¿Cómo llega el césped de La Bombonera al Superclásico?

El campeonato que debía empezar a principios de febrero se demoró un mes y arrancó en marzo. Boca debutó de visitante ante Banfield y, la semana siguiente, tuvo su primer partido como local ante Talleres de Córdoba. Hacía tres meses que no se disputaba ningún encuentro en La Bombonera y Guillermo Barros Schelotto esperaba el campo de juego al cien por ciento. Pero no: el primer reclamo del DT fue el estado de la cancha, que, otra vez, aparece en el centro de la escena.

Por eso, para no volver a cometer los errores del pasado y que el cesped del Alberto J. Armando no llegue como en la última ocasión en la que se disputó un Superclásico allí, el club trabajó a fondo para tener el mejor piso posible el próximo domingo 14. 

El foco estuvo puesto en el sector donde constantemente da sombra el edificio de los palcos y que fue el que presentó problemas durante el año pasado. Allí, se instalaron ventiladores y lamparones comprados luego de la completa reforma realizada durante 2015, cuando hasta se replantó el pasto.   

La Bombonera luce espléndida y las imperfecciones se advierten por fuera de los límites del campo de juego, detrás de la línea, sobre la tribuna que da al Riachuelo.

Bombonera Boca Cesped 100517

 

Bombonera Boca Cesped 100517
Bombonera Boca 100517