La justicia europea da la razón a Junqueras y reconoce su inmunidad. ¿Cómo afecta a la investidura?

Oriol Junqueras habla con Gabriel Rufián en el Congreso de los Diputados, en 2017. (Photo by J.J. Guillén - Pool / Getty Images)
Oriol Junqueras habla con Gabriel Rufián en el Congreso de los Diputados, en 2017. (Photo by J.J. Guillén - Pool / Getty Images)

 


"Una persona que resulta elegida al Parlamento Europeo adquiere la condición de miembro de dicha institución por el hecho y desde el momento de la proclamación de los resultados electorales, de modo que goza de las inmunidades reconocidas por el artículo 9 del Protocolo". Esta sentencia dictaminada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) viene a decir que:

 1) Oriol Junqueras tenía inmunidad.

2) La tenía por el simple hecho de ser elegido eurodiputado.

3) Debería de haber sido excarcelado cuando estaba en prisión preventiva cuando obtuvo su escaño.

Lo que queda por saber ahora es si cómo va a afectar este dictamen al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y al exconseller Toni Comín, que son diputados electos y no están condenados, y que tienen presentados dos recursos ante el mismo TJUE reclamando su inmunidad. Es decir, que tras la victoria de Junqueras podrían venir estos otros dos.

Trasladando esto al terreno nacional, conviene analizar algunas cuestiones.

Para empezar que el Tribunal Supremo se ha llevado un importante varapalo, ya que la sentencia determina que erró al no excarcelar al ex vicepresidente de la Generalitat para participar en la sesión constitutiva.

Este cambio de registro no implica que la excarcelación de Junqueras sea inmediata -sus abogados así lo van a reclamar-, pero sí que coloca al líder de ERC en una posición de mayor predicamento dentro de las negociaciones de investidura abiertas en este momento entre PSOE y ERC. O, visto de otra manera, ERC ya tendría una exigencia menos que imponer, el de los indultos, en la negociación. Algo que facilitaría el posible acuerdo de investidura de Pedro Sánchez salvo que lo que decidan sea imponer nuevas exigencias para sustituir la de la excarcelación de Junqueras.

Para saber si se concretará antes de que finalice el año hay que esperar al sábado, día en el que ERC celebra un Congreso interno en el que la gran cuestión es la de seguir o no con la llamada "vía unilateral" o, por el contrario, se busca la construcción de un nuevo proyecto mediante pequeños acuerdos con Madrid. Junqueras tendrá mucho que decir al respecto. De momento las negociaciones avanzan, la interlocución entre Moncloa y Pere Aragonès es fluida, y el intercambio de documentos es constante en el Puente aéreo.

¿ERC sacando réditos en Madrid y presentándose a las próximas elecciones autonómicas con Ernest Junqueras rehabilitado para la vida política y como cabeza de lista ahora que la formación republicana supera en votos al PDeCAT de Quim Torra y Carles Puigdemont? Ese es el escenario ideal de ERC y al que se acercaban tras la sentencia hasta que, dos horas después de la noticia llegada desde Luxemburgo, se conoció la condena de un año y medio de inhabilitación del president Quim Torra por desobediencia al no retirar una pancarta del balcón de Palau durante la campaña electoral. ¿Torra inhabilitado y Puigdemont aprovechándose de la estela judicial de Junqueras? Con eso no contaban en ERC y amenazan con paralizar la negociación hasta que el Gobierno se pronuncie sobre el fallo del TJUE. Pero, ojo, hablan de paralizar, no de romper.

En el PSOE están preocupados. No esperaban esta sentencia. Pero se mantiene la instrucción de que sus empleados en el Congreso de los Diputados no se cojan vacaciones entre el 26 y el 31 de diciembre. Aún confían en poder llegar al acuerdo que desbloquee el país.

Más historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación