el Brexit en un intento de acortar la ventaja de la primera ministra Theresa May. En la imagen, Keir Starmer, encargado de los laboristas para el Brexit, en su intervención en Londres el 25 de abril de 2017. REUTERS/Hannah Mckay

Por Kylie MacLellan

LONDRES (Reuters) - El Partido Laborista de Reino Unido, en la oposición, anunció el martes que garantizará inmediatamente los derechos de los millones de ciudadanos de la Unión Europea que residen en el país si gana las elecciones de junio, presentando así su estrategia ante el Brexit en un intento de acortar la ventaja de la primera ministra Theresa May.

La sorpresiva decisión de May de convocar elecciones anticipadas el 8 de junio dio a los partidos de la oposición tan solo siete semanas para prepararlas, y los laboristas están unos 20 puntos en los sondeos detrás de los conservadores de la primera ministra.

El portavoz de los laboristas para el Brexit, Keir Starmer, criticó lo que calificó como una "imprudente" planteamiento de las negociaciones para el divorcio de Reino Unido con la Unión Europea.

"A menudo se dice que los nacionales de la UE contribuyen a nuestra sociedad, y así lo hacen... y no deberían ser utilizados como moneda de cambio", dijo en un discurso en Londres.

"Así que en el primer día gobierno del Partido Laborista garantizaremos inmediatamente que todos los nacionales de la UE que ahora mismo viven en Reino Unido no vean cambios en su situación legal como resultado del Brexit. Eso no significa... que no lucharemos de igual forma por los ciudadanos británicos en la UE", dijo.

El referéndum del pasado año para dejar la UE, en parte motivado por las preocupaciones acerca de la inmigración, ha creado incertidumbre a unos tres millones de ciudadanos de la UE que residen en Reino Unido y a 1,2 millones de británicos que residen en otros países de la UE.