Más que el liderato en juego

·1  min de lectura

Édgar Luna Cruz

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 24 (EL UNIVERSAL).- El México contra Estados Unidos es el Clásico de la Concacaf. No importa si el enfrentamiento se da en Sub-17, Sub-20, Mayor o en los equipos Preolímpicos, como se dará este día en busca del primer lugar del grupo A del torneo clasificatorio de la Concacaf hacia los Juegos de Tokio.

Lo que sí importa es ganar, asegura el técnico del equipo mexicano, Jaime Lozano. "Quiero ganarlo", dice, "quiero demostrar en la cancha que soy el mejor".

Por todo eso, la Selección debe triunfar sobre los estadounidenses. "Nos preparamos para ganar el primer lugar del grupo. Es un juego importantísimo. El equipo que gane se queda con la punta y a eso aspiramos, además de que entre los dos equipos hay mucho orgullo y pasión. Si te quedas en el primer lugar, se supone que te tocará un rival más accesible del otro grupo".

El Tricolor y el equipo estadounidense cuentan con seis puntos, pero la diferencia de goles tiene arriba a los verdes por uno. La victoria y el empate deja a México en el primer lugar, una derrota hará que Estados Unidos sea el líder. "Ellos han crecido mucho mandando gente a Europa, y nosotros debemos aspirar a eso. Sin conocer tanto el futbol en Estados Unidos, allá se les dan mayores posibilidades para salir, aquí no es tan fácil. El jugador mexicano tiene un precio mucho más alto".

Asegura el Jimmy que no habrá exceso de confianza en el cuadro mexicano: "Siempre hay cosas por mejorar". No adelantó cambios a fondo en su cuadro, que peleará por orgullo y por el primer lugar de grupo.