Los individuos que seremos: la vida no será igual en 2021

Julio Túpac Cabello
·5  min de lectura

El año en que superaremos la pandemia nos dejará cambios que perdurarán, conciencias renovadas y otro número de novedades que vienen en camino

Shoppers, the vast majority wearing protective face masks, crowd a street in a commercial district of central Mexico City, Saturday, Dec. 5, 2020. With hospitals once again filling up with COVID-19 patients, Mexico City's mayor on Friday urged people to stay at home as much as possible and authorized checkpoints to limit the number of people entering the capital's colonial-era downtown at one time.(AP Photo/Rebecca Blackwell)
Mexicanos salen a la calle en plena pandemia para hacer las compras de Navidad .(AP Photo/Rebecca Blackwell)

Ahora que -aún a lo lejos- puede verse la luz al final del túnel (las muertes en Estados Unidos pasan su peor pico, pero las vacunas empiezan a ser aprobadas y distribuidas en la población por sectores y etapas), podemos avizorar cómo saldremos, a qué nos pareceremos, en qué habremos cambiado, cuando la pandemia sea el pasado, ya andado el año 2021.

No es verdad que por cambiar de año las cosas cambian. Cambiamos si efectuamos nuestros propósitos. Pero, en este caso, la vida cambió ya, en muchos casos a la fuerza, y la pregunta es más bien: ¿cuál de esos cambios que ya se dieron perdurarán? Algunos de los nuevos episodios que nos esperan serán consecuencia del Covid-19, pero otros no. La vida, afortunadamente, volverá a ser más que pandemia.

Quizás en el largo plazo algunos de ellos se irán difuminando poco a poco o convirtiendo en otra cosa, pero cuando el sol nos dé de nuevo y la inmunidad sea un rasgo común entre la mayoría de los seres humanos, de seguro nuestras vidas no serán las mismas.

Estas son algunas de las características con las que contaremos, como no lo habíamos hecho antes, en 2021.

Trabajar

La realidad nos mostró a la fuerza que la permanencia constante en la oficina es simplemente innecesaria. Trae estrés que nadie desea, gastos evitables, consume tiempo que todos quieren emplear en otra cosa. Obliga a enfrentarse todos los días al tráfico. "Al menos el 30% del tiempo en la oficina desaparecerá", predice Bill Gates, para quien también los viajes de negocio disminuirán sustancialmente.

Los que pudieron trabajar desde casa, ¿tendrán que trabajar nuevamente 40 horas a la semana en la oficina? Dudosamente. Habrá oficios que lo requieran, y habrá empleadores obtusos, pero que la tecnología nos permite hacer muchos de nuestros oficios a distancia (nadie niega la posibilidad de ir varias veces a la semana al trabajo a reuniones personales) ya es un hecho.

Y un hecho constatado por la experiencia. La inseguridad de las empresas en "supervisar" físicamente a sus empleados tuvo que ser suprimida y, adivinen qué, en la mayoría de los casos, no pasó nada.

El que es irresponsable, lo es cuando lo ven y cuando no, pero al que está comprometido no le hace falta que lo estén viendo para hacer su parte. Por el contrario, relajado y en libertad, hace mejor y con más ahínco sus tareas, y no tiene que abandonar la mayoría del tiempo su vida personal, su familia y su casa para poder trabajar.

Los reencuentros

Tanto que los recordamos y la ausencia de tiempo, la falta de contexto y la distancia nos impedía saber de ellos. ¡Cuántos amigos hemos recuperado en la pandemia! Cuántos nuevos chats, zooms, actualizaciones fuimos capaces de hacer. Muchas de esas relaciones no estaban en nuestras vidas porque no había suficiente conexión para que estuvieran siempre.

Pero algunas sí. Algunas que no habíamos podido conseguir por los años y la falta de oportunidad, quedaron y quedarán. Gracias a la tecnología y al tiempo que tuvimos para conseguir los hilos de nuestros tejidos de siempre.

En 2021, paradójicamente, tendremos más amigos que en 2020.

No todo es pandemia

Hay cambios que no tienen nada que ver con la pandemia y que nos están esperando a la vuelta de la esquina. La energía sostenible, por ejemplo, crece exponencialmente y empieza a ocupar mercado. Además de la energía eólica, la energía solar se expande al abaratar sus costos.

Por otra parte, se calcula que en el 2021 el mercado de carros eléctricos crecerá hasta 4 o 5 por ciento.

Para el horóscopo chino, el 2021 será el año del buey, que simboliza reparación. Así que según los milenarios orientales, a partir de febrero, las cosas deberían empezar a mejorar.

Más que nosotros

Por mucho que se haya politizado el tema, que no todo el mundo haya podido acatar el confinamiento, por mucho que haya habido irresponsables, la pandemia puso de manifiesto que la vida de otros corre peligros si todos no atendemos medidas para que el virus se acote.

Como cuando somos padres, esta vez funcionó el instinto de la especie. El Covid vino a acordarnos que sólo juntos podemos cuidar la viabilidad de la vida.

La muerte -nos lo recordó a gritos- nos está esperando sin consideraciones y, si no somos capaces de protegernos todos a todos, se acelera atacando primero a los más vulnerables. Si algo debería haber cambiado es la noción de la muerte.

La idea de que somos una especie a la que pertenecemos es la más bella de las nociones que nos dejaron estos tiempos mortales y nefastos. Pero también -es lo peor- quizás la más efímera. Lo esencial suele perderse en las páginas de lo importante, de lo urgente, de lo cotidiano.

Producir, atender a los próximos, desarrollarse como individuo suele ser priorizado antes que salvar la especie. Pero -hay que abrigar la esperanza- algo quedará.

Es difícil predecirlo con exactitud, pero así como podemos constatar que la vida ya no es la misma, cuando la pandemia pase, de seguro tampoco será la misma.

Pasar más tiempo en familia volverá a ser un rito a socorrer. Estaremos más en casa que antes. Haremos más ejercicio. Y, quizás, con más tiempo para administrar, seremos más productivos.

Más que un cambio que nos espere, uno aspira a que haya más sentido de lo colectivo, más consideración con los otros.

Una cosa sí será segura y habrá que celebrar: volveremos a abrazarnos.

TE PUEDE INTERESAR

(VIDEO) Ocho millonarios jóvenes que ampliaron sus fortunas en 2020

De mujeres AL poder a mujeres EN el poder: abran paso porque ellas llegaron para quedarse

No fue el apocalipsis, pero 2020 despertó nuestros peores miedos: lo que aprendimos

A la buena de Dios: el año en que la mitad de EEUU quedó huérfana en la derrota