Lionel Messi y un clásico especial ante Real Madrid: el récord bueno, el récord malo, el “casi gol” olímpico y cómo tembló de frío

·2  min de lectura
Lionel Messi bajo la tormenta, duante el segundo tiempo: Real Madrid le ganó a Barcelona en el estadio Alfredo di Stéfano y lo superó en la liga de España.
Manu Fernandez

Lionel Messi tuvo una noche especial en el estadio Alfredo Di Stéfano, donde jugó por primera vez. Su presencia marcó un récord, a pesar de la derrota de Barcelona ante Real Madrid: alcanzó a Sergio Ramos (ausente hoy por lesión) y ahora ambos, con 45 presencias, son quienes más clásicos jugaron. ¿Cuánto le importará el dato al argentino, después de la derrota? Probablemente poco, aunque el tiempo le dará todavía más valor a su protagonismo en este partido que se sigue con atención en todo el mundo.

Lo mejor de Real Madrid-Barcelona, un clásico emocionante

Es que el rosarino no convirtió, por lo que alcanzó los 1070 días sin anotarle a los blancos, su peor racha: ahora son siete partidos ante Real Madrid sin poder marcarle. Nunca había tenido una racha tan larga en contra en la historia íntima ante el rival de siempre de Barcelona. Pese a todo, La Pulga sigue siendo el máximo goleador de los clásicos, con 26 tantos.

La acción en la que estuvo más cerca ocurrió en el cierre del primer tiempo, cuando su equipo perdía 2-0. Messi lanzó un córner desde la derecha del ataque y la pelota se fue cerrando hasta superar la estirada de Courtois y rebotar en el palo y volver a la cancha: hubiera sido su primer gol olímpico ante el Real.

El palo impidió el gol olímpico de Messi

En el segundo tiempo, buscó por una vía habitual en él: los tiros libres. Dispuso de tres, y en ninguno estuvo fino bajo una lluvia que a esa altura era torrencial. en medio de ellos vino el decuento de Mingueza, lo que impulsó todavía más a Barcelona a buscar el empate.

Y también hubo una acción inusual. Durante un parate, mientras al árbitro Gil Manzano le ajustaban el intercomunicador, Messi se acercó a la linea y pidió el cambio de camisetas: la térmica, que usa debajo, y la del equipo. Antes, la imagen de TV lo había captado temblando de frío.

Messi tiembla por el frío y la lluvia

En una de las últimas jugadas, el argentino dispuso de su tercer tiro libre: esa vez la pelota superó la barrera pero fue atajada con facilidad por el arquero local. Y al final, vio con decepción cómo el pelotazo de su joven compañero Moriba rebotaba en el travesaño. No pudo ser: Barcelona perdió los dos clásicos de la temporada (¿los últimos de su carrera?) y ahora quedó detrás de Real Madrid y Atlético de Madrid. El sabado próximo, jugará la final de la Copa del Rey ante Athletic de Bilbao.

Lo mejor del partido