Los Cavaliers viven una peligrosa encrucijada en la recta final de temporada

Israel Germán

El éxito o el fracaso de la temporada de los Cleveland Cavaliers será medido por si el equipo gana o no otro anillo. Justo o no, es la verdad. Y mientras le quedan nueve partidos a la temporada regular, por el momento no lucen como un equipo capaz de volver a coronarse.

La noche del lunes, los Cavaliers se metieron al AT&T Center para medirse a los San Antonio Spurs y fueron atropellados, al ser vencidos 103-74. Desde luego, este resultado no es nada positivo, el ser apaleado por un equipo contra el que te podrías encontrar en las Finales lo agrava, y aunque estos deslices ocurren a menudo, a Cleveland no le queda más remedio que levantarse y seguir adelante.

 

AP

 

Pero los Cavs están realmente en una posición bastante incomoda ahora mismo. Desde el inicio de marzo, el equipo tiene marca de 6-9. Esto incluye una racha de 2-4 en los últimos seis juegos, mencionando entre este periodo las derrotas ante San Antonio, y los Washington Wizards, dos equipos con los que se podrían enfrentar en la postemporada.

Este reciente resbalón de Cleveland ha permitido que los Boston Celtics se apoderen del primer sitio de la Conferencia del Este, equipo que fue criticado por no haber hecho movimientos en la fecha límite de canjes, como buscar adquirir a Paul George o Jimmy Butler, en aras de mejorar su roster y competir con más herramientas en la batalla del Este. Aún así, ahora están a la cabeza, seguidos por Cleveland, pero detrás están a un juego los Wizards y a dos los Toronto Raptors. Todo esto puede significar que, en el peor de los escenarios, los Cavs pudieran caer hasta la cuarta posición dentro de la Conferencia.

 

 

 

Definitivamente esto no es el fin del mundo, si llegaran a disputar un Juego 7 hay más probabilidades de que lo hagan siendo locales. Pero esto se vuelve más complicado si es que debes hacerlo varias veces en busca de refrendar un campeonato, eso ya rebasa la barrera de lo difícil, lo volvería casi una misión imposible más allá de la primera ronda.

Y si añadimos a todo este escenario adverso el complemento de que la defensa de Cleveland ha sido atroz este mes… al ubicarse en la penúltima posición en rating defensivo en marzo, es de no creerse, porque estamos hablando del mismo equipo que la temporada pasada fue capaz de mostrar actuaciones defensivas impactantes en ruta hacia una campaña de campeonato. Darle una gran cantidad de minutos en la duela a Kyrie Irving, Kevin Love, Deron Williams y Kyle Korver no ha probado ser la mejor idea, desde el punto de vista defensivo, pero el equipo también ha probado sobreponerse a esto antes. Este año no está sucediendo.

Es obvio que los Cavs estén esperando que las cosas empiecen a suceder a favor suyo cuando comience la postemporada, es lo que comenta LeBron James, luego de lo sucedido ante San Antonio.

 

AP

 

“¿Qué tanto me importa esto? Lo que importa es que hemos jugado un mejor basquetbol que ahora, y si eso resulta en que seamos el sembrado uno o el dos, o el tres, o la posición que sea, quisiera que estuviéramos jugando a un mejor nivel. De eso es de lo que se trata. No estoy preocupado por nada. Siento que cuando hemos jugado basquetbol al estilo Cavaliers, cuando jugamos el tipo de basquetbol que sabemos que somos capaces de jugar, cuando estemos a nuestra máxima fortaleza, podemos continuar, lo hemos hecho antes”, comentó James.

Es probable asumir que los Cavaliers están basándose en el hecho de que han estado antes en esta posición y que saben exactamente lo que tienen que hacer en los partidos finales de la temporada regular, y que LeBron se las puede arreglar solo al elevar el nivel de juego en una serie a ganar cuatro de siete partidos.

Como alguna vez dijera el coach Rudy Tomjanovic: nunca subestimes el corazón de un campeón. Los Cavaliers son los campeones defensores y no puedes darlos por descontados.

 

 

Sin embargo, es puntual decir que algo debe estar ocurriendo en Cleveland, pues este no luce como el equipo que en los Playoffs vaya a quemar las redes. Más bien parecen la versión de 2013-2014 de los Indiana Pacers, que a pesar de ser el 1 en el Este ese año, batallaron en la recta final (con marca de 12-13 en sus últimos 25 partidos) y perdieron en la Final de la Conferencia ante LeBron y su Miami Heat en seis juegos…

Cabe decir que esos Pacers no contaban con jugadores del calibre de LeBron o Kyrie, y los Cavs no irán a toparse con un equipo que tenga ese Big Three (James, Wade y Bosh), pero a pesar de eso, Cleveland necesita resolver cierta problemática para lanzarse al abordaje y tratar de refrendar la corona.