Liga de España. “Huevo” Acuña le dio el triunfo a Sevilla ante el Atlético de Madrid y puso la lucha por el título al rojo vivo

Claudio Mauri
·3  min de lectura
Festejo argentino en el triunfo de Sevilla: Ocampos abrazo a Acuña, autor del gol
CRISTINA QUICLER

El receso por la fecha FIFA no fue suficiente para que el Atlético de Madrid despejara las dudas que le fueron consumiendo la amplia ventaja que llevaba como puntero de la Liga de España. La derrota por 1-0 ante Sevilla en el Sánchez Pizjuán apretó la lucha por el título como hacía rato no se veía en esta temporada. Si Barcelona derrota este lunes a Valladolid en el Camp Nou, se pondrá a un punto del Atlético, con nueve fechas por delante, con el choque Barcelona-Atlético de Madrid del 8 de mayo resaltado en rojo. Y en la carrera también se anota Real Madrid, ubicado a tres unidades. La definición de la Liga de España entró en una incertidumbre inimaginable hace unos meses, cuando el equipo de Diego Simeone había sacado más de 10 puntos sobre sus perseguidores.

Cabezazo triunfal del “Huevo” Acuña

La victoria de Sevilla fue un premio a su mayor ambición. La manera en que consiguió el gol avala esa impresión. A la zona de definición se proyectaron los dos laterales del conjunto andaluz. Tras una triangulación por la derecha llegó el centró atrás de Jesús Navas y el cabezazo de Marcos Acuña. Fue el primer tanto del ex Ferro y Racing en 29 encuentros en el club andaluz.

La jugada del gol estuvo precedida por una polémica. Los jugadores del Atlético protestaron por una mano (fue real) de Ocampos 38 segundos antes del cabezazo de Acuña. Además de que el árbitro la consideró involuntaria, un ajuste de la regla del VAR indica que la sanción de la mano debe ser inmediata, ya no se retrotrae la jugada tan atrás.

Diego Simeone DT del Atlético de Madrid
Diego Simeone DT del Atlético de Madrid


No alcanzaron los gritos de Simeone para corregir al Atlético de Madrid

Los equipos de Simeone siempre se agarraron fuerte de la defensa, pero en los últimos dos partidos el Atlético de Madrid se aferró especialmente al esloveno Jan Oblak. Hace dos semanas, el arquero evitó que se escurrieran dos puntos vitales al desviar en el final el penal de Joselu (Alavés). Este domingo fue decisivo al comienzo, a los 7 minutos del primer tiempo, cuando se arrojó sobre su izquierda y contuvo el penal de Lucas Ocampos. Las dos salvadas consecutivas podrían sugerir que Oblak es un especialista en los penales, pero en realidad no había atajado ninguno de los 10 anteriores en casi tres años.

Ocampos no pudo con Oblak

El penal, sancionado tras un pisotón de Saúl a Rakitic, fue un síntoma del dominio y la búsqueda ofensiva de Sevilla, que fue superior en esa primera etapa (65 por ciento de posesión y 12 remates al arco, contra tres del Atlético). Pese al fallo, Ocampos siguió enchufado. Oblak le bloqueó otro remate de media distancia y un defensor se interpuso en otro disparo frontal.

Atlético, sin el lesionado Joao Félix ni Carrasco por suspensión, estaba muy encogido, con Luis Suárez aislado e inactivo en el ataque. El Cholo intentó una mayor presencia ofensiva desde los 33 minutos de la primera etapa con el ingreso de Ángel Correa por el lateral Lodi. El delantero argentino tuvo el empate en sus pies en una de las últimas jugadas, tapada por el arquero Bono.

El resumen de Sevilla 1 - Atlético de Madrid 0

La derrota no fue la única preocupación que se llevó el Atlético. Para enfrentar en la próxima fecha a Betis no contará con Súarez y Marcos Llorente, los dos máximos goleadores, suspendidos por acumulación de amonestaciones. Simeone se ve abocado a provocar una reacción en un equipo que al freno sufrido en la Liga le suma la tibia imagen dejada en la eliminación ante Chelsea por la Champions League.