Los dos pendientes en la carrera del Chaco antes de su retiro

Entrevista con Christian Giménez. / Foto: Luis Angulo

Christian “Chaco” Giménez es el ídolo activo en Cruz Azul. El referente. La cara de una generación en el equipo en una época complicada, con ningún título de Liga, algo imperdonable para un club considerado uno de los tres grandes de México.

Giménez fue fichado por Cruz Azul en el ya lejano Bicentenario 2010. Fue el fichaje bomba de esa temporada. Venía de ser multicampeón en Pachuca. Llegó para liderar a un equipo celeste que en ese entonces tenía 13 años sin ganar un título de Liga MX. Con su carisma, su entrega en la cancha, se ganó el cariño de los aficionados celestes.

Pero ocho años después los resultados deportivos que ha logrado Giménez se resumen en una Copa MX en 2013 y una Copa de Campeones de la Concacaf en 2014. El “Chaco” no se ve fuera de La Máquina sin ganar ese título de la Liga MX.

“Es lo único que me queda pendiente en mi carrera. Cumplí todas mis metas, todo lo que me propuse durante 19 años, el año que viene cumplo 20 años de carrera. La verdad no me puedo quejar. Lo único que me hace ruido en la cabeza es el tema de título. He tenido la suerte y soy un privilegiado de ser campeón en casi todos los equipos donde jugué. Acá también he sido campeón pero no de Liga y eso me mantiene con esa motivación y esa fuerza por dentro”. Explica.

El mediocampista de La Máquina Celeste del Cruz Azul, Christian Giménez, “El Chaco”, disputa el balón al defensa de los Diablos Rojos del Toluca, Rodrigo Salinas, en el juego entre ambas escuadras del sábado 12 de agosto de 2017, Estadio Azul, de la jornada 4 del Torneo Apertura 2017 de la Liga MX. / Foto: El Universal

En esta etapa de altibajos deportivos de Cruz Azul, Giménez tuvo la oportunidad de jugar a lado de su hijo, Santiago Giménez. Algo que deseó desde su nacimiento.

“Ya cumplí el sueño, el solo hecho de estar en una cancha con mi hijo, sea Liga, sea Copa, es algo que no me modifica nada. Ya cumplí el sueño de estar en una cancha, en un plantel, en un equipo tan prestigioso, es algo extraordinario. Es algo que soñé cuando nació Santiago, que fuese jugador de futbol, que un día juegue en Primera y se dio jugando conmigo. Más no puedo pedir”, explica.

En 2013 Giménez, que se había naturalizado como mexicano, fue llamado a la Selección de México en un momento en que la clasificación al Mundial de Brasil 2014 estaba en riesgo. Solo jugó cinco partidos. Le hubiera gustado ampliar su etapa con el Tri.

“Un poco de jugar más partidos con la Selección. Me pongo analizar y en el momento complicado me llamaron a la Selección y dije ‘ahí estoy presente’ Y por eso quizá la gente me demuestra su cariño, no solamente la gente de Cruz Azul, la gente de otros equipos. Y es recíproco. Yo también tengo un cariño enorme por cada aficionado de este país. Me siento un mexicano más con esta voz de argentino. Estoy muy agradecido con este país porque me dio todo y sigo disfrutando el día a día, ya son casi 13 años que estoy en México y vamos para más”, afirma.

Christian ‘Chaco’ Giménez, seleccionado mexicano en las eliminatorias rumbo a Brasil 2014. / Foto: AP

Boca, uno de sus amores

Giménez se describe como un mexicano con voz de argentino. Aprovecha cada momento para hablar de uno de los grandes amores de su vida: el Boca Juniors. La sonrisa en su rostro aparece cuando habla del equipo argentino y señala que su corazón está dividido.

“Son dos amores totales en los cuales me derrito por cualquiera de los dos. Boca hasta el día de hoy sigo la campaña, no me pierdo ningún partido y creo que me va a pasar cuando me retire con Cruz Azul, ya no voy a tener entradas gratis, tendré que hacerme socio e ir a la cancha, la verdad es que los dos equipos me tiran mucho”, explica.

Lo que sí tiene decidido Giménez es permanecer en México. No se ve en Argentina para un retiro. Solo de vacaciones.

“Son casi 8 años que llevo en el club, es el club donde más he estado y estoy encantado en la Ciudad de México. Ya hemos planificado mi futuro con la familia acá en la ciudad”, dice.

Con el retiro cerca, el “Chaco” se da tiempo de reflexionar cómo le gustaría ser recordado. Y lo tiene claro.

“Pase lo que pase, sea la camiseta que sea, se partía la madre. Y me gustaría que así me recuerde la gente”.

Seguramente también te puede interesar:

Pumas, al ritmo de Nicolás Castillo

Manchester United habría puesto el ojo en el Tecatito Corona

El técnico mexicano que ha cautivado el futbol en Malasia