Legado de Mick Foley en Hell In A Cell, difícil que lo superen

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 27 (EL UNIVERSAL).- El próximo domingo se llevará a cabo el evento Hell In A Cell, donde cada lucha se realiza en jaula. Mick Foley, miembro del Salón de la Fama de la WWE desde 2013, fue uno de los pioneros en este tipo de luchas. En 1998 protagonizó, junto con a The Undertaker, una lucha la cual fue catalogada como la mejor de la historia en este concepto.

Los mayores protagonistas del próximo domingo, Drew McIntyre vs Randy Orton, que pelearán por el título de la WWE y Jey Uso vs Roman Reigns, en disputa el título Universal de la WWE, Mick Foley manifestó en una conferencia telefónica para medios internacionales que su pelea de hace 22 años será muy difícil de superar para los actuales miembros de la WWE.

"Nadie se esperaba que The Undertaker y yo diéramos ese tipo de combate. Las expectativas eran muy bajas, pero la lucha quedó para el recuerdo. A pesar de que mi combate contra The Undertaker dejó el listón muy alto a todas las superestrellas de la WWE, se preparan y luchan duramente para superarlo".

Dicho combate ante "El Enterrador" se quedó en la historia debido a su intensidad y a las caídas que sufrió Foley desde lo más alto de la "Celda Infernal", situación que hiciera que su carrera se viera afectada hasta hoy en día.

"Realmente diría que ese Hell in a Cell (1998) acortó mi carrera. Definitivamente, ese fue el momento en el que empecé a creer en mi propia mortalidad, así que todo cambió a raíz de ese combate.

"No tengo remordimientos, me arrepiento de pequeñas cosas que hice más tarde en mi carrera, pero no, no me arrepiento de haber empezado ese combate desde la parte superior de la jaula.

"Las cosas no fueron del modo en el que esperábamos, todavía sufro las consecuencias del momento en el que el techo de la jaula colapsó tras recibir aquel 'Chokeslam'", manifestó Mick Foley.