Lionel Messi, en rebeldía con Barcelona: reunión con Luis Suárez a la espera del cónclave con Bartomeu

LA NACION
·5  min de lectura

Barcelona atraviesa un momento de transición que mantiene la tensión al máximo. Tras una serie de cumbres cruciales entre los referentes del plantel, hoy, tras la segunda práctica del club culé, se dio una nueva reunión que fue captada por las cámaras de la televisión española: Suárez se juntó con Messi en la casa del rosarino. A las 11 de la mañana, tras el entrenamiento matutino y con la ropa del club puesta, Suárez salió de la Ciudad Deportiva Joan Gamper de Sant Joan Despí. A pesar de que el entrenador holandés Ronald Koeman ya le comunicó que no formará parte del nuevo proyecto deportivo, el delantero uruguayo continúa asistiendo a las prácticas, que se retomaron ayer por la tarde.

Lionel Messi se va de Barcelona: "el perfil rebelde", el gran cambio que develó en los últimos años

Tras 20 minutos de trayecto en su camioneta, en los que fue captado por las cámaras de la televisión española, Suárez llegó a la casa de Lionel Messi, quien se mantiene recluido con su familia sin brindar declaraciones, a la espera de una resolución. Por segundo día consecutivo, Leo se ausentó de los entrenamientos, después de no presentarse a realizar las pruebas PCR que se realizaron el domingo para todos los jugadores del plantel profesional.

La cumbre de este mediodía es una repetición de distintos movimientos que ambos jugadores vienen realizando en las últimas horas. La primera y única aparición pública de Leo desde que se supo que quiere dejar el Barcelona se dio el miércoles 26 en su vehículo al salir de un restaurante tras cenar con Luis Suárez.

Pero, luego, el domingo por la noche, antes del retorno a los entrenamientos de Barcelona, Suárez recibió en su casa a Jordi Alba y Sergio Busquets con sus respectivas parejas para cenar. A pesar de que no se confirmó la presencia de Lionel Messi, se pudo ver la camioneta de Antonela Rocuzzo a la salida de la residencia, conducida por una persona que no se supo identificar, lo que alimentó fuertemente los rumores de que el astro argentino estuvo presente.

A la espera del cónclave Jorge Messi-Bartomeu

Barcelona volvió a entrenar por segundo día consecutivo sin su capitán, quien se mantiene en rebeldía tras comunicar al club su intención de marcharse, mientras todas las miradas están puestas en la inminente llegada del padre y representante del astro, Jorge Messi, quien viajó este mediodía desde Rosario hacia Barcelona con vistas a la reunión que mantendrá con la directiva blaugrana para negociar su futuro.

Al mismo tiempo que el plantel del Barcelona iniciaba su segundo entrenamiento de pretemporada bajo las órdenes del DT Ronald Koeman y con la previsible ausencia del "10" esta mañana, la máxima expectativa mediática estaba depositada en el posible aterrizaje de Jorge Messi en el aeropuerto El Prat, procedente de Argentina. Sin embargo, el padre del crack rosarino tiene previsto llegar mañana, según pudo confirmar la agencia Télam de fuentes del entorno del futbolista, coincidiendo con la fecha marcada para la crucial "cumbre" con el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu, en la que intentarán encaminar una solución que permita a Messi cumplir con su voluntad de abandonar el club.

Desde que Messi comunicó por burofax su intención de abandonar el Barcelona adhiriéndose a la cláusula que le permitiría salir gratis, hace exactamente una semana, Jorge Messi y Bartomeu mantuvieron contactos telefónicos en los que defendieron sus posiciones encontradas, a la espera de una reunión cara a cara con la esperanza de un acercamiento.

Por el momento, los puntos de vista no han cambiado y mientras el club considera que Messi tiene contrato en vigor hasta junio de 2021 y debería estar ya ejercitándose bajo la disciplina de Koeman, el máximo goleador de la historia del Barcelona ya ha dado por finalizada su relación de 20 años con la entidad catalana. La directiva del Barcelona insiste en que si Messi quiere irse debe pagar la cláusula de rescisión de su contrato de 700 millones de euros, al tiempo que pretende ofrecerle una renovación hasta el mundial de Qatar de 2022.

Dólar blue hoy: a cuánto cotiza el martes 1 de septiembre

Por su parte, los abogados del futbolista dejaron claro que Messi quiere irse y que ya expresó su voluntad al finalizar la temporada, como en los plazos marcados por el contrato para hacerlo con una carta de libertad, pese a que lo hizo el martes de la semana pasada y no el 10 de junio, debido a que la competición se extendió a raíz de la crisis del coronavirus.

La posible agenda del caso Messi: reunión Bartomeu-Jorge Messi (miércoles), encuentro entre los dirigentes de Manchester City y los de Barcelona (jueves) y supuesto arreglo para la salida del futbolista (viernes o sábado).

Todo apunta a que su decisión es marcharse al Manchester City de Pep Guardiola, aunque cada vez son más las informaciones que apuntan a que su traspaso es muy complejo. Si bien el argentino confía en conseguir el transfer de la FIFA y, en última instancia, parece dispuesto a exponerse a batallar en los tribunales contra el Barcelona, la operación económica requiere mucho músculo financiero y, además, en el caso del City, el club inglés debe tener cuidado con el Fair Play financiero de la UEFA, ya que no puede arriesgarse a una sanción que lo deje fuera de la Champions, algo de lo que se salvó tras una apelación la pasada temporada.

LA NACION y Télam