El fracaso de México en su intento de tener una liga de futbol de clase mundial

Foto: ç Cesar Gomez/Jam Media/Getty Images
Foto: ç Cesar Gomez/Jam Media/Getty Images

Un equipo que no juega durante cuatro minutos a modo de protesta por la falta de pago de sus salarios, otro que se aprovecha del rival que está parado en el campo y anota dos polémicos goles, las barras de dos clubes que se enfrentan a golpes en la tribuna del estadio mientras los demás aficionados tienen que ir a la cancha a refugiarse en un partido que termina suspendido, o un entrenador que es despedido tras la filtración de un audio donde presuntamente acuerda recibir dinero de un promotor si el club que dirige ficha a su representado.

Cualquier persona que lea esto pensará que se trata de un futbol de segundo nivel en un país lejano. Pero no, se trata de la Liga MX, que se creó en 2012 con la misión de llevar al futbol mexicano a convertirse en un futbol de clase mundial.

En 2012, la Federación Mexicana de Fútbol anunció que la Primera División desaparecía para dar paso a la creación de la Liga MX con el objetivo de crecer y convertirse en una de las mejores ligas.

La misión de la Liga MX era y parece que sigue siendo: “Consolidar a la Liga MX como un producto de clase mundial con Instituciones sólidas en materia administrativa, jurídica, deportiva, operativa y financiera; con estadios seguros, cómodos y de vanguardia que satisfagan la experiencia y las necesidades de nuestros aficionados; y con estrategias de comunicación y promoción como un producto global. Asimismo, internacionalizar a la Liga MX exportando el producto fútbol mexicano a todos los niveles y a todos los continentes”.

A siete años de la creación de la Liga MX, ¿cómo se encuentra?

Y, ¿qué se necesita para convertirse en futbol de clase mundial?

Básicamente cinco puntos:

-Jugadores

-Afición

-Competencia

-TV

-Transparencia y corrupción

Una liga estancada

En los ocho años que tiene de creación la Liga MX no ha mejorado en el ranking de las mejores ligas que elabora cada año la Federación Internacional de Historia y Estadísticas (IFFHS), que es una organización privada alemana.

En 2012, cuando la Primera División pasó a llamarse Liga MX, el futbol mexicano estaba en el lugar 20. Y en 2018 seguía en el mismo sitio.

Uno de los factores que toma en cuenta IFFHS para elaborar su ranking es la participación de los clubes en torneos internacionales. Desde 2016, México ya no juega la Copa Sudamericana ni la Copa Libertadores.

Desde la creación del ranking en 1990, la Liga de España se ha ubicado en 13 ocasiones en primer lugar como la mejor liga, por encima de Italia (nueve), Inglaterra (cinco) y Alemania (uno).

Jugadores

México tiene la tercera liga con la mayor capacidad económica para fichar futbolistas en todo el continente americano, solo detrás de Argentina y Brasil.

En México, la mayoría de los futbolistas juegan toda su carrera en el país. Al contrario de ligas como la argentina y brasileña que son de exportación principalmente.

Los mejores jugadores de Sudamérica van a Europa, pero los futbolistas que están un escalón debajo en calidad ven a la Liga MX como una oportunidad para crecer en sus carreras y hasta un trampolín para ir al futbol europeo.

Pero el nivel que pueden gastar en fichajes los clubes mexicanos no se acerca en nada a las principales ligas del mundo.

Si se suma el valor de todos los jugadores en activos, los futbolistas de la Liga MX en el Apertura 2019 tienen un costo cercano a los 876 millones de dólares, según Transfermarkt.

Este valor es todavía lejano que las cuatro principales ligas del mundo: la inglesa con 10 mil millones de dólares, la española con siete mil millones de dólares, la italiana con seis mil millones de dólares y la alemana con cinco mil millones de dólares.

Pero hay mucho margen de crecimiento en este rubro.

Los Tigres y Rayados, los dos clubes con más poder adquisitivo, ambos tienen planteles en este torneo que rondan por los 90 millones de dólares.

De los 78 clubes que compiten en esta temporada en las cuatro principales ligas europeas (España, Inglaterra, Alemania e Italia), 71 equipos superan en valor de plantilla a los dos clubes con más capacidad económica en México.

Equipos con deudas

Este es otro de los objetivos que no ha cumplido la Liga MX, por lo menos no al 100%.

En este Apertura 2019, los jugadores de los Tiburones del Veracruz no cobraron durante meses e incluso amenazaron con no jugar el partido ante los Tigres, de la Jornada 14.

