El legado Beccacece: ¿Racing lo va a extrañar?

Christian Leblebidjian
·5  min de lectura

Sebastián Beccacece informó que por códigos con la persona que lo había elegido (Diego Milito), también se irá del club. El manager, que lo había apuntado pese al flojo paso del entrenador por Independiente, se fue en discrepancia con pensamientos de la dirigencia de Víctor Blanco y el entrenador le seguirá los pasos. "Me gusta todo de Racing. La camiseta, el estadio, la gente. Todo. Pero renuncio por mis convicciones. Tiene que ver con la educación que recibí de mis viejos, de mi barrio", dijo este sábado Beccacece. Y agregó: "Situaciones políticas hicieron que esto no pueda continuar. La salida de Diego (Milito) le hace muy mal al club. Pierde Racing. Me voy porque se va quien me trajo".

¿Racing extrañará a Beccacece? ¿Cuál es el legado que deja el entrenador en su paso por la mitad celeste y blanca de Avellaneda? Es cierto que es muy difícil trabajar en contextos desfavorables y más en un fútbol argentino que se mantiene (desde la dirigencia, los hinchas y hasta algún sector del periodismo) con las exigencias de su época de oro. Y si Beccacece sintió que le tocó trabajar (por demás) en un escenario adverso, está en su derecho de irse. Decisión respetable, sobre todo, si es que lo hizo por lealtad con Milito.

Racing: del escándalo por la renuncia de Beccacece a empezar a buscar un nuevo entrenador

No se duda de la capacidad de trabajo de Beccacece, aunque (por cómo declaró a la hora de anunciar su salida) está convencido de que hizo un gran trabajo en Racing, hasta aseguró que es una obra que en algún momento continuará porque piensa regresar. Ahora bien, salvo la versatilidad táctica y de juego para afrontar distintos momentos del equipo, el famoso 1-0 ante Independiente con 9 jugadores, y la proyección de varios juveniles, cuesta ver con nitidez otro factor positivo que haya dejado su ciclo en la Academia.

"Se promovieron muchos juveniles: Alcaraz, Banega, Fabricio Domínguez... Cumplimos los objetivos de este año. Con la sensación de una obra incompleta porque nos faltó tiempo. Pero por qué no más adelante...", dijo Beccacece. Es así, tuvo acierto en las evoluciones de los chicos de una institución que hace años trabaja bien en sus divisiones inferiores. E hizo debutar en la primera a 12 de ellos, la mayoría con futuro.

El receso por la pandemia también lo condicionó, quizás más que a River y Boca, que también pasaron por momentos de declive. Pero el funcionamiento futbolístico, físico y anímico fue más discontinuo, menos sólido para la Academia cuando el calendario empezó a acumular los partidos entre las semanas de competencia oficial.

Hubo un gran cambio en las estadísticas de Beccacece en Racing tras el receso por la pandemia: antes, de los 10 partidos había ganado 6 y empatado 4 (con 15 goles a favor y 9 en contra); después, sobre 16 encuentros, triunfó en 5, empató en 3 y perdió en 8 (el equipo hizo 13 goles y recibió 21).

Pero, desde lo futbolístico, hubo varios objetivos que no se cumplieron. De atrás para adelante, la performance que entregó Racing en la eliminación ante Boca, sin rebeldía ni juego, sin protagonismo ni capacidad para reaccionar ante la adversidad, sin modificaciones que intenten alterar el rumbo. Cuando los rendimientos individuales son en su mayoría insuficientes, quizás fue porque la estructura -táctica, anímica- que los contuvo no fue la más acertada. Desde lo individual, yendo más a lo general, también: cuesta encontrar (más allá del arquero Arias y el carrilero Fabricio Domínguez) futbolistas que hayan potenciado sus rendimientos de manera continua bajo el ala de Beccacece.

Bielsa sorteó un automóvil entre los empleados de Leeds como regalo de Navidad

Puede ser que la dirigencia no le haya cumplido al técnico con algún refuerzo puntual (un volante central ante las bajas de Marcelo Díaz y Mauricio Martínez) pero también -puertas para adentro- se sobredimensionó el triunfo en la ida, por los cuartos de final de la Copa Libertadores, ante un muy flojo Boca. Esa noche, en Avellaneda, Racing apenas generó tres chances de gol: un derechazo de Sigali, el cabezazo de Melgarejo para el 1-0 (un golazo, eso sí, desde la generación y la definición) y otro remate de Alcaraz que salvó Campuzano. Sí hubo diferencia de velocidades, aunque poco explotadas por Racing en función de un contexto que se presentaba favorable para marcar una diferencia mayor en el primer encuentro de la serie.

Es cierto que Beccacece tuvo lesiones y varias, pero el doble 5 compuesto por Miranda-Matías Rojas quizás tampoco fue una decisión acertada. Lo mejor que tiene el paraguayo Rojas es cuando pisa el área y patea (cómo jugaba en el equipo de Coudet), iba al gol y asistía a sus compañeros. A Racing nunca le sobró gol y, en eso, quizás tuvo que ver que el 10 jugaba demasiado retrasado. Después, Fértoli y Soto fueron apuestas sostenidas sin demasiada defensa por parte de las actuaciones de los propios jugadores. Y en la revancha ante Boca, ¿Licha López de carrilero izquierdo y en un equipo que defendía con línea de 3? El penal que el capitán le hizo a Salvio responde en parte a eso, también los 22 partidos que el 9 suma sin convertir, aunque vale aclarar que -ante Flamengo- le anularon mal uno.

Dibu Martínez se luce en la Premier League con Aston Villa: lleva más de 400 minutos sin recibir goles

Racing siempre apostó más por la posesión que por los encuentros luchados o disputados. Presionaba, pero trataba de escaparle al roce. Quizás por eso el primer foul que hizo Racing en la Bombonera fue a los 14 minutos del segundo tiempo. Es cierto que Boca tenía potenciales cabeceadores en Lisandro López, Izquierdoz y Soldano, pero si tu adversario de turno no cuenta (desde la formación inicial) con un especialista para ejecutar los córners -estaban Tevez, Villa y Salvio-, quizás esa ventaja no sea tal.

El fútbol argentino es difícil y complicado, pero los entrenadores (hasta ahora) siguen ganando y perdiendo por aciertos y errores propios, no por condicionamientos externos. "Hice todo lo que pude. Me dejaron mover con libertad. Yo estoy agradecido con este espacio. Me quedó la bronca de no haber podido cumplir en el partido con Boca. Nos veíamos llegando más lejos", dijo al anunciar su renuncia Beccacece. Un ciclo que duró apenas 26 partidos y con una lista de varios entrenadores con capacidades para continuar su legado en Racing.