La edición de 2020, en condiciones de batir el récord de Armel Le Cléac'h

Agencia EFE
·4  min de lectura

Redacción deportes, 7 nov. (EFE).- La novena edición de la Vendée Globe -Vuelta al Mundo en Solitario- pulverizará el actual récord fijado por el francés Armel Le Cléac'h con el Banque Populaire VIII con un tiempo de 74 días, tres horas, 35 minutos y 46 segundos en la pasada edición (2016-2017), según coinciden en vaticinar los patrones implicados.

Los ocho IMOCA Open 60 de última generación de esta edición, del total de 19 con 'foils', pueden hacer que ello sea posible. Varios patrones ya han indicado que el nuevo récord podría estar entre 59 y 70 días, dependiendo de la meteorología.

Desde la anterior edición de la Vendée Globe, las velocidades de los nuevos IMOCA han aumentado gracias a importantes innovaciones en tres áreas principales: 'foils' (alerones), sensores de datos, pilotos automáticos y cabinas cerradas.

En referencia a los 'foils', hace cuatro años se estaba en las primeras etapas de utilización de estos nuevos apéndices. Un desafío para los patrones porque a estas velocidades, los barcos están transmitiendo grandes golpes y los patrones tienen que adaptarse a este nivel extremo de navegación e incomodidad.

Los 'foils', ahora en su cuarta generación, han evolucionado de tal manera que pueden elevar los cascos para "volar" sobre la superficie del agua con tan solo 12 nudos (20 km/h) de viento.

Además, la clase IMOCA también ha permitido que los 'foils' (alerones) giren hasta cinco grados en el plano horizontal, lo que aporta mayor velocidad de los barcos contra el viento.

Se han instalado sensores de fibra óptica en todos los elementos sometidos a estrés para transmitir información vital al centro de datos del patrón. Mantener altas velocidades medias durante mucho tiempo mientras se mantiene dentro de los límites elegidos medidos con precisión solo es posible gracias a los sensores.

Gracias a la fibra óptica, el patrón conoce instantáneamente las cargas dinámicas, las deformaciones de los 'foils' y los golpes de carga en el casco o deformación de las velas.

Un ejemplo del nivel de proceso de datos en el 'Hugo Boss' de Alex Thomson con 350 sensores que se distribuyen por todo el barco, desde los timones hasta el casco, pasando por aparejos y 'foils'.

Los pilotos automáticos de última generación han sido un realidad mediante la recopilación, el procesamiento y el aprendizaje automático de datos junto con algoritmos avanzados.

Durante mucho tiempo, el patrón ha navegado manualmente mucho más tiempo que con el piloto. En esta edición, gracias a los sensores, los pilotos automáticos comprenden los movimientos de la embarcación, detectan desvíos de la proa del rumbo fijado, el cabeceo y el balanceo del barco a altas velocidades.

Ahora, el piloto gestiona el rumbo de acuerdo con mantener el ángulo de viento aparente y la velocidad más constante. También ha aprendido a anticipar lo que necesita el barco para mantener esta velocidad y ángulo óptimos de navegación, ocupándose de mantener el barco en 'vuelo', mientras el patrón se concentra en los ajustes.

Otra innovación son las cabinas totalmente cubiertas con lo que el patrón habrá pasado la mayor parte del tiempo totalmente protegido, pasando mucho más tiempo 'en el interior' que en la cubierta.

Alex Thomson, sin duda tiene el barco más sofisticado. El 'Hugo Boss' ha ido al extremo del concepto de trabajar desde 'el interior'. Observa las velas y el mar en pantallas gracias a una batería de cámaras a bordo. Ya no hay una sensación real de viento y rociadas de agua.

En el ámbito de la seguridad se han desarrollado varios sistemas para reducir las posibilidades de chocar con OFNIS (objetos flotantes no identificados) o cetáceos que, a lo largo de los años, han provocado numerosas roturas y retiradas.

El sistema se llama 'Oscar' y es una caja instalada en la parte superior del mástil que consta de tres cámaras, dos de las cuales son cámaras térmicas vinculadas a un avanzado programa de inteligencia artificial, que permite detectar un objeto de 4 a 150 metros hasta 600 metros frente al barco. En esta novena edición de Vendée Globe, 18 IMOCA están equipados con él. EFE

Mientras, esta tarde se han conocido los resultados de los 'tests' PCR que pasaron los patrones el viernes y los 33 han dado negativo, por lo que la flota estará al completo para la salida de mañana domingo (13:02 horas).

(c) Agencia EFE