Lionel Messi, el rey en la era de los datos

Marcelo Gantman
·3  min de lectura

Una botella de cerveza, o más de una botella, para cada uno de los 160 arqueros que sufrieron los 644 goles hechos por Lionel Messi es una ingeniosa campaña de marketing que las redes amplificaron con un eco casi infinito. La acción también contiene un subtexto que conecta directamente al futbolista del Barcelona con la época que le toca vivir y hasta modificar: Messi es el máximo emergente de una era del fútbol en la que el uso de los datos completa la experiencia del juego. Subieron juntos como la espuma en el vaso.

Hacer deporte en casa, una gran inversión

El fútbol siempre contó goles porque no tenía muchas otras cosas para contar. Hablamos de llevar cierta contabilidad de eventos de juego, como pudieron ser los mil goles de Pelé todavía "flojos de papeles". Porque si hay algo que le sobra al fútbol es justamente capacidad para contar con sus narrativas, historias y anécdotas. Entonces, Messi es el jugador cuyo primer borrador de contrato fue hecho sobre una servilleta de un bar; pero también es el futbolista que ha hecho posible, junto a sus compañeros del Barcelona, dar una respuesta al gran interrogante del totem de la casa como lo es Johan Cruyff: "Está estadísticamente probado que los jugadores pueden tener la pelota 3 minutos en promedio. Entonces, lo más importante es:¿qué haces durante esos 87 minutos cuando no tienes la pelota?".

La sentencia de Cruyff comenzó a ser contestada en 2018 cuando Javier Fernández, científico de datos del Barcelona FC y Luke Bornn, VP de Sacramento Kings y profesor de estadísticas de la Universidad Simon Fraser, presentaron un paper destinado a cuantificar los espacios en el fútbol. El trabajo titulado, según su traducción, "Espacios abiertos: una técnica estadística para medir la creación de espacios en el fútbol profesional", apuntó a medir una de las demandas más altas en el análisis del juego, que no falta en ningún partido cuando se habla de "atacar el espacio". Popularizaron globalmente la idea de analizar el juego sin la presencia de la pelota como elemento a seguir para comprender lo que sucede.

"Presentamos un método para cuantificar la ocupación y generación de valor espacial durante un juego ya abierto. La ocupación directa del espacio se refiere al espacio creado para uno mismo, mientras que la generación de espacio se refiere a la apertura de espacio para los compañeros de equipo, atrayendo oponentes fuera de posición", explican los analistas. Con un modelo matemático propio pudieron demostrar el valor de un espacio ganado por el equipo durante un partido. Luego analizaron al fenómeno dentro de ese fenómeno: la capacidad de anticipación de Lionel Messi para llegar caminando a espacios libres de alto valor, cuando otros precisan correr para conseguirlo.

La necesidad de explicar a Lionel Messi en los últimos 16 años del fútbol fue un combustible imprescindible para que analistas de datos, matemáticos, blogueros entusiastas y alguna que otra prensa deportiva, beban de las nuevas métricas emergentespara entender mejor a un futbolista fuera de escala. Tanto es así que en julio de 2019, la compañía StatsBomb decidió publicar libremente toda la biografía de datos de Messi en La Liga desde 2004 hasta el presente. Se trata de un aporte enorme para el análisis global del juego.

Mucho más que un juego: los esports, con nombre y apellido del deporte tradicional

El uso de las estadísticas avanzadas en el fútbol era un imperativo de la época. Seguramente el proceso se hubiera dado sin Lionel Messi, pero su sola existencia transformó una herramienta estadística en una nueva literatura del fútbol a partir de registros abrumadores. Los instrumentos de medición hicieron posible esa sensación cotidiana de que hay un récord que Messi va a romper. Los datos explican a Messi.Y Messi explica esta época del fútbol, donde los datos son más que una curiosidad. Son el modo adecuado de entender lo inconcebible y lo normal.