"No toda la Liga Mx, es Veracruz", asegura Kazim Richards

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 26 (EL UNIVERSAL).- Colin Kaz?m-Richards es un hombre extrovertido, de esos a los que le gusta convivir y vivir. Nació hace 33 años en Inglaterra, pero ostenta la nacionalidad turca debido a que su madre es turcochipriota, además de que su padre es nativo de Antigua.

Además, ha jugado en Inglaterra, Turquía, Grecia, Francia, Holanda, Brasil, ha vivido de todo y en todos lados, pero nada de lo que ha sucedido en su trayectoria lo preparó para lo que le aconteció en los Tiburones Rojos del Veracruz.

Colin, a quien no se le despega su hijo que luce una larga cabellera rizada, llegó a México en el 2018 para jugar con los hoy desaparecidos Lobos BUAP, pasó este año a los Tiburones de Veracruz, equipo que apenas le pagó un mes de su sueldo… y no sabe por qué razón exactamente, "porque no hablo bien español".

Rescindió contrato con los Tiburones, no terminó el torneo, se ausentó de la última jornada pero fuera de eso, se dice feliz en México, "porque no todo el futbol mexicano es Veracruz". Y tan es así que acaba de ser fichado por el Pachuca.

"No sé mucho sobre la situación de Veracruz, no hablo demasiado español, así que no sé qué noticias hubo o qué va a pasar, así que decir algo sería hacerlo sin información. Lo único que sé es que si este equipo se va (lo desafilian), sería malo para los fanáticos".

La falta de pagos en Veracruz forjó historias de solidaridad entre los mismos compañeros. Hace algunos días salió a la luz la ayuda de Kazim-Richards a algunos jugadores de las fuerzas básicas que no tenían no para comer: "No sólo yo los ayudé, otros jugadores también. No llamé a nadie para decirles lo que sucedió y tampoco no hay por qué negarlo; ayudé a algunos de los niños, pero no voy a sentarme aquí con un violín para llorar.

Lo correcto para mí fue ayudar a algunos de los jóvenes, como gente de experiencia. Tengo tres hijos, y si mis hijos estuvieran en esa situación, pues me gustaría que alguien los asistiera... Además es importante que la gente sepa la situación en la que se encontraban esos niños".

El delantero se dice contento en México, y pensaba en irse, hasta que le llegó la oferta de los Tuzos. "Mi contrato se terminó, pero México tiene una gran Liga. Algunos de los equipos más grandes de América están aquí. Vine para mostrar lo que puedo hacer, pero por la situación en la que nos encontramos, creo que he mostrado un poco. Si hay una mejor situación, podría hacerlo mejor".

Cuando firmó con Veracruz, no pensaba que todo esto, la falta de pagos, la amenaza de desafiliación, pudiera suceder: "Nadie hubiera pensado esto hace ocho, hace nueve meses. Si tuviera mi bola mágica, sería imposible para alguien siquiera pensar en esta historia. Son ocho meses sin dinero. La última vez que se nos pagó fue en marzo.... La Liga le pagó a algunos jugadores, pero creo que lo están haciendo en orden, primero a los jóvenes".

Esto no ha hecho que esté decepcionado del futbol mexicano: "Esta situación que sucede no es de todo México, es el único club al que le ha sucedido. Aquí hay algunos clubes realmente: Chivas, Pachuca, Tigres, Monterrey, Toluca, clubes realmente grandes. México es una muy buena liga, con algunos jugadores muy grandes y equipos muy grandes".

Es más, se dice enamorado de la República Mexicana: "He vivido en todo el mundo y este es un lugar agradable. Tienes hermosos lugares. Amo la geografía, voy por el país viendo todo, aprendiendo de todo; mi hijo habla cuatro idiomas, mis otros dos hijos hablan cuatro idiomas, mi esposa habla cuatro idiomas. Muchos colegas de otros países me dicen, me preguntan ¿por qué sigues en México si no te han pagado? Yo digo sí, no me pagaron, pero México es genial, no toda la Liga Mexicana es Veracruz".

Qué leer a continuación