La lista para la aventura: Sergio Hernández convocó a 15 jugadores para el sueño olímpico del básquet de Tokio 2020

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·9  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Como era de esperar, Leandro Bolmaro forma parte de la lista que designó Sergio Hernández y seguramente integrará el equipo en Tokio 2020
INA FASSBENDER

Grandes resultados generan grandes expectativas. La selección nacional de básquet es subcampeona del mundo y, por lo tanto, se espera mucho de ella. Si en el Mundial se ganó una medalla, ¿por qué no pensar que eso es posible también en los Juegos Olímpicos? Sergio Hernández presentó un listado de 15 jugadores para Tokio 2020 y, entre el análisis de los ausentes, de las sorpresas y de las confirmaciones, resurgió esa ansiedad tan propia de los desafíos enormes.

Lo que tanta emoción esconde es que el nivel de exigencia que enfrentará el equipo en Japón es muy superior al que tuvo en China. En un formato comprimido, los partidos de alta instensidad se presentarán desde el día 1 . Las oportunidades de clasificación son para pocos, el “cuello de botella” se estrecha antes de llegar a los cuartos de final.

Claro que no por eso habrá excusas. La selección ya asumió su condición de candidato al podio. Y parte del proceso de crecimiento es el convencimiento. En 2019 la lista se conformó con tres jugadores que actuaban en la Liga Nacional, uno que jugaba en Asia, ocho que se desempeñaban en Europa y sin jugadores de la NBA. Hoy, con muchos de los mismos nombres, para la mirada internacional, la lista estará encabezada por tres jugadores NBA (Facundo Campazzo, Gabriel Deck y Luca Vildoza), un potencial NBA (Leandro Bolmaro)… y el resto. Eso también establece distancias con los rivales y forma el carácter de los equipos. No eran “peores” antes de llegar al básquet norteamericano, pero ahora tienen, además, el “certificado de garantía” de su excelencia.

Gabriel Deck dio un salto enorme y pasó de Europa a la NBA, donde jugó poco, pero muy buenos partidos con Oklahoma City
ZACH BEEKER


Gabriel Deck dio un salto enorme y pasó de Europa a la NBA, donde jugó poco, pero muy buenos partidos con Oklahoma City (ZACH BEEKER/)

Dos subcampeones mundiales afuera

Hay dos nombres que llamaron la atención por su ausencia: Agustín Caffaro y Lucio Redivo. Se veía venir un recambio por el crecimiento de otros jugadores y Hernández explicó la situación. “Los 12 de China se ganaron el derecho a una preselección y, en condiciones normales, estarían convocados, pero hay que acotar la lista tanto por los tiempos como por este contexto tan particular”, dijo en declaraciones a la página oficial de la Confederación Argentina de Básquet (CAB).

Agustín Caffaro, una variante en el juego interior, se vio perjudicado por su recorrido errante en la temporada de la pandemia. Al principio jugó en Uruguay, en Urupan; luego pasó a San Lorenzo y, sin continuidad, se fue a Regatas Corrientes. El cambio permanente tal vez afectó la constancia de su juego. No pudo tener esa firmeza que había demostrado en 2019 con Libertad, antes de llegar al Mundial de China.

En el caso de Redivo, su juego mejoró, pero en una categoría menor. Fue a la A2 de Italia. Allí encontró ritmo y estuvo fantástico, con promedios de 21,1 puntos, 3,4 rebotes y 4 asistencias por partido. En su caso el problema fue la competencia. El puesto está colmado de estrellas que pueden jugarn el las posiciones de base y de escolta (Campazzo, Laprovittola, Vildoza y Bolmaro). Si bien era el único tirador definido para acompañar a Nicolás Brussino, la superpoblación del puesto lo dejó al margen.

