López-Gatell, el arma perfecta de conspiranoicos, antivacunas, escépticos y lords/ladies

Enrique Pérez Quintana
·4  min de lectura
FOTO: TWITTER/CUARTOSCURO.COM
FOTO: TWITTER/CUARTOSCURO.COM

Enrique Pérez Quintana

Desde que empezó la pandemia del coronavirus en México el presidente López Obrador dispuso que todas las tardes el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, presentara un reporte técnico sobre el tema. Por cuatro días (al final de 2020 e inicio de 2021) la conferencia de prensa vespertina no se realizó, lo que motivo la pregunta: ¿dónde está el doctor López Gatell?

Contrariando sus propias recomendaciones de quedarse en casa el doctor López-Gatell ya no soportó el encierro al que condenó a millones y se fue a las playas, lo hizo sin guardar la sana distancia y sin utilizar el cubre boca desde que abordó el avión que lo llevó a Huatulco, Oaxaca.

Sería ingenuo pensar que Hugo López-Gatell se fue a disfrutar sus vacaciones sin pedir autorización a sus dos jefes, el presidente López Obrador y el secretario de Salud, Jorge Alcocer.

De tanto estar protagonizando el informe sobre la pandemia en Palacio Nacional, la imagen del doctor López-Gatell es reconocida en todo el país, por lo que no pasa desapercibido, cómo sucedió desde el inicio de su viaje en avión sin cubrebocas, su estancia en Zipolite, platicando con una mujer, sin guardar la sana distancia y su sonrisa que certifica que disfruta de la vida en sus vacaciones.

Esos momentos fueron fotografiados, divulgados y comentados en redes sociales donde se reprochó la falta de congruencia entre sus recomendaciones sanitarias, de vida o muerte para todos, y que tomara vacaciones, cuando por semanas recomendó, a nombre del gobierno federal, “quédate en casa”,

Interrogado al respecto el presidente López Obrador, en su conferencia de prensa mañanera comentó que, “también los servidores públicos tienen derechos. Yo lo que puedo decirles, en abono a la conducta del doctor López-Gatell, es que ha estado trabajando bastante, muy intenso, y que ha estado cumpliendo cabalmente con su responsabilidad. Es un muy buen servidor público, un profesional, eso es lo que puedo comentar.”

Se estima que en México trabajan en el sector Salud un millón de personas. En 2020 se contagiaron 182 mil 246 médicos y trabajadores de la salud y 2 mil 397 de ellos perdieron la vida frente a la pandemia. Todos ellos merecen vacaciones, pero trabajan para que muchos no mueran. Los colegas de López-Gatell que fallecieron estuvieron combatiendo la pandemia mientras el subsecretario dictaba recomendaciones que en la práctica ni cumple, ni respeta.

La conducta de López-Gatell y la justificación del presidente sobre las vacaciones de su incondicional, es interpretada como falta de compromiso con las medidas sanitarias que recomiendan. Parecen dar la razón a los que por el mundo divulgan la versión de que las vacunas son inútiles y promueven en redes sociales conspiraciones para amedrentar y crear escepticismo entre los hombres y mujeres dispuestos al egoísmo y la falta de solidaridad social.

El manejo de la pandemia, de Hugo López-Gatell ha sido cuestionado en México y en otros países. Según estadísticas internacionales somos la nación con la mayor letalidad en el mundo, el 8.8 de muertos por cada cien mil habitantes.

Lo que sigue en la crisis sanitaria es la aplicación de la vacuna que diversos laboratorios en el planeta han creado y producen para inocular a la población. La tarea demanda una estrategia que permita llegar a todos los mexicanos en el territorio nacional.

El ex director del Seguro Social, Germán Martínez, senador por Morena, comentó que lejos de ser una solución o cura, “la vacuna apunta a ser un dolor más de cabeza, apunta a ser un fracaso más, si no hay una logística clara, si quien la reparte en México anda de vacaciones en Zipolite, Oaxaca; si quien está encargado de combatir la pandemia no lleva a los científicos que presentó la primera vez en un grupo y se alinean las instituciones de salud y si seguimos en un peleadero político por las vacunas” (Radio Fórmula, 4 de enero de 2021)

De los gobernantes siempre se espera congruencia entre lo que dicen y hacen, es lo que genera la confianza de los ciudadanos. El ejemplo de los gobernantes es importante. Este es el plano de lo ideal, la realidad en México indica que el presidente López Obrador y su incondicional López-Gatell no han estado dispuestos a ser ejemplo para los demás y su indisciplina tiene el agravante ser exhibida todos los días desde sus conferencias de prensa en la mañana y en la tarde.

Las vacaciones de Hugo López-Gatell refrendan el irresponsable manejo de la crisis que el presidente López Obrador justifica al otorgarle méritos científicos que sus pares no comparten. La historia no ha terminado y cuando lo haga tendrá que referirse al número total de muertos, que la actitud de estos dos funcionarios públicos generó. Se hablará de los muertos de los López. Será inevitable

También debes ver:

EN VIDEO: Enfurece conductor de transporte público y golpea con extintor a quien le reclamó por tirar basura