La interminable suerte de Zidane

El técnico de Real Madrid, Zinedine Zidane. / Foto: AP

Por Omar Padilla,

La exhibición del Real Madrid frente al Barcelona no hace sino confirmar que el director técnico francés goza de una “suerte”, de una “estrella”, de una “flor” inagotable. Su equipo juega con una solvencia inexplicable, y este nuevo título de Supercopa no es sino la confirmación de una serie de eventos que sólo se pueden atribuir a su afortunado destino.

Esta versión del Real Madrid de Zidane es un máquina perfectamente aceitada y engranada, en la que las ausencias de Cristiano Ronaldo, Isco, Casemiro y Gareth Bale no son argumento suficiente para disminuir su funcionamiento.  El galo ha logrado de alguna forma “misteriosa”, sus detractores insistirían que es una cuestión del azar, que Kovacic, Lucas Vásquez, Asensio, Nacho, entren al campo de juego y sustituyan a los titulares sin mayores problemas. Ya lo hicieron la temporada anterior y con mucha solvencia, cuando alternaban titularidades para darle minutos de descanso a los inicialistas, pero ahora en esta nueva temporada lo siguen haciendo de una forma casi que “milagrosa”.

No se explica como un director técnico, según algunos sectores de la prensa y los miles de entrenadores de redes sociales, con tan poco vestuario y manejo de grupo, que es muy limitado en cuanto a su conocimiento táctico y que además ,no es capaz de identificar el talento de los jugadores a los que deja en el banquillo, ha logrado regresar al club madrileño a la cúspide del fútbol mundial.

Real Madrid celebra un nuevo trofeo en la era Zidane. / Foto: Goal

Es que de verdad no se explica como el vestuario de los “merengues” es una “piña’” ¿cómo existe tan buen “rollo” en la plantilla?, no será por la gestión del DT, de eso estamos seguros. Tampoco se entiende en que se basó el “pelado” para sentar a James en la mayoría de los partidos de la temporada anterior, o ¿cómo Morata no fue titular a pesar de sus goles?, o ¿cómo Navas y Benzema continúan recibiendo su confianza después de sus fallos?, no se entiende. Y todo esto para confiar es un tal Isco que no genera fútbol, mucho menos ideas; O para poner a un “Picapiedra” como Casemiro en el centro del campo que no hace sino pegar patadas sin aportar orden ni equilibrio; Es que, sólo a Zidane se le ocurre preferir a Lucas Vázquez y a Asensio, antes que los jugadores que se quedan en el banco, que son ‘cracks’ y que costaron 60, 80 millones de dólares, ¡un total sinsentido!

Ahora, ¿que pensará Cristiano Ronaldo de todo esto? Porque este neófito director técnico, sin conocimiento alguno sobre el fútbol, se atrevió a sentarlo durante algunos partidos de la temporada anterior, poniendo en riesgo todas las estadísticas individuales del portugués, disminuyendo su tiempo de juego en la temporada y privando a los millones de aficionados alrededor del mundo de ver sus bronceados abdominales partido tras partido. Peor aún, atreverse a sacarlo de la banda izquierda, recortar sus largos recorridos y acercarlo más al área rival, al gol, ¿con que objetivo?, ¿es que estamos todos locos?

No sé cuánto tiempo más persistirá esta suerte de Zidane, en que tantas ocasiones lo salvará Sergio Ramos con sus goles en los minutos de reposición, o cuando sus individualidades lo rescatarán de sus desaciertos tácticos, esto no le durará toda la vida. Por lo pronto yo seguiré viendo a este Real Madrid que gana como equipo grande que es, que toca el balón cuando tiene que tocar, que tira lujos y paredes con la misma facilidad que concreta un contragolpe en tres toques, a toda velocidad y con una precisión de cirujano.

El entrenador del Real Madrid Zinedine Zidane (2i), junto a Raphael Varane (c), Nacho (2d) y Gareth Bale (d), celebra con Sergio Ramos (i) la Supercopa de España tras vencer por 2-0 al FC Barcelona en el partido de vuelta disputado hoy en el estado Santiago Bernabéu, en Madrid. / Foto: EFE

Me parece que ya viene siendo hora de terminar con el cuento de la “suerte” y empezar a darle crédito al trabajo hecho por ‘Zizou’ con este gran grupo de jugadores. A reconocerle que se atrevió a poner a los jugadores que le hacían falta al Real para llegar a este punto y no a ceder ante los pedidos de la afición y la prensa. Casos puntuales; Casemiro, el equilibrio y la marca que necesitaba el equipo; Isco, para generar volumen de fútbol e ideas; Asensio, para el desequilibrio en ataque; Lucas Vásquez, para un punzante ida y vuelta; y Nacho, para cumplir con solvencia en defensa cuando fue requerido.

Hay tareas pendientes por resolver, estamos de acuerdo. Gareth Bale sigue siendo una incógnita, cada vez se hace menos necesario y sus constantes recaídas físicas generan muchas dudas. Las salidas de Pepe, Danilo, James y Morata pueden cobrar mucha importancia cuando se necesite fondo en el banco de suplentes porque eran alternativas de lujo. Pero podemos coincidir que el Real Madrid es el mejor equipo de Europa en el momento, ya son dos las Champions ganadas en este proceso, además haciendo historia porque fueron consecutivas. Han sumado un nuevo título de liga, que venía siendo esquivo desde la temporada 2011-12, y los refuerzos escogidos para reforzar la plantilla son jóvenes promesas, una apuesta que de funcionar, hacen el panorama aún mucho más prometedor para los ‘merengues’.

También te puede interesar:

Los finalistas al mejor del año de la UEFA

El fútbol del Real Madrid acalla el ruido

Los memes de la vuelta de la Supercopa se ceban con el Barcelona