La plaga que "infesta" la lujosa Torre Trump de Nueva York

Yahoo Noticias

Donald Trump ha lanzado con notoria rudeza ofensas y críticas que aluden a comunidades, ciudades y países “infestadas” de crimen y plagas, y ha utilizado esos ataques para estigmatizar a opositores y crear polarización social con fines electorales.

Pero la “infestación” no sucede solo en remotos países subdesarrollados o en vecindarios estadounidenses lacerados por la pobreza. La mismísima Torre Trump en Nueva York, casa y propiedad icónica del hoy presidente, y otros de sus edificios en esa ciudad estarían también afectados por una severa plaga.

La Torre Trump, icónica propiedad desarrollada por Donald Trump, en la Quinta Avenida de Nueva York. (Reuters)
La Torre Trump, icónica propiedad desarrollada por Donald Trump, en la Quinta Avenida de Nueva York. (Reuters)

Como se plantea en una cadena de tuits que se ha vuelto intensamente viral, con el hashtag #CrimeInfested, la Torre Trump estaría plagada de inquilinos acusados y sentenciados por diversos delitos. El célebre edificio de Trump estaría, así, también notoriamente “infestado”.

El usuario @Zeddary, también llamado ‘Zeddy’, enlista algunos de esos delincuentes que han poseído, alquilado o vivido en propiedades asociadas a Trump y categóricamente afirma que hay pocos lugares tan “infestados” de crimen como el “Trumpworld”. Según esa cadena viral de @Zeddary:

  • Paul Manafort, quien fue jefe de la campaña electoral de Trump en 2016, está en prisión tras ser hallado culpable de lavado de dinero, fraude bancario, fraude fiscal, manipulación de testigos y conspiración contra Estados Unidos. Era propietario de un apartamento en el piso 43 de la Torre Trump.

  • Holly Nahmad, dueño de todo el piso 51 de la Torre Trump, se declaró culpable de operar un negocio ilegal de apuestas y recibió una sentencia a un año de prisión en 2014.

  • Vadim Trincher, quien fue dueño de un apartamento en el piso 63 de la Torre Trump, fue cómplice de Nahmad en sus apuestas ilegales, por lo que recibió condena de 5 años en prisión y el decomiso de 20 millones de dólares en propiedades.

  • El cruento dictador haitiano Jean Claude ‘Baby Doc’ Duvalier, acusado de graves violaciones a los derechos humanos, fue dueño de un apartamento en la Torre Trump valorado en 2.5 millones de dólares.

  • Feliz Sater, empleado de las corporaciones de Trump con oficina en la citada Torre, recibió condena de 15 meses de prisión por lesionar a un hombre y también fue hallado culpable en delitos vinculados a manejos millonarios de acciones bursátiles.

  • Michael Cohen, el abogado que resolvía los problemas y pleitos de Trump, tenía oficina en la Trump Tower y es residente en la Trump World Tower, otra propiedad neoyorquina del hoy presidente. Cohen está en la cárcel por mentir a las autoridades en relación a asuntos de la campaña de Trump y por diversos fraudes.

  • Joseph Weichselbaum, quien fue piloto de helicóptero de Trump, compró apartamentos, pagados en efectivo, en la Torre Trump. Cumple una sentencia por traficar cocaína de Colombia a Florida.

  • Anatoly Golubchik y Michael Sall, implicados en la operación de apuestas ilegales de Trincher, tuvieron que entregar a las autoridades sus apartamentos en la Torre Trump al ser considerados propiedades vinculadas a delitos.

  • Melvin Cooper, hallado culpable de participar en actividades criminales con las familias mafiosas Colombo y Gambino en la década de 1980, compró tras salir de prisión dos apartamentos en la Torre Trump.

Varios individuos más que cometieron delitos y fueron sentenciados por ellos, se indica en la lista de @Zeddary, compraron o alquilaron apartamentos en la Torre Trump antes o después de su paso por la cárcel. Y también en ese edificio residieron personajes vinculados a la mafia rusa.

¿Tiene responsabilidad Trump por las acciones de sus clientes o sus inquilinos? Legalmente no la ha tenido y ciertamente cada caso es diferente (otros edificios de gran calado presumiblemente también tienen en sus anales a residentes notorios por cuestiones delictivas). Pero es punzante que Trump fustigue “infestaciones” criminales aquí y allá cuando tiene algunas en su propio terreno.

Un reportaje de Bloomberg, por ejemplo, relata que desde 1995 las autoridades han acusado formalmente a 29 personas en relación a 12 casos criminales con relación al edificio en 40 Wall St, Nueva York, controlado también por Trump.

Y @Zeddary remata diciendo que el propio Trump ha sido acusado de numerosos delitos, aunque no ha sido condenado y muchas de las alegaciones en su contra, como por ejemplo las de agresión sexual, no llegaron a los tribunales o se resolvieron o escudaron en acuerdos independientes.

Con todo, el propio fiscal especial para la investigación de la injerencia rusa en las elecciones de 2016, Robert Mueller, dejó claro en su comparecencia reciente en el Congreso que aunque no hay modo actualmente de procesar a Trump (por evidencia insuficiente o por imposibilidad de acusar a un presidente en funciones), sí podría enfrentar cargos por obstrucción de la justicia cuando deje la presidencia, se mude de la Casa Blanca y, presumiblemente, regrese a vivir a la Trump Tower de Nueva York.

Qué leer a continuación