La historia detrás del beso entre dos jugadoras que ha emocionado al Mundial femenino

Magdalena Eriksson y Pernille Harder besándose durante el Mundial de Francia (Foto: La Nación)
Magdalena Eriksson y Pernille Harder besándose durante el Mundial de Francia (Foto: La Nación)

Magdalena Eriksson está disputando el Mundial femenino con la selección sueca, que se medirá a Alemania en los cuartos de final, y Pernille Harder es una jugadora danesa que se quedó fuera del campeonato porque precisamente Suecia eliminó a su combinado nacional en la fase de clasificación. No tendría mayor importancia si no fuera porque ambas son pareja y han protagonizado uno de los momentos más emotivos del torneo.

Magdalena Eriksson y el resto de jugadoras de Suecia celebran con sus aficionados el pase a los cuartos de final del Mundial. (Foto: Laurence Griffiths / Getty Images).
Magdalena Eriksson y el resto de jugadoras de Suecia celebran con sus aficionados el pase a los cuartos de final del Mundial. (Foto: Laurence Griffiths / Getty Images).

Cuando el pasado lunes Suecia derrotó por 1-0 a Canadá en los octavos de final, las jugadoras del combinado escandinavo se acercaron a las gradas para saludar a sus seres queridos. Así lo hizo también Magdalena Eriksson, que se fundió en un apasionado beso con Pernille Harder. El instante fue captado por las cámaras y la imagen rápidamente se hizo viral en las redes sociales.

Dinamarca y Suecia se midieron el pasado mes de septiembre en Viborg en la última jornada de la fase de clasificación con el liderato de su grupo en juego. Las visitantes ganaron 0 a 1 certificando así su billete para el Mundial de Francia y el partido también nos dejó unas emotivas imágenes de Eriksson consolando a Harder tras el encuentro.

Pese a la decepción por la no clasificación de su selección, Pernille Harder, considerada como una de las mejores jugadoras del mundo y una de las principales ausencias del Mundial, no ha dudado en viajar a Francia para apoyar desde la grada a su novia enfundada con la elástica de Suecia, que luce con orgullo en cada partido.

Curiosamente, las dos jugadoras no solo han sido rivales con sus selecciones, sino que también se han enfrentado con sus respectivos equipos (Eriksson milita en el Chelsea inglés y Harder en el Wolfsburgo alemán). Por ejemplo, lo hicieron en las semifinales de la Champions de la temporada pasada y, en aquella ocasión, fue Pernilla Harden quien se clasificó anotando además uno de los goles de la eliminatoria.

Pernille Harder celebra el gol que marcó con el Wolfsburgo en la vuelta de las semifinales de la Champions 2017-18 ante el Chelsea, donde juega Magdalena Eriksson. (Foto: Oliver Hardt / Getty Images).
Pernille Harder celebra el gol que marcó con el Wolfsburgo en la vuelta de las semifinales de la Champions 2017-18 ante el Chelsea, donde juega Magdalena Eriksson. (Foto: Oliver Hardt / Getty Images).

Más allá de su rivalidad deportiva, su caso y su beso en el Mundial ha servido para romper muchos tabúes y dar visibilidad a la homosexualidad en el deporte. Se trata de una cuestión que sigue levantando ampollas en el fútbol masculino, aunque en el femenino son muchas las jugadoras que, como Eriksson y Harder, han conseguido normalizarla.

También te puede interesar:

Ada Hegerberg, ganadora del Balón de Oro, renuncia al Mundial en protesta por la desigualdad

La hija de Bob Marley obró el milagro: salvó a las futbolistas de Jamaica y estarán en el Mundial

Las cifras del Mundial femenino: la FIFA reparte 13 veces menos en premios que a los hombres

Qué leer a continuación