Al final, los futbolistas decidieron presentarse al partido ante Tigres en la Jornada 14 del Apertura 2019 por la intervención de los directivos de la Liga MX, que les prometieron ayudarles a cobrar sus salarios, pero protestaron al no jugar cuatro minutos, tiempo que aprovechó el rival para anotar dos goles, lo que fue un escándalo mundial.

El Veracruz es el último caso pero no el único en la Liga MX.

En 2018, los jugadores de los Xolos planearon no jugar un partido ante el Toluca en el Clausura 2018 por falta de pagos. Al final, no se decidieron.

En Chivas también hubo retraso de pago de premios acordados por ser campeón del Clausura 2017. También, según el diario Récord, el Rebaño fue demandado por el Santos por el adeudo del pago de la transferencia de dos jugadores. Y también tiene adeudos de unos 20 millones de dólares con el gobierno de México por el pago de impuestos atrasados.

En 2017, los Jaguares de Chiapas fueron desvinculados del futbol mexicano —tras descender de la Liga MX al Ascenso MX— por las deudas que tenía con jugadores, cuerpo técnico y empleados del club.

Afición

El crecimiento de los aficionados sí se la logrado en la Liga MX, aunque no con números para presumir.

El futbol sigue siendo el deporte más popular del país, aunque el box cada vez se le acerca más.

En 2012, el 52.9% de los mexicanos les gustaba ver o estar enterados del futbol. Ese número creció al 57.4% en 2019, según datos de Consulta Mitofsky. Le sigue el box con el 48%.

Uno de los objetivos en la creación de la Liga MX era que los estadios tuvieron una asistencia “superior al 50%”. Y lo han logrado, aunque tampoco por mucho.

En las 15 jornadas del torneo Apertura 2019, el promedio de asistencia en los 19 estadios ha sido del 57%, según datos oficiales de la liga.

Hay un solo club que sin importar si va bien o mal en la temporada, su estadio se llena. Esos son los Tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Pero en los demás clubes, las entradas dependen del paso del equipo. O del rival.

Un estudio de la página web deportesyfinanzas.com señaló en 2018 que el promedio de asistencia de la Premier League era del 95%, la Bundesliga tenía un 91%, La Liga un 70% y la Serie A un 62%.

Crecen las “barras” y aumenta violencia

El futbol mexicano nunca ha sido considerado como violento, a comparación de otras ligas en el mundo o del continente.

Pero cada vez más grupos de animación autodenominaros como “barras” —que son una copia de las barras argentinas— han tomado poder y se han convertido en grupos de delincuencia disfrazados en porras de animación, que revenden boletos y mercancía, con la anuencia de los clubes.

Hace unos días, el juego entre Atlético y Gallos, en el Estadio Alfonso Lastras, en San Luis, fue suspendido luego de que las barras de los dos clubes se enfrentaran en la tribuna.

En vez de poner una sanción ejemplar, la Comisión Disciplinaria suspendió dos juegos al estadio Alfonso Lastras y le impuso una multa de 25 mil dólares al Atlético. Al club Gallos se le impedirá que permita el acceso de su porra a sus juegos de local o les facilite entradas para los juegos de visitante.

La violencia tampoco es exclusiva del San Luis. Prácticamente todos los clubes han estado involucrados.

No existe en la Liga MX un protocolo unificado respecto a los aficionados violentos. Algunos clubes han vetado a aficionados de por vida, pero los esfuerzos son aislados.

Competencia

El principal objetivo de la Liga MX era crear “una liga profesional con un nivel de excelencia en su fútbol”.

Pero el futbol mexicano se ha transformado en una competencia donde solo los equipos poderosos económicamente son campeones… como las cuatro principales ligas.

Parece que atrás quedó esa época donde cualquier club —con planteles modestos—podía ganar el título.

LEER: México, un fútbol donde solo los ricos son campeones

Cada vez hay más disparidad entre los equipos que tienen dinero (por tener de respaldo grandes empresas) y los clubes que no poseen esa cantidad de recursos económicos.

De los últimos 10 torneos cortos disputados (Apertura 2014-Clausura 2019) en la Liga MX, solo cinco clubes han sido campeones: Tigres (cuatro veces), América (dos), Santos (dos), Tuzos (uno) y Chivas (uno).

