Lionel Messi: por qué elude al psicólogo, el pedido de Antonella, la timidez y el caparazón a los 13 años

LA NACION
·4  min de lectura

Con el corazón en la mano. Sin detenerse en la mirada del otro. Tarea difícil porque los ojos del mundo están sobre él. Sin embargo, Lionel Messi decidió en la entrevista con el periodista Jordi Évole, para el programa La Sexta, mostrarse tal cual es y no esconde sus debilidades. Y uno de los tantos temas que abordó fue la psicología. El rosarino no tuvo problemas en aceptar que lo necesita, pero que todavía no se animó a dar el paso para hacer terapia.

Lionel Messi extiende sus vacaciones en Rosario y Barcelona ahora dice que está lesionado

La respuesta sorprende al propio entrevistador que le preguntó: "¿Tuviste que ir al psicólogo alguna vez?". Y Messi, sin rodeos, confesó: "Tendría que haber ido, pero no, no fui nunca". Lógicamente Évole repreguntó: "¿Por qué?".

-No sé, me cuesta dar ese paso, pese a saber que lo necesito. Me insistieron muchas veces para que vaya, Antonella es una de las que muchas veces me dijo que fuera, que lo necesitaba. Pero soy una persona que me lo guardo todo para mí y no lo comparto. Nunca di el paso. Yo sé que lo necesito por lo que hago, por el día a día, por lo que me toca hacer, y que me haría bien, pero no lo hago.

Muchas de las respuestas de la charla con La Sexta permiten conocer un poco más de cómo se siente Messi ante tanta presión, ya que por ejemplo dijo: "No he llorado por tema deportivos pero sufrí muchísimo, por otros temas sí he llorado, pero prefiero no entrar en detalles".

De la misma manera que cuando se refirió a sus comienzos dejó en claro lo complicado fue poder aceptar a los 13 años algunas situaciones que después fueron marcando su personalidad: "A los 13 años cambió mi vida. Mi madre se volvió, mi hermano también, me quedé con mi padre. Tenía clarísimo que quería quedarme, pese a que al principio sufrí muchísimo. El primer año fue duro porque apenas jugué. Esa experiencia me ayudó a crecer y a formarme como persona. Si era tímido, me hice más, me hice como un caparazón".

Una de sus frases más significativas, estuvo vinculada a su necesidad de sentirse un simple mortal: "A veces me gustaría ser anónimo, me gustaría ir al supermercado, sin tener 300 ojos mirándome. Sobre todo cuando estoy con mis hijos sí me gustaría pasar desapercibido".

La charla con Évole recorrió todos los rincones de la vida de Messi, por eso le preguntó si había pensado en su funeral, si lo imaginaba como el de Diego Maradona, y el rosarino dijo: "La verdad que no me lo imagino ni quiero pensarlo. Era normal por lo que fue Diego, por lo que hizo por la Argentina y lo que siente el argentino por él. Era de esperar la locura al despedirlo porque se merecía todo Diego".

Incluso, el periodista le consultó si pensaba en la muerte, la respuesta de Messi fue un contundente "no", pero unos segundos después, respecto a su le tiene miedo, agregó: "A veces sí tengo temor a esa situación. Pienso no en la muerte sino en qué pasará cuando ya no esté. Cómo seguirá, qué habrá, cómo quedarán mis hijos, mi familia. No me sucede mucho, intento que sea pocas veces las que se me vienen esos pensamientos a la cabeza."

No vivió todos momentos de rosas en España, incluso, la incomodidad no sólo fue deportiva, sino que sus problemas con Hacienda, lo tuvieron en jaque en varias oportunidades. Sin embargo, Messi afrontó la situación aunque siente que fue desmesurado el mal trato que recibió por ese tema: "No sé si me investigan más o no. Yo tuve un problema con Hacienda (lo condenaron a 21 meses y luego se conmutó con una multa de 250.000 euros). Estaba asesorado por abogados al igual que mi papá, que hacíamos todo lo que nos decían que debíamos hacer, terminó solucionándose. Pasó todo eso y no me quejo de eso, me quejo del trato que recibí porque me pareció que fue desmesurado todo lo que me tocó vivir, de cómo se me trató, sobre todo, por la prensa madrileña, aunque en Barcelona también hubieron muchos que me atacaron y me dolió el trato porque pasamos muchísimos jugadores y muchísima otra gente por lo mismo y el trato no fue el mismo".