La inoperancia de CR7

Tal y como le ocurrió en 2015, el 2017 de CR7 empieza con la pólvora mojada. Su nivel físico está dejando mucho que desear ante los rivales de altura y por más que se le intente meter en el área, el portugués no está marcando el mismo número de goles al que nos tenía acostumbrados.

La situación se torna desesperante por momentos. Ronaldo no entra en contacto con el balón como delantero centro, por lo que intenta bajar para combinar de manera ineficiente en el medio. En el partido ante el Celta de Vigo por la Copa del Rey en el Bernabéu, el portugués perdió los primeros cuatro balones que tocó. Además, al alejarse del área deja al equipo sin referencia arriba, no permite que el juego fluya como debe en el medio, y al final no le da el físico para recuperar en velocidad como solía y finiquitar él mismo los contraataques.

Ante el Sevilla, en el partido de Liga, con 0-1 en el marcador, hubo una jugada que delata el estado actual de Ronaldo. Una combinación rápida con el Sevilla volcado al ataque permitió a Cristiano tocar el balón levemente para salvar la marca de Rami, con lo que el portugués se quedaba sólo ante Rico… con 50 metros por recorrer. Hace tres años, nadie se hubiera interpuesto entre Ronaldo y el gol. En esta ocasión, N’Zonzi dio caza al madridista en tres zancadas a pesar de arrancar con al menos cinco metros de diferencia detrás de Cristiano.

El problema no es menor y deja a Zinedine Zidane ante una terrible encrucijada. Cuanto menos entra en contacto con el balón, mayor grado de desesperación sufre Ronaldo, lo que a la vez le hace no acertar de cara a portería en ocasiones que antes solía fallar una vez cada lustro (tanto ante el Sevilla como ante el Celta de Vigo el portugués contó con situaciónes clarísimas que se fueron al limbo). A la vez, dado su status en la plantilla, es difícil –por no decir imposible– sustituirle cuando las cosas no le van de cara, por lo que las manos de su técnico acaban estando más que atadas.

Zidane aseguró tras el partido de Copa del Rey que el equipo está mal y él tiene que hacer algo. A buen seguro la conversación cara a cara con Ronaldo debe ocurrir en los próximos días. El portugués debe mutar completamente a la posición de delantero centro si pretende seguir siendo efectivo al más alto nivel, pero por eso mismo debe aceptar de buen grado ser relevado cuando el equipo lo necesite. Ante el Sevilla, en la primera derrota del equipo blanco tras 40 partidos sin hincar la rodilla, la entrada de Morata o incluso Asensio por Ronaldo podría haber dado un aire que el equipo pedía a gritos, sin embargo, Zidane optó por sólo realizar un cambio y Ronaldo asistió impasible a la remontada del Sevilla en los últimos cinco minutos.

Si Ronaldo es capaz de entender que debe entrar menos en juego para estar preparado dentro del área y ser más certero cuando el equipo lo necesite, el Real Madrid se puede encontrar con un goleador de época en los próximos cuatro años, pero este híbrido que estamos presenciando en el arranque de 2017 no deja contento a nadie.

También te puede interesar:

A Luis Enrique se le apaga la luz

Samuel Umtiti recoge el testigo de Rafa Márquez

El Real Madrid puede vivir de la pólvora de su ataque