América --respaldado por Televisa-- ha sido campeón dos veces en los últimos cinco años. / Foto: Getty Images
América --respaldado por Televisa-- ha sido campeón dos veces en los últimos cinco años. / Foto: Getty Images

Durante mucho tiempo la Liga MX ha visto al futbol europeo con admiración y ha intentado imitar su modelo… y parece que lo empieza a lograr pero en lo más negativo. Desde el inicio del siglo, en la Liga Española solo cuatro clubes diferentes han sido campeones. En la Liga Italiana son cinco equipos. Y en la Liga Inglesa también son cinco clubes.

Y sin descenso

Quizás la medida más antideportiva de la nueva Liga MX fue que en 2018 se canceló el descenso de la Liga MX al Ascenso MX.

Esto permitió que el Veracruz, que fue el equipo que terminó en último lugar de la tabla de cociente en el Clausura 2019, permaneciera en la máxima categoría del futbol mexicano tras pagar unos seis millones de dólares.

La justificación de Enrique Bonilla para tomar esta medida fue que se deseaba llegar a 20 clubes porque el “objetivo es tener equipos serios administrativamente, jurídicamente”.

Pero el Veracruz, que sigue en la Liga MX por dinero, tiene más de 30 partidos seguidos sin ganar en el futbol mexicano y meses sin pagar el sueldo de sus jugadores.

Le falta roce internacional

Un factor que ha afectado a la Liga MX es la falta de roce internacional, sobre todo con clubes de Sudamérica.

México domina la Liga de Campeones de la Concacaf, que es el torneo que le toca competir al ser su confederación.

La última vez que un club no mexicano fue campeón en el torneo de la Concacaf fue en 2005. Desde entonces, cada año los equipos azteca se llevan el título.

Pero desde 2016 no compite en la Copa Libertadores y Copa Sudamericana por diferencias entre directivos de la liga MX-Concacaf con la Conmebol.

LEER: México podría eliminarse en Conmebol, pero eso no significa dejar la mediocridad

Gerardo “Tata” Martino, entrenador de la Selección de México, alertó que los clubes mexicanos deben competir en Conmebol.

“Lo más importante sería competir contra los mejores, jugar la Copa América y que los clubes estén en al Copa Libertadores”, dijo.

Los directivos de la Liga MX tienen planes para regresar a la Conmebol pero las negociaciones no han avanzado.

Televisión

Uno de los aspectos que sí ha cambiado en la Liga MX en estos siete años es la transmisión de partidos. Se terminó con el duopolio de Televisa y TV Azteca que transmitían, entre los dos, los nueve partidos de la jornada.

El club que rompió con el duopolio fue el León en 2012, al terminar su relación con TV Azteca y firmar con Fox Sports.

Ahora, hay cinco televisoras que tienen los derechos de los 19 clubes.

  • Televisa transmite a: América, Tigres, Toluca, Juárez, Chivas, Cruz Azul, Pumas y Necaxa.

  • TV Azteca a Monarcas, Atlas, Veracruz y Puebla.

  • Por Fox Sports se pueden ver los juegos de local de Xolos, León, Santos, Tuzos y Rayados.

  • Imagen TV transmite a los Gallos.

  • ESPN al Atlético San Luis.

Pero no es suficiente.

Aunque se han diversificado, existen pláticas informales en la Liga MX de vender los derechos de transmisión en su conjunto tanto en México como en Estados Unidos, como lo hacen otras ligas y otros deportes.

Por ejemplo, los derechos de transmisión para el ciclo 2019-2022 de la Premier League inglesa se vendieron en más de 11,000 millones de dólares.

En este liga, el dinero ingresado de la venta de los derechos es repartido entre los 20 clubes, con una diferencia de ratio de 1,57 entre el equipo que más recibe y el que menos recibe, lo cual intenta que la competencia sea más pareja.

En la Liga, se vendieron los derechos de las temporadas 2019 hasta 2022, con un promedio anual de 1,200 millones de dólares. Ahí la repartición del dinero es un poco más dispareja: Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid recibieron en la campaña 2017-2018 el 31% del dinero repartido entre los 20 clubes de la competición.

En México, el Grupo Pachuca ha manifestado públicamente que la Liga MX se venda en su conjunto los derechos de TV, pero el tema no ha prosperado en los demás clubes y los intereses de las televisoras Televisa y TV Azteca, que también son dueños de equipos.

