Liga de España: el vaticinio de Cholo Simeone sobre Barcelona y Real Madrid en la lucha por el título

·4  min de lectura
Diego Simeone lamentó la falta de contundencia de Atlético de Madrid en el empate con Getafe.
@Atleti

Atlético de Madrid finalizó la primera rueda con 50 puntos y en el espejo retrovisor veía a lo lejos a Barcelona y a Real Madrid. De mantener ese ritmo podía ser un campeón de 100 puntos, como lo fueron el Barça de Tito Vilanova y el Madrid de José Mourinho. Pero el devenir del torneo indica un “recalculando”. El líder de la liga de España experimenta una desaceleración en la segunda rueda, acentuada con el 0-0 ante Getafe, que afrontó los últimos 25 minutos con un jugador menos por el descalificador planchazo de Allan Nyon a Renan Lodi.

El equipo de Diego Simeone pasó de un promedio de 2,63 puntos por encuentro (50 en 19) en la primera mitad del torneo a uno de 1,62 (13 en ocho) en la segunda. El colchón que tenía sobre los dos gigantes del fútbol español perdió espesor, pasó a ser una colchoneta, sobre todo si Barcelona el lunes derrota al último, Huesca, y se ubica a cuatro puntos. Real Madrid ya se encargó de recortar dos unidades al vencer angustiosamente por 2-1 a Elche, con un gol de Karin Benzema en el tiempo adicional. El defensor del título se puso a seis puntos de Atlético.

Es noticia: el Kun Agüero volvió a hacer un gol después de más de un año

“Hay que seguir partido a partido, sin que el ansia aparezca. El Madrid y Barcelona no van a perder de acá hasta el final de la liga. Son dos monstruos que tienen la ilusión de llegar a donde estamos nosotros”, expresó Cholo Simeone, que calificó como “regular” el primer tiempo de su equipo y lamentó “la falta de contundencia y eficacia” en el segundo, cuando el arquero David Soria hizo tres atajadas salvadoras, una definición de Luis Suárez dio en un poste y un cabezazo de Moussa Dembelé salió desviado. El delantero uruguayo se mantiene en 18 goles, uno menos que su amigo Lionel Messi, máximo anotador de la liga.

Empate con sabor a poco para Atlético de Madrid

Consultado sobre si su equipo estaba sintiendo la presión, Simeone, que el miércoles superó con 309 victorias a Luis Aragonés como el director técnico más ganador en la historia del club, respondió: “Es normal, venimos casi toda la temporada estando primeros. Quedan once fechas. Decían que el Barcelona estaba mal y ya vieron que en París pudo ganar. Tiene nuevo presidente, entusiasmo e ilusión. Y el Madrid siempre logra sacar los partidos adelante. La liga es compleja para todos, como se ve en cada jornada”.

La sonrisa de Luis Suárez es de incredulidad: un remate suyo dio en el poste en el 0-0 ante Getafe.
PIERRE-PHILIPPE MARCOU


La sonrisa de Luis Suárez es de incredulidad: un remate suyo dio en el poste en el 0-0 ante Getafe. (PIERRE-PHILIPPE MARCOU/)

Atlético aflojó un poco cuando la temporada se pone más exigente. El miércoles tendrá otro duro desafío, en Stamford Bridge, donde necesita revertir el 0-1 de la ida ante Chelsea por los octavos de final de la Champions League. “Las sensaciones son muy buenas, los chicos están respondiendo”, fue el mensaje optimista de Simeone. Real Madrid también tiene agenda por Champions, el martes, cuando recibirá a Atalanta tras el 1-0 de la ida.

Benzema, una vez más el mejor de Real Madrid

Para no quedarse con un empate con sabor a poco en el Coliseum Alfonso Pérez, Simeone hizo un balance del último tramo de la liga: “Me agarro de los últimos cuatro partidos: empatamos dos y ganamos dos. Ganamos en Villarreal y contra el Athletic; empatamos ante el Real Madrid, al que pudimos ganarle, y esta noche hicimos un segundo tiempo muy bueno, pero no fuimos contundentes”.

Luka Romero. De jugar frente a Real Madrid a bajar a la tercera española

Este panorama le permite a Barcelona ilusionarse con pelear por el título de la liga, algo que parecía utópico a principios de año. No sólo fue el freno de Atlético; el conjunto de Ronald Koeman puso lo suyo: obtuvo 28 de los últimos 30 puntos en su persecución. Pese a la eliminación en la Champions ante PSG, dejó la imagen de un equipo que está vivo, en una atmósfera positiva, incrementada por el triunfo en las elecciones de Joan Laporta. El 14 de abril Barcelona jugará la final de la Copa del Rey frente a Athletic Bilbao. Y en el fin de semana del 8 y el 9 de mayo recibirá en el Camp Nou a Atlético. Luego quedarán tres fechas de una liga que ya no es lo que era.