Las claves de la Real Sociedad, el equipo más atractivo de la Liga que disputa el campeonato a Barça, Madrid y Atlético

Cristian Portugués 'Portu, Martin Ødegaard y Willian José celebran un gol ante el Espanyol. (Foto Tim Clayton/Corbis via Getty Images)
Cristian Portugués 'Portu, Martin Ødegaard y Willian José celebran un gol ante el Espanyol. (Foto Tim Clayton/Corbis via Getty Images)

La Real Sociedad de Imanol Alguacil es el equipo revelación de la Liga 2019/20. Con múltiples virtudes, el conjunto vasco brilla por reunir la capacidad de controlar el juego y anular a su rival con la determinación de dominar ambas áreas. Pese a tener el 9º límite salarial del campeonato, su identidad como colectivo y su calidad individual le ha elevado a lo más alto de la tabla junto a Barça y Real Madrid, con 22 puntos en 12 jornadas. El cuadro ‘txuriurdin’ liderado por Martin Ødegaard sigue de cerca a los grandes transatlánticos gracias a su fútbol vertical, ofensivo y versátil.

Con el paso de las jornadas, resulta difícil encontrar un club en este inicio de temporada que haya practicado un fútbol más camaleónico, mutante y atrevido que la Real Sociedad con tanto éxito. El equipo donostiarra juega como un grande en sus días más pletóricos, pero también gana como un grande cuando a sus futbolistas más vitales no se les enciende la bombilla. No solo vence por inercia, sino por talento unipersonal y estructura, aún cuando camina sin su pilar en el centro del campo, Asier Illarramendi.

Estas son sus claves.

Propuesta de juego agresiva, ambiciosa y versátil

El cuadro ‘txuriurdin’ siempre propone, nunca espera. Desde el inicio se distingue por ordenarse a través del balón y busca generar ventajas desde la salida. Juegue quien juegue, los centrales -Diego Llorente y Aritz Elustondo/Robin Le Normand- asumen responsabilidades a través de la conducción de pelota y la distribución antes de conectar con el centro del campo para obtener superioridad desde el principio. Dividen y encuentran a los hombres libres, ya sea centrocampista a espalda rival o lateral.


La Real Sociedad busca la superioridad en salida de balón y coloca a sus centrocampistas a la espalda del rival.
La Real Sociedad busca la superioridad en salida de balón y coloca a sus centrocampistas a la espalda del rival.
Robin Le Normand asume la responsabilidad de sacar el balón jugado mientras Martin Ødegaard se ofrece y el lateral estira.
Robin Le Normand asume la responsabilidad de sacar el balón jugado mientras Martin Ødegaard se ofrece y el lateral estira.
La Real Sociedad encuentra cómo superar la presión del Espanyol y sus interiores se cuelan entre líneas.
La Real Sociedad encuentra cómo superar la presión del Espanyol y sus interiores se cuelan entre líneas.


Su primer plan de juego siempre girará en torno a dominar al rival con el balón y recuperarlo cuanto antes gracias a la presión post-pérdida. Con él en su poder, busca arriesgar para poder juntarse, combinar y superar líneas de presión gracias a la superioridad ofensiva creada en los primeros pases. A partir de ahí, con Mikel Merino, Igor Zubeldia o Martin Ødegaard en el segundo escalón, trata de girar al rival por dentro.

Los hombres de Imanol Alguacil son el tercer equipo con más posesión media de la Liga (55% por partido), solo superado por Barça y Real Madrid, pero también el segundo conjunto en cuanto a goles marcados al contragolpe se refiere (3), solo por detrás del Villarreal. Un dato que no es baladí, sino que nos enseña la versatilidad de la que goza la Real Sociedad. El club donostiarra también disfruta corriendo con los desmarques de ruptura de ‘Portu’, Mikel Oyarzabal y Alexander Isak, así que cuenta con la posibilidad de realizar diversos partidos dentro del mismo.

Mikel Oyarzabal busca a Alexander Isak en largo mientras Portu lanza el desmarque.
Mikel Oyarzabal busca a Alexander Isak en largo mientras Portu lanza el desmarque.

El valor de la cantera

La Real Sociedad es el club donde mirarse en este inicio de campeonato. No solo por lo que están haciendo ni cómo lo están haciendo, sino por con quién lo está haciendo. En cada partido, el equipo donostiarra utiliza una media de 6-7 jugadores de la cantera para recordarnos sus orígenes, identidad, valores y compromiso. El valor de Zubieta como cantera inagotable de talentos está presente en cada encuentro.

Así, por ejemplo, en el último partido alinearon a Robin Le Normand, Joseba Zaldúa, Igor Zubeldia, Luca Sangalli y Mikel Oyarzabal sobre el terreno de juego mientras que en el banquillo esperaban David Zurutuza, Andoni Gorosabel, Ander Guevara y Ander Barrenetxea. Por otro lado, Asier Illarramendi, Aihen Muñoz, Rubén Pardo están lesionados.

Talento individual

Contar con jugadores de talla mundial que puedan decidir un partido en cualquier momento es tan importante como presentar una propuesta mudable que potencie a tus jugadores. La Real Sociedad siempre demuestra personalidad sobre el verde, pero cuando no está inspirada, suele aparecer el talento individual de sus hombres más jerárquicos para dinamitar el encuentro.

