La solidaridad con la que la comunidad de San Antonio respondió al ataque racista contra un restaurante asiático

Jesús Del Toro
·4  min de lectura

Mike Nguyen, chef y propietario del restaurante Noodle Tree en San Antonio, Texas, apareció la semana pasada en un programa de la cadena CNN y criticó con fuerza la decisión del gobernador de ese estado, Gregg Abbott, de poner fin al mandato de utilizar mascarilla para prevenir la difusión del covid-19.

“Su decisión de terminar el mandato de las mascarillas [en Texas] es egoísta y cobarde. No hay razón para ello. Muchos de nosotros sentimos que él nos está poniendo en peligro”, dijo Nguyen a la citada televisora.

El restaurante Noodle Tree en San Antonio,  Texas, fue agredido con pintas racistas. (Instagram/noodletreetx)
El restaurante Noodle Tree en San Antonio, Texas, fue agredido con pintas racistas. (Instagram/noodletreetx)

Y no lo decía de manera figurada, Nguyen está luchando contra el cáncer, su sistema inmune se encuentra deprimido y tiene por ello un riesgo mayor de enfermar gravemente e incluso de fallecer si contrae el coronavirus.

En paralelo, científicos han señalado que retirar ese mandato es prematuro y peligroso, pues la pandemia aún está activa y con variantes ominosas al alza, y otros críticos han dicho que retirar el mandato de usar mascarillas no sería sino una forma de Abbott de escapar hacia adelante luego del desastre que Texas sufrió por el colapso de su sistema eléctrico durante la reciente megatormenta invernal.

Así, Nguyen, de 33 años, tenía razones, muy personales y de salud pública, para criticar el levantamiento del mandato de usar mascarilla en Texas. Y como muchos otros empresarios y empresas, decidió que en su establecimiento se seguirá exigiendo cobertura facial salvo en el momento de comer. Nguyen, además, expresó en CNN por su temor por el alza de ataques contra personas de ascendencia asiática que se ha registrado en Estados Unidos, agresiones de corte racista y xenófobo alimentadas aparentemente por la distorsionada y falsa percepción de que esas personas tienen algo que ver con el auge de la pandemia.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Esos miedos se volvieron realidad para Nguyen a los pocos días.

El pasado domingo, el restaurante Noodle Tree fue atacado: vándalos pintarrajearon sus ventanas y mobiliario exterior, con mensajes inquietantes por su naturaleza amenazante y racista. Las pintas rezaban “Regresa a China”, “Kung flu”, “Espero que mueras” o “No mascarillas”.

El término ‘Kung flu’ fue ampliamente difundido por Donald Trump para señalar con mofa, saña y tonos xenofóbicos que el covid-19 se habría originado en China. Y la resistencia al uso de mascarillas ha sido una notoria característica de seguidores del ya expresidente.

Eso no indica necesariamente que quienes atacaron el restaurante de Nguyen son seguidores trumpistas, pero las frases y las actitudes contra la cobertura facial tienen un contexto vinculado inevitablemente al entorno del expresidente y de la derecha radical.

Usuarios en redes sociales compartieron imágenes del local de Nguyen afectado por las pintas racistas.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Además, de acuerdo a The Washington Post, Nguyen ha recibido otras amenazas de muerte y mensajes de acoso.

Todo ello es de suyo repudiable. Pero la comunidad de San Antonio reaccionó con singular solidaridad y muchos salieron en apoyo a Nguyen.

“Ayer todo empezó muy negativamente, pero lo positivo es que eso ha mostrado la unidad… Incluso aunque hay divisiones en Texas tenemos personas en ambos lados que dicen ‘esto no está bien’…”,dijo Nguyen al Post.

Y la solidaridad se expresó ciertamente de modo notable: personas llegaron al Noodle Tree y con jabón y esponjas se dedicaron a limpiar los rudos grafitis. El restaurante quedó limpio un tiempo después.

Nguyen, con todo, teme que él u otras personas de origen asiático sufran más acoso y nuevos ataques de parte de sujetos motivados por ignorancia o actitud prejuiciada, o por ambas. En todo caso, esa clase de amenazas y ataques son condenables y son muestras de racismo, xenofobia e intolerancia que no deben ser condonadas o dejadas de lado.

Por ello, Nguyen ha pedido que la policía investigue el ataque contra su restaurante como un caso de crimen de odio.

Por lo pronto, además de la ayuda directa para limpiar su tienda, muchos han preguntado a Nguyen a dónde pueden enviarle donaciones para expresarle su apoyo. Como respuesta, él publicó un post en su cuenta de Instagram en el que señala que su intención en realidad es ayudar a otros.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Nguyen pidió a quienes quieran donarle dinero que compren tarjetas de regalo en el website de su tienda y le envíen por email el código, para él utilizar así el dinero recaudado para comprar comida que será entregada a familias necesitadas de su comunidad.