La lección de Guardiola, una noche negra de Carvajal y el desplome mental

Agencia EFE
EFE

Madrid, 27 feb (EFE).- El Real Madrid quedó al borde del abismo tras la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, por una nueva lección de Pep Guardiola en el Santiago Bernabéu, donde el Manchester City remontó aprovechando una noche negra de Dani Carvajal, el desplome mental del conjunto madridista que tiene poca pólvora arriba y ha perdido su autoridad de local en Europa.

Las claves de la derrota del Real Madrid 1-2 ante el City son:

1. La lección de Pep Guardiola

Estudioso enfermizo del juego, confesó que los diez días de parón que tuvo en el fútbol inglés los dedicó a ver partidos del Real Madrid y encontrar soluciones a las variantes tácticas introducidas por Zinedine Zidane. Lo plasmó en el césped con una nueva lección de estrategia. Sorprendió con su equipo titular, renunciando a jugadores del perfil del 'Kun' Agüero, Sterling o David Silva. Contrarrestó con un bloque bajo la presión alta del rival, evitó que los jugadores madridistas pudieran correr al espacio como les gusta. Jugó en largo buscando sus puntas que caían en banda para dejar sin referencias a Ramos y Varane a los que atacó en diagonales. En un estadio donde cosecha grandes resultados volvió a dejar su huella.

2. Una noche negra de Dani Carvajal

No se le recuerda un partido con más errores a Carvajal en el Real Madrid. Impreciso en el pase, provocó varias situaciones de riesgo en el primer acto. No mejoró en el segundo, superado en la acción del tanto del empate que llega desde su banda y cometiendo un penalti evitable que coloca al Real Madrid en una situación de riesgo extremo. Fue al suelo ante la velocidad de Sterling como si fuese un novato y no un futbolista de su experiencia. Su error evitó un empate que tras lo visto en el terreno de juego era mal menor ante las ocasiones del City salvadas por Courtois y provoca que los de Zidane tengan que firmar una proeza con varios goles en el Etihad.

3. Un desplome mental de doce minutos

Reapareció la imagen de un Real Madrid frustrado y débil mentalmente. El problema no fue físico, con un equipo que se lanzó por más cuando llegó el tanto de Isco en su peor momento. Apunta a lo mental y a las heridas del pasado. Los jugadores se desconectaron del partido en cuanto recibieron el golpe del tanto del empate y ya no tuvieron respuesta. Los errores se pagana caros en una competición como la Liga de Campeones. Acabó encajando un segundo, perdiendo al capitán Sergio Ramos por su expulsión tras un nuevo error de un desconocido e impreciso Casemiro y pudiendo incluso encajar un tercero que habría dejado cerrada la eliminatoria.

4. Una armería ofensiva insuficiente

Para pelear por el título de la Liga de Campeones hace falta tener más poderío ofensivo. Sin Eden Hazard, gafado por las lesiones, el Real Madrid queda a expensas de un delantero como Karim Benzema que nunca fue 9 puro. Las variantes eran Rodrygo, en la grada tras bajar al Castilla, y un Luka Jovic que no ha encajado y se ha alejado de la imagen demoledora en el remate que mostró la pasada temporada en Alemania. El apagón de Benzema tiene al equipo de Zidane a oscuras. Ningún gol en cinco partidos en los que el proyecto se desploma. Apenas dejó un buen testarazo como único remate a la portería del Manchester City. No apareció en una de esas noches señaladas que volvió a dejar patente que el conjunto madridista tiene una armería ofensiva insuficiente.

5. Pérdida de autoridad en el Bernabéu

La magia de las grandes noches europeas se ha perdido en el coliseo madridista. Tres victorias en los últimos diez partidos que ha acogido el Santiago Bernabéu en Liga de Campeones es un lastre que convierte en una utopía querer pelear por volver a reinar en Europa. Los rivales ya no juegan intimidados ante la grandeza del Real Madrid y el ambiente de su estadio. Clubes de panorama medio a nivel europeo como CSKA Moscú (0-3) o Brujas (2-2) han sacado algo positivo. Conjuntos con historia como Juventus (1-3), Bayern Múnich (2-2), Ajax (1-4), PSG (2-2) y ahora uno que busca escribirla con proyectos millonarios como el Manchester City (1-2) destapan una realidad difícil de asumir para el madridismo.

Roberto Morales

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación