Cómo ahorrar casi 1200 euros usando bien tu lavavajillas

Yahoo Noticias
El lavavajillas puede ser tu amigo, siempre que lo uses bien. (Imagen creative commons vista en Piqsels).
El lavavajillas puede ser tu amigo, siempre que lo uses bien. (Imagen creative commons vista en Piqsels).


Cada año en España se compran más de 580.000 lavavajillas, y en Europa algo más de la mitad de los hogares cuentan con uno de estos electrodomésticos. En teoría es una máquina ideal para evitar la tediosa tarea de fregar los platos y cubiertos, mientras que se ahorra agua. Suena genial ¿verdad? En efecto, siempre que uno lo sepa utilizar correctamente, cosa que por lo que puedo leer casi nadie hace.

Has hecho una buena compra y estás feliz pesando que con tu flamante lavavajillas categoría A+++ contribuyes a cuidar del medioambiente. Sabes que esas siglas implican que tu electrodoméstico se ha diseñado para gastar lo mínimo en agua y electricidad. Aún así, antes de llenarlo con tu vajilla y cubertería usada, decides enjuagarlo todo previamente en el fregadero para eliminar los restos de comida más grandes. Tu idea es bienintencionada, eliminando los residuos más voluminosos y remojando un poco los platos previamente, para que los restos más incrustados se ablanden, a tu friegaplatos le costará menos esfuerzo hacer su trabajo. ¡Error!

Los lavavajillas modernos están diseñados para hacer nuestra vida más fácil, de modo que si enjuagas los platos antes de ponerlo en marcha no le estás sacando todo el partido que deberías. En realidad, al hacer un prelavado no solo gastas más agua (y por tanto más dinero) sino que además estás impidiendo que el electrodoméstico limpie la vajilla correctamente.

La mayoría de los grifos operan a una velocidad de flujo de 5,7 litros por minuto. Esto que significa que si empleas dos minutos y 18 segundos en pre-aclarar los platos antes de meterlos en el electrodoméstico, ya has gastado los 13 litros de agua que usa un lavavajillas automático para realizar un ciclo normal de carga completa.

Pero es que además, al enjuagar los platos en el fregadero antes de meterlos en el lavavajillas se está impidiendo que el aparato haga su trabajo correctamente. La mayoría de los friegaplatos de categoría A+++ vienen equipados con un sensor que mide el grado de suciedad en la vajilla y ajusta su ciclo en función al resultado.

Prelavar los platos en el fregadero, antes de meterlos en el lavavajillas, te hace perder alreedor de 100 eur al año durante la vida media del electrodoméstico. (Imagen creative commons vista en Piqsels).
Prelavar los platos en el fregadero, antes de meterlos en el lavavajillas, te hace perder alreedor de 100 eur al año durante la vida media del electrodoméstico. (Imagen creative commons vista en Piqsels).

Durante las fases de prueba que realizan los fabricantes de lavavajillas para desarrollar los diferentes ciclos de lavado, se emplean diferentes niveles de suciedad alimentaria para simular las condiciones de consumo: bajo, medio, alto y sobrecarga. Al pre-aclarar los platos previamente en el fregadero, el lavavajillas puede leer mal el nivel de suciedad y seleccionar un ciclo de lavado insuficiente que haga que la vajilla no salga bien limpia.

Lo que sí se puede hacer, es raspar previamente los platos con un tenedor directamente sobre la bolsa de basura (obviamente en seco). De esta manera evitas que los trozos de comida más grandes entren al ciclo de lavado.

¿Sigues creyendo que no es para tanto y piensas seguir con tu costumbre de pre-aclarar los platos en el fregadero antes de meterlos en el lavavajillas? Entonces piensa esto: durante los 12 años de vida útil media de un lavavajillas, el enjuagado a mano de los platos en el fregadero puede costarte alrededor de 1600 EUR. Si consigues desterrar esta práctica y dejas que el lavavajillas haga en solitario la tarea para la que fue diseñado, el coste total será de unos 410 euros. ¿Ves la diferencia?

Usa la máquina que has comprado correctamente, y te estarás ahorrando casi 100 euros al año mientras el friegaplatos siga operativo. Sé que cambiar las rutinas cuestra trabajo, pero a lo mejor este sencillo cálculo te ayuda a pensar de un modo distinto.

Me enteré leyendo bhg.com

Otras historias que te pueden interesar:


Qué leer a continuación