Las polémicas del VAR en el Mundial de Rusia 2018

Yahoo Deportes
Una de las habitaciones donde se ha implantado el sistema VAR en el Mundial de Rusia. (AP Photo/Dmitri Lovetsky)
Una de las habitaciones donde se ha implantado el sistema VAR en el Mundial de Rusia. (AP Photo/Dmitri Lovetsky)

Bienvenidos al siglo XXI. La tecnología y las pantallas ya están en todas partes, incluso en el terreno que muchos ciudadanos de todo el planeta consideran más sagrado: el fútbol. El sistema VAR, siglas de Video Assistant Referee (“árbitro asistente de vídeo”, en inglés), ha llegado para quedarse; además de generar muchas confusiones pretendidamente jocosas entre la V y la B que ya han explotado hasta la saciedad los medios de comunicación, este dispositivo permite a los jueces de los partidos recibir (casi) en tiempo real la asesoría de un grupo de colegas que, gracias a imágenes de televisión, le aclaran dudas en caso de jugadas controvertidas.

¡Objetividad en las decisiones de los árbitros! ¡Por fin se acabaron las polémicas! ¡Viva, bravo! ¿O no? A juzgar por lo que estamos viendo en el Mundial, aún hay que pulir detalles, puesto que el VAR no ha conseguido terminar con las discrepancias y con la sensación, en algunos aficionados, de que su selección ha sido perjudicada, ya sea por su aplicación demasiado rigurosa o por no haberse empleado cuando se supone que debería.

El Campeonato del Mundo empezó en Rusia el pasado 14 de junio y desde entonces hasta ahora ya nos hemos encontrado con numerosos ejemplos:

    • Portugal 3 – España 3, grupo B, 15 de junio. La primera en la frente: nada más empezar el partido, Cristiano Ronaldo se fue al suelo dentro del área. Penalti y gol que valió el 1-0 provisional. El VAR demostró que sí que hubo contacto entre el delantero portugués y Nacho, pero ¿suficiente como para que el número 7 se cayera? Sí para el árbitro, no para buena parte de la afición. Un rato después, Diego Costa marcó el gol del 1-1; Pepe, central portugués, reclamaba falta del delantero del Atlético, pero de nuevo se consultó a la tele y, para indignación lusitana, las cámaras confirmaron que la acción era legal.

    • Francia 2 – Australia 1, grupo C, 16 de junio. En el minuto 54 del encuentro Griezmann cayó dentro del área tras una entrada del defensa oceánico Ridge. El árbitro, el uruguayo señor Cunha, no estimó que ocurriera nada digno de sanción… hasta que, tras un rato de juego, desde la sala de máquinas le chivaron que sí había habido penalti. El propio Antoine se encargó de transformarlo en el gol que, a fin de cuentas, le valió los tres puntos a les bleus. El segundo gol azul también tuvo ayuda de la tecnología, pero en este caso se trata del “ojo de halcón”, un sistema similar al usado en tenis que detecta automáticamente si el balón ha cruzado o no la línea de gol… y que determinó que el disparo de Pogba había entrado por apenas un par de centímetros.

    • Argentina 1 – Islandia 1, grupo D, 16 de junio. La prensa sudamericana todavía está furiosa no por el mal encuentro de la Albiceleste, de negro ese día, donde no se salvó de la quema ni Messi. Cuando el primer tiempo estaba a punto de acabar el argentino Salvio desbordó por la derecha y su intento de centro golpeó dentro del área en la mano de un defensa nórdico. Involuntariamente, a juicio del árbitro, que pese a la insistencia se negó a consultar la repetición de las imágenes. El famoso penalti del segundo tiempo, el que falló el 10, no ofreció mayores dudas.

    • Brasil 1 – Suiza 1, grupo E, 17 de junio. En uno de los resultados más sorprendentes de lo que llevamos de torneo, los helvéticos consiguieron forzar un empate ante la superpotencia sudamericana. Pero muchos dicen que el gol de Zuber no debió subir al marcador, ya que antes de mandar su cabezazo a la red empujó al defensa Miranda. César Arturo Ramos, árbitro mexicano, no consideró necesario revisar la acción para dar el tanto por válido.

    Los críticos del VAR argumentan con estos casos para tratar de demostrar que, pese a todo, la polémica no ha desaparecido. Además, se quejan de que el visionado de las imágenes obliga a parar el juego y hace que los tiempos añadidos puedan alargarse casi hasta el infinito. Se vio en el Costa Rica – Serbia (0-1) del grupo E el 17 de junio, que acabó durando ¡98 minutos! debido a que, a última hora, hubo que analizar un golpe que le dio el balcánico Prijovic a un rival, que podría haber sido tarjeta roja, pero al final se quedó en amarilla.

    No obstante, el VAR no va a desaparecer. La FIFA opina, igual que otros muchos hinchas, que bienvenidos sean estos inconvenientes si a cambio se consigue mayor justicia, y no tiene ninguna intención de ceder a las críticas y retirar una nueva manera de arbitrar que ya está implantada en muchos campeonatos de todo el mundo (y otros lo harán en breve: la Liga Española, por ejemplo, lo estrenará en la temporada 2018/19). A los aficionados no les va a quedar más remedio que adaptarse a la nueva era.

    También te puede interesar:

    La LFP te usa como espía a través de su aplicación para teléfonos

    A este futbolista le han robado 9.400 euros nada más llegar a Rusia para el Mundial

    Qué leer a continuación