En este sentido, destacan cuatro futbolistas.

El primero es Mikel Merino por su multifuncionalidad dentro del equipo. Si antes hemos apuntado que conectan con él en salida de balón es porque ordena a sus compañeros en campo rival a través del pase y activa a las diversas piezas que lo componen. El navarro crece a cada partido que disputa aumentando su número de competencias y tareas. Clave en el inicio, combina su rango de pases en corto y largo, con una potente llegada de segunda línea, quizás parcialmente sepultada por la baja de Asier Illarramendi en este inicio de campaña.

Por otro lado, es una de las piezas que mejor realizan la presión post-pérdida en campo rival. De hecho es el futbolista ‘txuriurdin’ que más pelotas recupera por partido (1.4) y duelos áereos gana (5.6) y el segundo en entradas realizadas (2.2) de su equipo.

Tras el centrocampista, ‘Portu’ destaca por la intensidad que le da a su equipo sin balón, los múltiples desmarques de ruptura que ofrece y la continua posibilidad de lanzar en largo si el contrario ahoga la salida de balón. Así como Mikel Oyarzabal, quien ha sido el futbolista más prolífico al producir 8 de los 20 goles a favor que suma el conjunto donostiarra de manera directa (4 tantos y 4 asistencias).

Por último, la última pieza es la que más eleva el techo competitivo del equipo: Martin Ødegaard.

El factor Martin Ødegaard

El equipo más estimulante del campeonato cuenta con el futbolista más potente en lo que llevamos de torneo. El mejor centrocampista de la Liga 2019/20 pertenece al Real Madrid, pero defenderá los colores de la Real Sociedad durante las próximas dos campañas. Su valor como factor incontrolable y genial está siendo decisivo para el gran comienzo de su club. El impacto del noruego en cada encuentro es tan grande que ya condiciona partidos en la élite.

Martin Ødegaard busca estar en contacto con el balón todo el tiempo pese a partir de banda derecha, ya que intentar pisar mucho zonas centrales para atraer defensores y deslabazar el sistema defensivo rival. Va a buscar el balón si no le llega, conduce, suelta y rompe hacia el área.

Es el encargado de recibir a espaldas del medio campo rival junto a Mikel Oyarzabal y acelerar el juego. Su constante movilidad es lo que le permite activar a sus compañeros -especialmente a Portu, Zaldúa y Oyarzabal-, pero es su toma de decisiones y ‘timming’ lo que le hace especial y diferente al resto de jugadores. Siempre elige el pase y la acción idónea con balón en el momento correcto.

Por ello la Real Sociedad ataca mayoritariamente por la derecha en un 41% del tiempo, donde se encuentra su radio de acción en el inicio y donde Portu lanza al espacio. Si viajamos hasta las estadísticas, Martin Ødegaard es el 4º futbolista con más pases clave por partido (30, 2.7 por partido), el 6º en grandes ocasiones creadas (5) el 7º asistente (3 asistencias) y el 10º en regates completados (22) de la Liga. Además, suma 2 goles y 3 asistencias.

La dirección de campo de Imanol Alguacil

El técnico de la Real Sociedad ha creado un equipo 100% de autor, donde las piezas más brillantes son las que más importancia y capacidad de decisión tienen, pero mientras su perfil bajo le hace alejarse de los grandes focos, hay que poner en valor su figura como entrenador.

Además de la estructura que ha creado y los diferentes planes de juego que ha desarrollado, el técnico vasco cuenta con una gran capacidad para alterar la dinámica de los partidos desde la pizarra y el banquillo, especialmente con Isak y Januzaj.

Obviamente, la Real Sociedad tiene piezas que antes no y esto ha modifican su escala jerárquica respecto a la pasada temporada. Con Portu donde Januzaj, el equipo ha ganado profundidad y amenaza a campo abierto, además de una valiosa relación del atacante con el crack noruego. Por otra lado, el técnico ha sabido sobrevivir a la baja de Asier Illarramendi y ha mostrado inteligencia para ir dando minutos a toda su plantilla.

Imanol Alguacil habla con Miguel Ángel Moyá sobre el césped de San Mamés. (Foto David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)
Imanol Alguacil habla con Miguel Ángel Moyá sobre el césped de San Mamés. (Foto David S. Bustamante/Soccrates/Getty Images)

Este equipo presenta debilidades y no es perfecto, claro. Defensivamente la Real Sociedad tiene un problema en la portería ya que tanto Miguel Ángel Moyá como Álex Remiro no han aportado la seguridad suficiente bajo palos que demanda su entrenador. En general, la línea defensiva está varios peldaños por debajo de lo que se sitúa el centro del campo y el ataque. En el ataque, en múltiples ocasiones el delantero centro titular, Willian José, está muy aislado del juego y se desconecta del partido.

Por último, cabe la duda de comprobar si el equipo donostiarra tiene la profundidad de plantilla suficiente como para aguantar el ritmo durante 38 jornadas a los grandes colosos de la Liga. El tiempo es el único que decidirá si el conjunto de Imanol Alguacil puede rememorar viejos éxitos del club, pero la Real Sociedad parece preparada para luchar por entrar en Europa, incluso por la Champions League. Por talento, recursos y ambición no será. Al fin y al cabo, es el mejor equipo en lo que llevamos de Liga.



Qué leer a continuación