Lionel Messi: de querer irse de Barcelona a sus números para el asombro en goles y partidos

Claudio Mauri
·5  min de lectura
Messi se cuelga de Sergiño Dest en el festejo; dio la asistencia para que el lateral norteamericano convierta su primer gol en la Liga de España
Alvaro Barrientos

Barcelona estrenó presidente con Joan Laporta, pero el rey sigue siendo Lionel Messi, por fútbol y porque ya nadie tiene más presencias que él, con los 768 partidos –uno más que Xavi- que alcanzó en el festival del 6-1 a Real Sociedad. Su majestad no se saltea obligaciones, se expresa con goles y asistencias, a la espera de que manifieste si en junio conservará o abdicará el trono que nadie le discute. Mientras Laporta no deja de mandarle mensajes seductores y elabora una estrategia económica-deportiva que lo convenza para renovar contrato, Messi se entiende con la pelota y sus compañeros. Hay complicidad con los viejos compañeros de ruta (Alba, Busquets, Piqué) y un padrinazgo sobre los juveniles (Pedri, Ansu Fati, Moriba) y los recién incorporados (Dest, Trincao).

Messi se quitó la sensación de orfandad que lo hundió tras la humillante goleada ante Bayern Munich y la limpieza del plantel que ordenó un expresidente (Josep María Bartomeu) que llegó a detestar. Así, este Barcelona revitalizado, aun después de ser mandado a la banquina por Paris Saint Germain, tomó la autopista para perseguir al Atlético de Madrid.

Siempre Suárez: otro golazo y un récord para darle el triunfo al Cholo Simeone

Para las heridas que les dejaron la Champions League, Atlético de Madrid y Barcelona encuentran paliativos en la Liga de España. Clausurada la conquista continental, el líder y el escolta, separados por cuatro puntos, procuran coronarse en una competencia que ya no es la referencia en el Viejo Continente, superada en ritmo y continuidad de juego por la Premier League, la Serie A, la Bundesliga y la Liga de Francia. Y hay un tercero en discordia, Real Madrid, a seis puntos y todavía enganchado en la Champions –le espera Liverpool en cuartos-, con la incertidumbre que genera su ajustado plantel para atender los dos frentes.

Un festival para seguirle el tren al Atlético de Madrid

Cuando restan 30 puntos en juego, el domingo reforzó las impresiones de las últimas semanas. Mientras el Atlético suda tinta por cada triunfo –Oblak atajó un penal a cuatro minutos del final para defender el 1-0 sobre Alavés-, Barcelona pasa de una goleada a otra. Del 4-1 a Huesca a un 6-1 a un rival que había sido puntero en el primer tercio del torneo.

Desde hace tiempo, la carrera de Messi se mide en muchas cifras, casi todas inalcanzables, para la posteridad. Con los dos goles a Real Sociedad alcanzó los 700 en Barcelona, entre oficiales (663) y amistosos (37). Para poner en perspectiva estos números, basta con recordar que hace varios años que Messi superó a quien era el goleador histórico del club, César, con 230.

NBA. El robo a un gigante de Campazzo en la derrota de Denver Nuggets frente a New Orleans Pelicans

Este Barcelona lo tiene al rosarino contento y entusiasmado como seguramente ni él lo imaginaba allá por agosto, cuando hizo todo lo posible para irse. El equipo atraviesa por su mejor momento en la Liga, en la que conquistó 37 de los últimos 39 puntos, cosecha que le permitió recortar la diferencia con un Atlético que parecía inabordable. ¿Este actualidad del N° 10 permite inferir que se quedará? Sus últimas señales futbolísticas y gestuales son interpretadas en las dos direcciones: algunos piensan que está brillando para irse a lo grande y otros, que este envión es para prolongar su permanencia en el club y la ciudad que lleva 20 años.

En cualquier caso, Messi está cumpliendo con su palabra de tomar una decisión al final de la temporada, de no anticipar nada. Todavía falta el viaje de su padre Jorge desde Rosario para reunirse con Laporta.

Messi engancha dentro del área ante Merquelanz durante la goleada por 6-1 de Barcelona a Real Sociedad
Alvaro Barrientos


Messi engancha dentro del área ante Merquelanz durante la goleada por 6-1 de Barcelona a Real Sociedad (Alvaro Barrientos/)

Como la lucha por el título recobró interés, lo que queda del fixture es foco de atención. Tras la pausa de dos semanas por las fechas FIFA para los seleccionados, Atlético visitará el domingo 4 de abril a Sevilla, mientras que Barcelona recibirá a Valladolid, que está a cuatro puntos del descenso. En la jornada siguiente se disputará Real Madrid-Barcelona, clásico que al equipo de Zinedine Zidane le cae en medio de su serie ante Liverpool por los cuartos de final de la Champions League. Y Barcelona definirá a la semana siguiente la Copa del Rey ante Athletic Bilbao. Serán días de tensiones y de resultados con un efecto emocional. Más adelante, por la fecha 35ª, el Camp Nou será escenario de Barcelona-Atlético de Madrid, choque que quizá marque una tendencia definitiva.

El 6-1 fue lo suficientemente amplio para festejar un cumpleaños por partida triple: los 58 de Ronald Koeman, los 30 de Antoine Griezmann (hizo el primer tanto) y los 32 de Jordi Alba (dio la asistencia en el primer gol de Dest). “Sin dudas, es el mejor regalo que me podrían haber hecho”, expresó el entrenador holandés.

El uruguayo Luis Suárez marcó el gol del triunfo del Atlético de Madrid sobre Alavés; suma 19 en la Liga, cuatro menos que Messi
JAVIER SORIANO / AFP


El uruguayo Luis Suárez marcó el gol del triunfo del Atlético de Madrid sobre Alavés; suma 19 en la Liga, cuatro menos que Messi (JAVIER SORIANO / AFP/)

El lateral norteamericano Sergiño Dest convirtió por primera vez en la Liga; de sus dos tantos, uno fue por una asistencia de Messi, que siempre conecta muy bien con los laterales que se proyectan al espacio. Ousmane Dembelé completó la nómina de goleadores. Barcelona no solo es el más eficaz de la Liga por amplia diferencia (67, 16 más que el Atlético), sino que es el equipo con más goleadores diferentes: 18. A la cabeza de todos, Messi, con 23, de los cuales 18 los marcó en los últimos 14 encuentros. En la tabla de la Liga lo sigue con 19 su amigo Luis Suárez, que con un cabezazo cruzado le dio el triunfo al Atlético de Madrid y llegó a los 500 en su carrera profesional, incluidos los 63 para el seleccionado de Uruguay, en el que es el goleador histórico.

Liberado del viaje trasatlántico por la cancelación de las fechas de las eliminatorias sudamericanas, Messi tendrá unos días de descanso, los últimos antes de definir dos títulos y su futuro en el fútbol.