Una liga completa en cinco meses, el exitoso maratón del Granada

Agencia EFE
·4  min de lectura

Granada, 19 feb (EFE).- El Granada logró este jueves ante el Nápoles una de las victorias más prestigiosas (2-0) de sus noventa años de vida, triunfo que llegó en la ida de dieciseisavos de la Liga Europa y en el partido número 38 del equipo esta campaña, el equivalente a toda una liga completa pese a que el calendario aún está en febrero.

El Nápoles sufrió en sus carnes al Granada de Diego Martínez, un equipo intenso, inteligente, camaleónico, muy capacitado y que exprime al máximo sus recursos, en un choque que encarrila el pase a los octavos de final de los rojiblancos, empeñados en seguir haciendo historia en su primera andadura europea en nueve décadas de existencia.

El mérito del gran rendimiento del Granada es aún mayor si se tiene en cuenta que es el equipo de España, y uno de los de todo el continente, que más partidos oficiales ha disputado esta campaña, con un total de 38, pese a que aún no ha llegado ni marzo, y todos en apenas cinco meses.

Estos casi cuarenta encuentros, además, han estado más comprimidos que nunca, ya que la competición oficial empezó este ejercicio a mediados de septiembre al terminar la campaña anterior con retraso por los efectos del coronavirus.

Una liga en cinco meses escasos, con una media de un partido cada cuatro días, es algo difícil de afrontar para cualquier conjunto y más aún para un novato en estas lides y que, encima, cuenta con un presupuesto limitado que no está ni entre los diez más importantes de la máxima categoría nacional.

Veintitrés partidos del campeonato doméstico, nueve de la Liga Europa y cinco de la Copa del Rey conforman el estresante y agotador trecho competitivo recorrido hasta ahora por el Granada de una forma exitosa en 159 días exactos.

El conjunto andaluz ha ganado justo la mitad de los encuentros disputados, 19 de 38, empezando por el primero disputado el 12 de septiembre ante el Athletic Club (2-0) para abrir LaLiga Santander y concluyendo con el de este jueves ante el Nápoles para alimentar su sueño europeo.

Estos buenos registros permiten al Granada, además de encarrillar su pase a los octavos de final de la Liga Europa, estar situado en una cómoda octava plaza en LaLiga Santander, cerca de una permanencia en Primera que es su objetivo prioritario pese a que el desgaste acumulado haya hecho que enlace cinco jornadas sin ganar.

En la Copa su andadura también fue destacada, ya que se quedó a las puertas de las semifinales al ser eliminado por el Barcelona en la prórroga de un partido de cuartos de final que iba ganando por 2-0 hasta el minuto 87.

Esta acumulación de encuentros en poco tiempo ha afectado al equipo en forma de lesiones, ya que varios jugadores han estado o están lesionados con problemas musculares, aparte de que el Granada ha sido uno de los equipos españoles más afectado por el coronavirus.

Esto obliga cada semana y, sobre todo, antes de cada partido a Diego Martínez a hacer lo que él mismo ha calificado como "ingeniería de gestión de esfuerzos" para componer sus onces titulares.

Haber disputado ya el equivalente a una liga completa hace que algunos jugadores, especialmente el lateral Carlos Neva, hayan acumulado más minutos en lo que va de este curso que en el total de una temporada normal.

Además, el número de partidos para los internacionales de la plantilla es mayor al haber participado también en compromisos con sus selecciones, sobre todo en el caso de Darwin Machís y Yangel Herrera, fijos en el combinado venezolano.

El largo camino de los rojiblancos no ha acabado, ya que tras la mágica noche vivida este jueves tiene que jugar el domingo en Huesca un partido que tendrá que preparar en apenas un par de días y en el que es seguro que el preparador se verá obligado a modificar su once inicial con futbolistas de refresco.

Y el jueves visita al Diego Armando Maradona de Nápoles, donde el equipo de la eterna lucha intentará hacer bueno el 2-0 del partido de ida, coronar otra cota histórica pasando de ronda y demostrar que este Granada, pese a la tremenda carga de partidos de esta campaña, no tiene techo.

Javier Aguilera

(c) Agencia EFE