Le niegan la ciudadanía de EEUU a mexicano ciego porque no pudo ver una frase en su examen de naturalización

Yahoo Noticias

Uno de los requisitos para obtener la ciudadanía estadounidense por naturalización, además de haber cumplido los años de residencia permanente legal y otros criterios que exige la ley, es aprobar un examen de civismo e inglés.

Lucio Delgado, de 23 años y originario de México, se dispuso a satisfacer esos trámites y requisitos en su proceso para naturalizarse estadounidense. El día de su examen, en mayo pasado, superó sin problema la parte de civismo, que es una prueba oral. Pero como no pudo leer en tres intentos la frase en inglés que un oficial del Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCSIS) le presentó, su petición para convertirse en ciudadano de Estados Unidos le fue rechazada.

El dictamen de USCIS fue que Delgado fue incapaz de “leer una frase en el idioma inglés”.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio
Lucio Delgado está completamente ciego por una retinopatía originada en que nació prematuramente. (Captura de video / CBS)
Lucio Delgado está completamente ciego por una retinopatía originada en que nació prematuramente. (Captura de video / CBS)

Pero, de acuerdo al relato de The Washington Post, Delgado maneja el inglés de modo suficiente y si no pudo leer la frase que se le presentó en el examen no fue por desconocimiento de la lengua de Shakespeare.

Se debió a que simplemente no pudo leerla, pues Delgado es ciego.

Delgado, quien reside en la pequeña localidad rural Pembroke Township, al sur de Chicago, se preparó para esos exámenes y, de acuerdo a la televisora CBS, cumplió al pie de la letra lo que se debe hacer para naturalizarse estadounidense.

Pero nada podía hacer ante la exigencia de leer, pues es legalmente ciego y, conociendo su limitación, solicitó previamente que el examen de lectura en inglés le fuese administrado en sistema Braille.

De acuerdo al Post, también había previamente acudido a un optometrista para hacerse un examen y de ese modo comprobar que era ciego y por ende requería una versión en Braille de la prueba de lectura. Pero aunque USCIS recibió su petición no pudo concedérsela pues, se indicó, no tenía una versión de ese tipo disponible.

El oficial le ofreció en cambio leer una frase impresa en caracteres muy grandes. Pero el tamaño de las letras no podía compensar la ceguera de Delgado. El joven simplemente no pudo leer el texto y falló en ese examen. Ciertamente, se le informó que USCIS podía concederle una segunda cita y que si acudía con un oftalmólogo, que es un médico, y no con un optometrista, que es un técnico, para obtener un certificado que probara que su ceguera era completa, se le podría exentar de cumplir el requisito de lectura en inglés.

Pero al no contar Delgado con un seguro médico y no poder pagar el costo de la visita a un oftalmólogo, su situación topó con pared. Eso pese a que, de acuerdo a la abogada Darcy Kriha, que le ofrece a Delgado asesoría legal sin costo, la Ley de Discapacidades de Estados Unidos no exige que sea un médico el profesional que verifique su discapacidad, por lo que el diagnóstico del optometrista podría haber sido aceptado. Si no lo fue se debió a un criterio no de la ley superior sino de los reglamentos de USCIS. Y Kriha añadió que la discapacidad de Delgado es obvia, pues sus ojos están completamente nublados a causa de la retinopatía que padece por haber nacido de modo prematuro. Era obvio que él no estaba fingiendo ser ciego para tratar de evitar el examen de lectura.

Sea como sea, tiempo después, USCIS le notificó que rechazaba su solicitud de naturalización por “no poder leer una frase en el idioma inglés”. Pero si USCIS hubiese contado con una versión en Braille de su examen de inglés, Delgado lo habría aprobado sin problema.

No fue sino hasta el pasado noviembre, meses después de que Delgado presentó y “falló” esa prueba, que USCIS contó con una versión en Braille a fin de satisfacer el imperativo de ofrecer alternativas a personas con discapacidad. Un problema que ha aquejado a esa agencia y que ha comenzado, de acuerdo al Post, a reconocer y a empezar a resolver.

Pero no fue sino hasta que CBS presentó su caso que USCIS contactó a Delgado y le ofreció una posible solución a su situación. El joven tendrá, así, el próximo 13 de marzo una nueva cita para cumplir con los requisitos de naturalización, entre ellos el examen de inglés.

Es de esperar que, en esta ocasión, se le ofrezca a Delgado, como a todas las personas con discapacidad, una opción apropiada y justa para que él pueda satisfacer los requisitos y logre su objetivo, al que tiene derecho, de convertirse en ciudadano.

Como relató el Post, Lucio sintió malestar al darse cuenta de las trabas que enfrentó y ante el hecho de que se cuestionara su ceguera o no se le ofrecieran las alternativas necesarias por ser ciego. Pero, como su abogada mencionó en Twitter, Delgado le dijo que considera “un honor y un privilegio convertirse en ciudadano del mayor país del mundo”, por lo que al parecer el joven se encuentra optimista.

Y es de esperar que su caso abra los ojos de USCIS y otras agencias del gobierno para ser plenamente receptivas y comprensivas ante las necesidades y justas peticiones de los discapacitados.

Qué leer a continuación