La respuesta de Zlatan Ibrahimovic a un reportero mexicano que provocó la histeria de los medios nacionales

Zlatan Ibrahimovic conversa con Felipe Gutiérrez. / Foto: Getty Images
Zlatan Ibrahimovic conversa con Felipe Gutiérrez. / Foto: Getty Images

Ver a Zlatan Ibrahimovic jugar en la MLS es apreciar dos maneras muy diferentes de concebir el fútbol como deporte reglamentado.

Si bien la máxima liga de fútbol de los Estados Unidos se ha caracterizado desde siempre en incluir auténticas estrellas del fútbol mundial, como Pelé en los años 70 y recientemente figuras como Henry, Beckham, Rooney y Gerrard, entre muchas otras, la llegada de Ibrahimovic es un revulsivo que ningún otro equipo puede presumir.

LEER | La Champions League, la viva imagen de falta de talento mexicano

Hay que tener bien en cuenta las dimensiones de la MLS, sus reglas de participación y lo permisiva que es en cuanto a contrataciones de extranjeros que hoy por hoy tienen a la selección de los Estados Unidos detenida en medio de un proceso de formación que nadie esperaba y que la marginó del Mundial de Rusia 2018 y que no tiene un claro horizonte rumbo a Catar 2022.

Lo que es un hecho es que Zlatan está en otro nivel comparado con la mayoría de jugadores que participan en la MLS. No cabe compararlo con el mexicano Carlos Vela o con el venezolano Josef Martínez, elementos que también tienen un paso sobresaliente, pero que no tienen un currículum semejante al del veterano jugador sueco.

Zlatan presume de ser el mejor en el fútbol de los Estados Unidos. Cada partido, cada hat-trick lo demuestra. Brilló en el fútbol de Holanda, de Inglaterra, de España y de Francia con los equipos más importantes de cada país. Su presencia en el LA Galaxy es sin duda una auténtica joya que puede presumir el fútbol estadounidense.

Ibrahimovic no se mide cuando de hablar de sí mismo se trata. No importa quién le haga preguntas, él siempre tendrá una respuesta. Los medios hispanos, en su mayoría influidos por el mercado mexicano, parecen buscarle la boca, levantar su ánimo bravucón, pendenciero. Parecen buscar desgarrarse por cada palabra que pueda ser usada en su contra porque se considere ofensiva.

LEER | México recibirá más goleadas vergonzosas, ese es su terrible futuro

Varios reporteros, en especial de las cadenas ESPN y Fox insisten en comparar el buen paso de Carlos Vela con el de Zlatan y lo exponen de una manera que parecen gozar con cada respuesta que el sueco suelta ante preguntas tendenciosas y con cierta dirección que sobrepasan el auténtico periodismo deportivo.

El domingo 15 de septiembre, el LA Galaxy masacró 7 goles a 2 al Sporting Kansas City, con hat-trick incluido de Ibrahimovic. Los medios lo acosaron, como pasa siempre al terminar cada encuentro y sólo respondió a las preguntas fiel a su estilo.

Creo que soy el mejor jugador en la historia de la MLS, mira lo que hago partido tras partido. No creo que sea necesario ganar un título para ser considerado el mejor de la historia, mis actuaciones son suficientes”, aseguró Ibrahimovic.

Carlos Vela. / Foto: AP
Carlos Vela. / Foto: AP

Con el deseo de sacar la nota, un reportero mexicano, adiestrado a abrir la boca para lanzar una piedra como pregunta, cuestionó a Ibrahimovic si realmente no requería de un título antes de autoproclamarse el mejor jugador en la historia de la MLS.

Dicha pregunta generó lo que el reportero y varios medios esperan en cada entrevista. “¿No crees que necesitas ganar un título antes de autonombrarte el mejor en la historia de la MLS?”, preguntó el reportero. “¿Así que no necesitas un título?”

Zlatan contestó, “No… ¿De dónde eres?”, el reportero contestó, “¿De dónde soy? México”. “Ah, con razón preguntaste eso”, dijo el sueco.

Las preguntas y entrevistas con esa tendencia seguirán porque la mayoría de las cadenas deportivas hispanas promueven más la polémica y temas extra cancha, que el auténtico periodismo deportivo.

La interpretación de las respuestas de estrellas como Ibrahimovic será responsabilidad de quien las escuche. Será suficiente para quienes disfrutamos este deporte, que no deje de maravillarnos en la cancha con sus jugadas y goles.

Los medios se pueden sentir como quieran.

Qué leer a continuación