Otro caso por el que se había generado cierta ilusión es el de Carlos Delfino. A los 38 años se mostró recuperado de sus lesiones en una liga de buen nivel, como la de Italia. Allí promedió 11,4 puntos y 3,8 rebotes. Pero tantos años inactivo y alejado de la selección (su última convocatoria fue en los Juegos de Río 2016) hicieron que el presente no alcanzara para considerar su incorporación.

Las sorpresas

En realidad, al entrenador Hernández no le gusta hablar de sorpresas. Se trata de jugadores que se siguen desde hace mucho tiempo. Pero vale aclararlo. Juan Francisco Fernández (2,10m) y Francisco Caffaro (2,13m, hermano menor de Agustín), llegan para encontrar un refuerzo en las posiciones interiores, en las que la Argentina siempre tuvo problemas de talla.

Francisco Caffaro, un pivote de 2,13m que puede jugar muchos años en la selección argentina
Francisco Caffaro, un pivote de 2,13m que puede jugar muchos años en la selección argentina


Francisco Caffaro, un pivote de 2,13m que puede jugar muchos años en la selección argentina

Ahora, ese problema no es tal. Hay muchos jugadores altos. El problema es la jerarquía. Por eso no es casual que se piense en jóvenes como ellos dos o como Lautaro Berra (2,08m, que ya había participado en varias ventanas internacionales) y no en otros jugadores con más recorrido como Roberto Acuña.

La presencia del menor de los Caffaro llama la atención. No por su potencial, del que no se conocen los límites. Sino por lo discontinuado de su carrera. Una serie de lesiones lo dejaron fuera de muchos partidos en la universidad de Virginia, en la NCAA de los Estados Unidos. En el último ejercicio apenas registra 17 encuentros, con magros promedios de 1,2 puntos y 1,2 rebotes en 6,9 minutos por juego. Es decir la apuesta de Hernández es confianza pura en lo que vio antes, durante su etapa juvenil, y no en su presente, del que no se pueden sacar muchas conclusiones. “A Cáffaro lo quise tener en proceso anterior y no pude. Tiene un físico que no es normal para nuestro país. Todavía no jugó a nivel profesional y será su primera experiencia en mayores. Pero tiene las condiciones para pelear por un lugar”, argumentó.

Lo de Juan Francisco Fernández es por otro motivo. Apenas tiene 18 años y juega en la categoría más baja del básquet español (Liga EBA), en Fuenlabrada. Pero jugó muy bien, con promedios de 13,1 puntos y 5,7 rebotes. Participará en el Mundial Sub 19, pero está claro que Hernández espera que sea un jugador de la selección mayor lo antes posible y ya comenzó a vincularlo con sus futuros compañeros.

Juan Francisco Fernández, con sus 2,10 metros, es otra variante interesante para el juego interior de la selección; apenas tiene 18 años
Juan Francisco Fernández, con sus 2,10 metros, es otra variante interesante para el juego interior de la selección; apenas tiene 18 años


Juan Francisco Fernández, con sus 2,10 metros, es otra variante interesante para el juego interior de la selección; apenas tiene 18 años

“Quienes los conozcan bien no se sorprenderán de sus llamados -afirmó Hernández-. Ninguno de ellos llega como sparring o sólo para entrenar, aunque está claro que las citaciones responden a la necesidad que tenemos de jugadores con ese biotipo. Tenemos una carencia de estos jugadores interiores y los queremos ver mientras continuamos con su desarrollo”.

Además, anticipó que la competencia directa por un puesto: “ Cáffaro y Berra pelearán un lugar desde adentro, en cambio Juan Fernández lo hará desde el Mundial U19, porque no podrá ir con nosotros a Las Vegas ”.

El crack y las confirmaciones

Leandro Bolmaro es un caso aparte. Su presencia es lógica. Lo define el mismo DT: “Bolmaro ya es un deportista de nivel olímpico. Está preparado para eso. Que haya jugado 20/25 minutos en una Final 4 de Euroliga habla por sí solo. Lo mejor, en su caso, es lo que está por venir, pero lo que ya tiene es muy importante y nos puede ayudar mucho”.

