Liv Morgan, en la WWE por siempre

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, diciembre 28 (EL UNIVERSAL).- Ser luchadora profesional le cambió la vida a Liv Morgan, un mundo impregnado de magia y fuerza en el que se siente cómoda y disfruta ser un personaje distinto.

"Supongo que lo más difícil es que nunca se sabe lo que va a pasar. Sé que tengo que estar lista cada fin de semana para lo que sea, porque no tengo el control de eso. A mí me encanta tener el control, pero en este trabajo no es así", comparte.

Cuando era más joven tenía pocos modelos a seguir, pero un día descubrió la lucha libre y supo que podía estar en ella. "Muchos decían que yo no podría, pero me puse como propósito ser buena en esto y trabajar duro. Aquí sigo y no me iré pronto".

Tampoco buscaba la fama, pero no le huye, "sólo quería luchar, aunque sabes que ser famoso o la notoriedad viene con eso. Para mí no es difícil separar mi vida personal de la pública. A veces quiero compartir mi vida personal, pero hay mucho que no quiero gritar, entonces, pongo límites".

Lo que no puede ocultar es el orgullo que le causar el crecimiento de las mujeres en el ring. "Es increíble, hace un par de años la lucha de mujeres no era tan especial como lo es ahora, porque tal vez el mundo no creía que las mujeres pueden hacer las cosas que estamos haciendo".

Logro que va acompañado de mayor responsabilidad, en una época tan difícil. "Tuvimos que aprender una forma diferente de vivir, pero afortunadamente he estado a salvo. Ofrecer nuestro trabajo ahora es más importante, la gente quiere sonreír, no pensar en lo que está sucediendo".