El Leicester del cuento de hadas desafiará al correoso Atlético

Por Richard Martin
El Leicester City ha demostrado tener una habilidad notable para desafiar los pronósticos, pero aún tiene que afrontar su mayor reto hasta la fecha en los cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Atlético de Madrid, el equipo al que ha sucedido como el tapado más de moda del fútbol europeo. En la imagen, jugadores del Atlético de Madrid celebran un gol contra el Real Madrid en el estadio Santiago Bernabéu en Madrid, España, el 8 de abril de 2017 REUTERS/Juan Medina

Por Richard Martin

MADRID (Reuters) - El Leicester City ha demostrado tener una habilidad notable para desafiar los pronósticos, pero aún tiene que afrontar su mayor reto hasta la fecha en los cuartos de final de la Liga de Campeones contra el Atlético de Madrid, el equipo al que ha sucedido como el tapado más de moda del fútbol europeo.

Antes de que el Leicester encandilara al mundo del deporte el año pasado con su milagroso título en la Premier League, el Atlético ya consiguió un hito similar, al acabar con el dominio del Real Madrid y el Barcelona en la Liga española en 2014 y alcanzar dos veces la final de la Champions en los últimos tres años y cuatro cuartos de final consecutivos.

Los dos equipos que han rendido por encima de las expectativas se enfrentan el miércoles en el partido de ida en Madrid, pero ahora el Leicester sigue siendo el debutante europeo mientras que el Atlético se ha convertido en un verdadero peso pesado ​​continental de la mano de Diego Simeone.

Al contrario que el Leicester, que después de ganar un título casi increíble experimentó un bajón rotundo en los resultados que en última instancia costó el puesto al entrenador Claudio Ranieri en febrero, el Atlético ha seguido rindiendo al mismo nivel.

El carismático Simeone ha convertido al "otro" equipo de Madrid en un rival formidable en sus cinco años como entrenador del club colchonero.

Este año el Atlético ha alcanzado su mejor nivel de forma justo en el momento adecuado para intentar conquistar su primera Champions tras perder tres finales (contra el Real Madrid en 2014 y 2016 y contra el Bayern de Múnich en 1974), ganando cinco de sus últimos siete partidos y encajando sólo dos goles.

El sábado arrancó un empate ante el líder de la Liga, el Real Madrid, en su estadio.

"(La Champions) Es la mejor competición del mundo, siempre te motiva, da igual qué fase sea", dijo el lunes el defensa del Atlético Filipe Luis.

"Nosotros la afrontamos con mucha ilusión, se nota mucho el buen ambiente y la confianza que hemos recuperado. Estamos con mucha confianza para intentar pasar la eliminatoria. Estamos en nuestro mejor momento para afrontarla", agregó.

Aún así, el Leicester está atravesando una racha similar bajo la batuta de Craig Shakespeare, que, tras suceder a Ranieri, se ha convertido en el único entrenador junto a Pep Guardiola y Carlo Ancelotti en ganar sus primeros cinco partidos en la Premier League.

El que durante tiempo fue segundo entrenador del club también dirigió al equipo en la eliminatoria de octavos de final, cuando el Leicester se deshizo de otro conjunto español, el Sevilla, la última de las increíbles hazañas del Leicester en los últimos 18 meses.

La racha perfecta de Shakespeare acabó el domingo con una derrota por 4-2 ante el Everton, cuando introdujo muchas rotaciones con un ojo claramente puesto en el partido del miércoles, en el que no podrá contar con el capitán Wes Morgan, lesionado.

Para mantener el cuento de hadas, el Leicester debe convertirse en el único equipo aparte del Real Madrid que vence al Atlético en una fase de eliminación europea desde 2013. Además, los de Simeone no han concedido un solo gol en sus últimos ocho partidos de Liga de Campeones en el Vicente Calderón.

"(El mayor peligro del Atlético es) su bloque, su espíritu de lucha, su trabajo, su contraataque, su balón parado... Tienen muchos puntos fuertes y es muy difícil superarles", dijo el delantero del Leicester Leonardo Ulloa en una entrevista en el diario Marca.

"Hacen un combo que les convierte en un equipo al que nadie quiere enfrentarse", dijo.