Lanús - La Equidad, por la Copa Sudamericana: el Granate goleó, pero no le alcanzó para seguir en carrera

·2  min de lectura
Leyenda del sur: Sand celebra uno de sus dos goles ante La Equidad; el Granate ganó, pero no hubo milagro para seguir delante
JUAN MABROMATA

Lanús hizo todo cuando estuvo a su alcance, pero ya había quedado muy condicionado con la derrota de la semana pasada en Porto Alegre (1-3). El Granate cumplió en la quinta fecha, y goleó por 4-1 a La Equidad, de Colombia, pero el triunfo fue insuficiente para seguir en carrera: por arriba de todos quedó Gremio, que goleó 6-2 al débil Aragua venezolano y se adueñó del único pasaje disponible a los octavos de final de la Copa Sudamericana. El conjunto brasileño selló su clasificación con una fecha de antelación, y puntaje perfecto; cinco triunfos en cinco partidos.

Tanto Lanús como La Equidad sabían que sus chances habían quedado reducidas al mínimo, y eso deparó un duelo abierto, propicio en llegadas y emociones. Lo abrió el local en el final de la primera parte, luego de una serie de rebotes en el área visitante, cuando el colombiano Alexis Pérez buscó rematar desde la medialuna, pero en realidad provocó una asistencia para Sand, que derrotó a Bonilla con una linda tijera, una pirueta propia de goleador.

La desventaja obligaba a salir a La Equidad, que empezó a dejar espacios en el fondo, y en el arranque de la segunda parte Lanús volvió a impactar, esta vez con un avance desde la izquierda y el ingreso de Lucas Vera, que mandó el centro rasante para Lautaro Acosta, que se anticipó con un toque certero en el primer palo del sorprendido Bonilla.

Más incisivo en sus avances, el local anotó el tercero en una combinación entre Sand y Lucas Vera, que desbordó por la derecha y se llevó todas las marcas, y asistió al experimentado goleador de 40 años, que la clavó en el primer palo.

Achicó cifras el conjunto bogotano con un cabezazo de Diego Herazo, tras un preciso tiro libre del ingresado Carlos Rodríguez. Pero Lanús terminó de sentenciar el duelo a continuación, esta vez por la vía aérea, con un envío de Matías Esquivel que Pepo De la Vega mandó de cabeza a la red para el 4-1 definitivo, y decorar con una sonrisa una despedida muy prematura para el actual subcampeón de la Sudamericana.