Lionel Messi está de vuelta en Barcelona tras pasar seis días en Rosario y tiene en sus manos el futuro de su carrera

LA NACION
·4  min de lectura

Final del misterio. Lionel Messi está de vuelta en Barcelona. Después de una serie de dudas, cuestionamientos y rumores, el futbolista argentino regresó a España tras pasar seis días en Rosario junto a su familia, donde disfrutó del festejo de Navidad y se recuperó de una molestia en el tobillo derecho. A primera hora de la tarda española, el capitán del Barça llegó a a la terminal de vuelos privados del aeropuerto de El Prat.

Con una enorme expectativa en Barcelona acerca de su futuro incierto, Messi aterrizó con su mujer Antonela Roccuzzo y sus hijos Thiago, Mateo y Ciro y juntos partieron hacia su casa en Castelldefels con un auto que los estaba aguardando en la salida. Esta vez, la zona estuvo delimitada, no hubo posibilidad alguna de atención a la prensa y el regreso fue más organizado que la última vez que llegó tras jugar con la selección argentina en la que pasó un tenso momento: se molestó cuando le preguntaron por declaraciones del entorno de Antoine Griezmann.

Lionel Messi: "No sé si me iré de Barcelona, y si me voy me gustaría que fuera de la mejor manera"

Leo pasó la Navidad con su familia, sus padres, sus hermanos y sus amigos en Rosario, ya que el entrenador Ronald Koeman liberó a todo el plantel del Barça por las fiestas hasta el domingo 27 por la mañana. Ese día, desde las 11 en la Ciutat Esportiva Joan Gamper de Sant Joan Despí, el plantel comenzó a ultimar detalles para el partido frente al Eibar de esta noche, tan solo dos días después del regreso. Pero Leo se ausentó y las dudas empezaron a aparecer.

Según comunicó el club, el astro argentino se quedó en Rosario porque recibió un permiso especial del técnico Koeman para alargar sus vacaciones en Argentina y completar un tratamiento por una lesión en un tobillo. Debido a esto, no podrá jugar ante Eibar y se espera que esté en la tribuna del Camp Nou para presenciar el partido con el resto de sus compañeros lesionados (Piqué, Sergio Roberto y Ansu Fati).

Así, recién retornará al campo de juego en el cruce con Huesca por la Liga el 3 de enero. Y luego, la agenda seguirá cargada: tras jugar frente a Athletic Club (6 de enero) y a Granada (9 de enero) por el torneo local, el 13 de enero se medirá con Real Sociedad en las semifinales de la Supercopa de España, que se iba a disputar en Arabia Saudita, pero, debido a las restricciones del Covid-19, se jugará en Andalucía.

En tres días, Messi será libre de negociar con cualquier club, luego de los fuertes rumores de que su destino estaría en Manchester City, como ocurrió hace unos meses en pleno conflicto con los dirigentes de Barcelona

Tal y como anunció este lunes Koeman en conferencia de prensa, el técnico le dio vacaciones a Messi hasta el 1° de enero de 2021, fecha en la que el plantel blaugrana está convocado para retomar la actividad. Es que, tras el partido con Eibar de esta noche, los jugadores tendrán dos días libres para pasar el fin de año junto a sus familias.

Ese día será simbólico por otro motivo: Messi estará oficialmente facultado para negociar con cualquier club ya que su contrato con Barcelona se termina el 30 de junio. Las reglas imperantes indican que desde seis meses antes de la finalización del vínculo, el jugador puede hablar con quien lo desee. Un formalismo, claro: el interés por Messi de parte de Manchester City y PSG, se sabe, viene dado desde hace tiempo.

A esa lista, el propio Messi agregó una liga: en la entrevista que dio a un canal español el domingo último reconoció que le gustaría vivir la experiencia de "vivir en Estados Unidos" y jugar en la MLS. Renovar con Barcelona y cerrar su carrera allí es otra opción lógica, aunque ya no la principal.