El núcleo principal del equipo se sostiene (incluso Juan Pablo Vaulet, que fue uno de los que quedó al margen en el proceso anteiror). “Individualmente, no hay dudas de que llegamos mejor que a China, hace dos años -se anima el coach-. Lo que han hecho Campazzo, Vildoza, Laprovittola, Deck, Brussino, Delía y Bolmaro, entre otros, deja claro que están muy por encima de lo que ellos mismos eran en 2019. No hay ninguno que haya bajado el nivel, ni siquiera que lo haya mantenido. Todos están mejor. Mucho mejor. Esto no significa que en Tokio vayamos a jugar como en China, pero nos marca algo. Indudablemente… Después veremos, pero para ilusión tenemos”.

Sergio Hernández
Sergio Hernández


El coahc, Sergio Hernández, y el líder del equipo, Facundo Campazzo

La lista de Sergio Hernández

En una época era común separar los listados por puesto. La evolución del juego, el crecimiento y la polifuncionalidad de los jugadores hace que eso sea un poco más complicado ahora. Porque el equipo tendría, por ejemplo, cuatro bases y sólo un escolta puro.

Además, hay situaciones por considerar, como la lesión de Patricio Garino. Si él no llega en condiciones, el puesto de alero podría ocuparlo Gabriel Deck, que hasta aquí se desempeñó mayormente como ala pivote. Pero todos esos detalles se conocerán con el rodaje y la preparación. En los formatos convencionales, el listado quedaría ordenado así.:

  • Bases: Facundo Campazzo, de Denver Nuggets (1,78m y 30 años), Nicolás Laprovittola, de Real Madrid (1,88m y 31), Luca Vildoza, de New York Knicks (1,89m y 25 años) y Leandro Bolmaro, de Barcelona (1,98m y 20).

  • Escolta: Nicolás Brussino, de Zaragoza (2,05m y 27).

  • Aleros: Patricio Garino, de Zalgiris Kaunas (1,98m y 28), Máximo Fjellerup, de San Lorenzo (1,93m y 23) y Juan Pablo Vaulet, de Manresa (1,99m y 25).

  • Ala pivotes: Gabriel Deck, de Oklahoma City (1,98 y 26), Luis Scola, de Varese (2,07 y 41) y Juan Francisco Fernández, de Fuenlabrada (2,10m y 18).

  • Pivotes: Marcos Delia, de Trieste (2,09m y 29), Tayavek Gallizzi, de Instituto (2,04m y 28), Lautaro Berra, de Obras (2,08m y 23) y Francisco Cáffaro, de la Universidad de Virginia (2,13m y 23),

La preparación

El equipo realizará toda su preparación en Las Vegas por la pandemia de coronavirus. Se eligió aceptar la invitación de USA Basketball. El 26 de junio viajará a los Estados Unidos y estará hasta el 16 de julio. Allí jugará cuatro amistosos con tres rivales (Estados Unidos, Australia y Nigeria). El 17 volará a Japón para ingresar en la Villa Olímpica el 18. Allí se hará el tramo final del trabajo. Así lo explicó Hernández: “Tuvimos suerte y, a la vez, hicimos los merecimientos para lograr que una organización como USA Basketball nos curse esta invitación. En un contexto tan complicado no hay nada mejor que esto. Ningún país puede darte superiores condiciones. Barajamos otras opciones y lamentamos no poder hacer parte de la preparación en nuestro país, como siempre ha sido nuestra prioridad, pero esta pandemia nos obliga a acotar todo”.

La selección debutará el 26 de julio ante el ganador del Preolímpico que se disputará en Kaunas (probablemente sea Lituania); El 29 se enfrentará con España, y cerrará la primera fase el 1° de agosto contra el local, Japón. El formato del certamen será distinto al de los últimos años. Habrá tres grupos de cuatro equipos y avanzarán a los cuartos de final los dos primeros y los dos mejores terceros.