“Por qué no pensar que en un futuro podamos tener contratos mucho más amplios no solo para los equipos poderosos, sino también para los que estén abajo, que a lo mejor pueden invertir en sus fuerzas básicas, hacer mejores equipos, no es lo mismo vender uno, dos o tres patrocinios o derechos televisivos que estar todos en un mismo conjunto y jalar para el mismo lado, yo creo que sería algo que se tiene que hacer tarde que temprano”, declaró Jesús Martínez Munguía, presidente del León.

Transparencia y corrupción

Un factor clave para un mejor futbol es la transparencia y aquí la Liga MX avanza a pasos lentos.

En el futbol mexicano no son públicos los costos de los fichajes, los sueldos de los jugadores, los contratos de patrocinio o televisión. Tampoco es público si un equipo recibió una condonación de impuestos de parte del gobierno.

Y no es público porque los clubes —ni la Liga MX- están obligados a informar.

De hecho, una práctica común que es aceptada por los directivos son los dobles contratos: uno el que se reporta ante la Liga MX y las autoridades hacendarías para el pago de impuestos, y uno mucho mayor con el sueldo real, que supera a veces en un 90% el primer contrato.

Multipropiedad

Una de las promesas de la nueva Liga MX fue desaparecer la multipropiedad.

Aunque en México nunca se ha comprobado un caso de amaño entre clubes que pertenecen a un mismo dueño, lo ideal sería que todos los clubes tuvieran un propietario diferente.

No se ha erradicado, al contrario, han aumentado los equipos “hermanos” e inclusive hay hasta “primos”.

El Grupo Pachuca es dueño de los Tuzos y el León, en la Liga MX, y de los Mineros, en el Ascenso MX.

La televisora TV Azteca es dueña de los Monarcas de Morelia y del Atlas, que vendió el club a Grupo Orlegi a cambio de acciones de la empresa. Orlegi era dueño del Santos y Tampico Madero, del Ascenso MX, y ahora también es propietario del Atlas, que comparte sociedad con TV Azteca. Así de confuso.

Uno de los argumentos de los directivos de la Liga MX para no acabar con la multipropiedad es que no hay empresas en México que estén dispuestas a invertir en el futbol mexicano —y tengan el presupuesto económico para hacerlo.

"La realidad es que no tenemos inversionista que se acerquen a querer comprar equipos en el fútbol mexicano y nosotros debemos trabajar para probar que es un futbol moderno, que los viejos usos y costumbres los estamos matando", afirmó Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, en 2018.

Lejos de desaparecer, la multipropiedad crecerá aún más. Según el columnista del diario Récord, David Medrano, Grupo Caliente, que es dueño de los Xolos, en la Liga MX y Dorados, en el Ascenso MX, está cerca de adquirir a los Gallos del Querétaro, que le pertenece a Grupo Imagen.

Sin combate a la corrupción

Gustavo Matosas fue despedido como entrenador del San Luis porque Televisa publicó un audio donde presuntamente hace siete años —cuando era director técnico del León— acordó con un promotor el fichaje de Matías Britos a cambio de un porcentaje de la operación.

Es sabido que en la Liga MX ocurren casos de corrupción en fichajes o dobles contratos, pero es la primera vez que se filtra un audio donde un DT negocia una comisión por una transferencia.

Tan solo hace unos días, José Luis Sánchez Solá “Chelis” reveló que a él cuando dirigió al Puebla en 2019, se le acercaron periodistas y promotores para ofrecerle jugadores a cambio de dinero.

"Este último semestre en Puebla se me acercaron 'N' cantidad de periodistas y promotores para ofrecerme jugadores y dinero", dijo el “Chelis” en un programa de TUDN.

En las principales ligas del mundo ya se ha tratado la corrupción y el amaño de partidos. Incluso, en la Serie A fueron descendidos la Juventus, Florentina y la Lazio en 2006.

En España las autoridades investigan el amaño de partidos en la Primera, Segunda y Tercera división.

La Liga MX no se ha pronunciado públicamente sobre el caso de Matosas ni ha iniciado una investigación sobre el posible acto de corrupción.

Con futuro… si mejora

La Liga MX ha avanzado con el tiempo pero a pasos lentos y todavía está lejos de convertirse en un futbol elite.

El crecimiento no depende solo clubes, jugadores, dueños o aficionados. México como país también debe de crecer como país y quizás generar más competitividad en todos los sectores, incluido el entretenimiento deportivo.

Hoy el futbol es el rey en los deportes en México. Lo ha sido siempre. Quizás más competencia le ayude a despertar del letargo y a mejorar su producto a una velocidad mayor. ¿Lo hará?

Qué leer a continuación