Lionel Messi: cambió la marea y el humor, del paraíso en la selección al infierno de Barcelona

Cristian Grosso
·4  min de lectura

Con Barcelona ganó todo y su futuro es una moneda al aire. Con la selección mayor no ganó nada -cuatro mundiales, cinco Copas América en el camino-, pero lo anima imaginar un buen horizonte. Lionel Messi se ilusiona, proyecta. Tantos años despellejado en la Argentina, ahora se siente arropado. La dinámica se invirtió. La semana pasada, en estas páginas se escribía. 'ahora al catalán se le frunce el entrecejo cuando recuerda que en unos días tendrá que volver a cruzar el Atlántico'. Y sucedió. Aterrizó en el aeropuerto de El Prat, después de la producción más convincente de la selección en las eliminatorias, y se le arremolinaron los periodistas para escarbar sobre mil rumores que circulan -y lo señalan- en la vida interna de un club que cruje. "Estoy cansado de ser el problema de todo en el club", disparó. Suficiente: explotó Cataluña. Se abrieron las heridas y se avivaron las especulaciones sobre su probable partida en 2021. Sí, la calma del fin del mundo había quedado atrás.

Messi llegó a Barcelona y explotó: "Estoy cansado de ser siempre el problema de todo en el club"

Si la selección es el remanso, tendrá meses agitados por delante Messi. Es que la Argentina no volverá a jugar por las eliminatorias hasta finales de marzo del año próximo, y Barcelona, octavo en la Liga de España, ya este sábado se chocará con Atlético de Madrid, nada menos. Los diez días que pasó en el predio de Ezeiza en octubre, y estos últimos en noviembre, trajeron un alivio en su vida. Ya no están sus amigos Javier Mascherano, Éver Banega, Ezequiel Lavezzi, sí regresó Di María y vaya a saber cuándo volverá Sergio Agüero, pero se ha integrado con naturalidad al ala renovadora que Rodrigo De Paul, Lucas Ocampos y Leandro Paredes encabezan con sus carcajadas. Ellos fueron aprendiendo a descolgar el póster del capitán.

Llevó un tiempo, no fue sencillo. En definitiva, no sólo tienen por compañero al mejor del mundo, sino además, por ejemplo, cuando Nicolás González, la revelación del cierre del año, apenas andaba por los 8 años, Messi ya jugaba su primer Mundial en Alemania 2006. Messi no ganó nada con la selección, es cierto, pero más allá de esa persecución, saben que conviven y comparten el equipo con una leyenda.

Muchos números de Messi son de fábula. En Barcelona, sí, y en la selección también. Nadie convirtió más goles que él, 71 contra los 54 de Gabriel Batistuta. Nadie marcó más goles en eliminatorias mundialistas, 22 contra los 19 de Hernán Crespo. Nadie llevó más veces la cinta de capitán ni gritó más goles en esa condición, rubros en los que hace tiempo dejó atrás a Roberto Ayala y a Diego Maradona, respectivamente. Es el argentino que más partidos (85) ganó con la selección. Es el argentino más joven en convertir en una Copa del Mundo. Un detalle: no podrá ser el más viejo en lograrlo, ahí está Martín Palermo, con sus 36 años y 227 días, cuando quebró a Grecia en la Copa de Sudáfrica 2010.

¿Cuánto tiempo le quedará a Messi en la selección? Probablemente, ni él lo sepa. Se puede especular con que Qatar 2022, a sus 35 años y medio, será la despedida. ¿Cuántos encuentros aún le esperan? Muchos, un par de docenas al menos: quedan 14 fechas por las eliminatorias, otros 8 juegos si alcanza la final de la Copa América 2021, algunos amistosos en la ruta al Mundial... Es decir, uno de los pocos récords que todavía no es de su propiedad, lo será pronto: presencias históricas. Messi ya encadenó 142 y el plusmarquista, Javier Mascherano, con 147, siente a su amigo acercarse al galope. A Mascherano, quizás el año próximo también, le arrebatará otro registro: presencias en la Copa América (26 del 'Jefe' contra 21 de la 'Pulga'), y a Javier Zanetti le interrumpirá el reinado de partidos por las eliminatorias (49 del rosarino contra los 51 del vicepresidente de Inter).

Sólo le falta un grito...

Una conquista más con la selección e ingresará al top 10 de máximos goleadores históricos a nivel selección:

Ali Daei (109 goles; Irán)Cristiano Ronaldo (101; Portugal)Ferenc Puskás (84; Hungría)Godfrey Chitalu (79; Zambia)Hussein Saeed (78; Irak)Pelé (77; Brasil)Sándor Kocsis (75; Hungría)Kunishige Kamamoto (75; Japón)Bashar Abdullah (75; Kuwait)Sunil Chhetri (72; India)Lionel Messi (71; Argentina)Miroslav Klose (71, Alemania)Kinnah Pirih (71, Malawi)Majed Abdullah (71, Arabia Saudita)Kiatisuk Senamuang (71, Tailandia)

Se reinventa a los 33 años, y la selección lo ayudará si estabiliza un estilo y se convence de la propuesta que desplegó en Lima. Del equipo para Messi a este equipo con Messi. Dejar el cincel para retroceder unos pasos y así disfrutar de una obra con cómplices imprescindibles. En Barcelona le toca patear algunos escombros, pero Messi no puede desentenderse de nada de lo que ocurre a su alrededor. Un chasquido de dedos y se enciende la atmósfera. Aquí y allá. Esta vez, el juego de mareas cambió las emociones en una y otra orilla del océano Atlántico.