Liensberger destrona a Shiffrin y Austria gana el medallero

Agencia EFE
·3  min de lectura

Madrid, 20 feb (EFE).- Katharina Liensberger evitó este sábado el quinto título mundial de eslalon seguido de la estadounidense Mikaela Shiffrin al exhibirse en la prueba de esa disciplina disputada en Cortina d'Ampezzo (Italia) donde aseguró, a falta de una jornada para su clausura, el primer puesto final de Austria en el medallero de los XLVI Mundiales de esquí alpino.

La esquiadora de Feldkirch (Vorarlberg), de 23 años -que había compartido triunfo en el gigante paralelo con la italiana Marta Bassino-, capturó su segundo oro en Cortina, el quinto para Austria, insuperable ya en la clasificación de trofeos. Marcó el mejor crono en ambas mangas y ganó con absoluta claridad: mejorando en un segundo el tiempo de la eslovaca Petra Vlhova, líder de la Copa del Mundo; y en casi dos el de Shiffrin, la gran dominadora del deporte rey invernal durante los últimos años.

Liensberger ya lideraba tras la primera bajada, en la que cubrió la pista Druscié -de 62 puertas, con salida a 1.700 metros y un desnivel de 210- con tres décimas de ventaja sobre Vlhova; que mantuvo la segunda plaza en la decisiva segunda manga y saldrá de la estación que albergó los Juegos de invierno de 1956 con dos platas.

A los 25 años, Shiffrin ha ganado, de lejos, absolutamente todo lo que se puede ganar en el esquí alpino. Y en Cortina ya había capturado una medalla de cada metal. Pero, tras festejar cuatro títulos seguidos de eslalon -en Schladming'13 (Austria), Vail'15 (EEUU), St.Moritz'17 (Suiza) y Are'19 (Suecia)-, este sábado no pudo consumar una quinta corona seguida en una disciplina en la que, en los Juegos de Sochi'14 (Rusia), se convirtió en la campeona olímpica más joven de la historia.

La súper-campeona de Vail no bordó su primera bajada. Marcó el cuarto tiempo, a un segundo y tres décimas del de Liensberger; y a seis centésimas de la suiza Wendy Holdener, tercera tras el primer acto. Con la que acabaría intercambiando posiciones al final de la jornada.

Andreja Slokar, decimoséptima en la bajada matinal, ascendió doce plazas tras la vespertina, en la que marcó el segundo tiempo parcial. La eslovena, quinta este sábado, fue la referencia buena hasta que bajaron las cuatro primeras y su crono sólo fue mejorado en la manga decisiva por la más que brillante Liensberger.

Shiffrin -doble campeona olímpica, séxtuple oro mundial y triple ganadora de la Copa del Mundo- se tuvo que conformar esta vez con el bronce, su cuarto premio en unos campeonatos para los que no pocos la descartaban.

Mikaela hizo lo que debía: meter presión. Se situó líder provisional; Holdener no mejoró su tiempo y acabó tercera. Capturó su undécima medalla en Mundiales. Y, de paso, les recordó a los escépticos que a ella no se la debe descartar jamás. Nunca.

Vlhova, que está completando una gran temporada pero que en Cortina 'sólo' había sido segunda en la combinada, no dejó escapar la ocasión de capturar otra medalla. No pudo imponer su condición de líder de la Copa del Mundo de eslalon, pero mantuvo el segundo puesto. Y regresará a Eslovaquia con dos platas.

Liensberger, que este curso suma cinco podios en los eslalon de Copa del Mundo, ya es doble campeona mundial sin haber festejado aún victoria en esta competición. Este sábado ingresó en la elite del esquí alpino. Aparte de técnica excelente, demostró aplomo. No se inquietó. Y ganó la prueba 'masacrando' a sus rivales.

La campeona de Vorarlberg festejó su segundo oro en Cortina. Y se dejó festejar en su país, que, gracias a ella, recuperó, en estos Mundiales, su hegemonía en el deporte rey invernal.

A falta del eslalon masculino, nadie superará en los Dolomitas los cinco oros de Austria. Y, salvo que Francia firme un doblete este domingo en la última prueba de los campeonatos, Suiza -para la que Lara Gut, entrenada por el español José Luis Alejo, también ganó dos oros (y un bronce)- acabará segunda en el medallero.

Adrian R. Huber

(c) Agencia EFE