La gran masa de agua caliente frente a la costa de Nueva Zelanda que desconcierta a los científicos

Un gran área del mar frente a la costa de Nueva Zelanda es seis grados Celsius más caliente de lo normal. (Foto Getty Creative)
Un gran área del mar frente a la costa de Nueva Zelanda es seis grados Celsius más caliente de lo normal. (Foto Getty Creative)

No hay dudas de que las condiciones meteorológicas del planeta tienen a nuestro mundo patas arriba. Incendios forestales, inundaciones, altas temperaturas en plena temporada invernal y los mares más calientes que nunca...como ocurre ahora en los mares al este de Nueva Zelanda.

Un gran área del mar frente a la costa de Nueva Zelanda tiene una temperatura seis grados Celsius más caliente de lo normal y hasta ahora los expertos no han podido encontrar la verdadera causa de este fenómeno, no reportado en esa magnitud con anterioridad.

La explicación más plausible la ha dado un destacado científico de la Universidad Victoria en Wellington, James Renwick, quien es jefe de geografía, medio ambiente y ciencias de la tierra en ese centro académico, según un reporte The Guardian.

A su entender, esa gran masa o parche en el océano más caliente de lo normal (el combustible ideal para los temidos tifones del Pacífico) se deba a la falta de viento en la región.

"Es el mayor parche en el planeta de calentamiento por encima del promedio en este momento. Normalmente las temperaturas son de aproximadamente 15°C, en este momento son de unos 20°C”, aseguró.

Renwick considera que un sistema meteorológico “anticiclón” sea la causa más probable de ese calentamiento por encima del promedio histórico del mar que rodea al archipiélago neozelandés.

Ese gran parche caliente en el océano Pacífico abarca un área equivalente a un millón de kilómetros cuadrados, cuatro veces más grande que Nueva Zelanda o casi 1.5 veces más grande que Texas.

Renwick asegura que la magnitud del aumento de la temperatura cerca del archipiélago escasamente poblado de las Islas Chatham fue notable y que se había estado incrementando durante semanas.

También cree que este fenómeno podría estar relacionado con el aumento de las emisiones atmosféricas de gases de efecto invernadero, como resultado del cambio climático, pero esperaba que se debiera abrumadoramente a la variabilidad natural: un fuerte sistema de alta presión y la falta de viento.

Esa oleada de calor oceánico en un período corto podría ser difícil para la vida marina local si penetrara mucho más allá de la superficie. (Foto Getty Creative)
Esa oleada de calor oceánico en un período corto podría ser difícil para la vida marina local si penetrara mucho más allá de la superficie. (Foto Getty Creative)

"No es raro ver parches de agua más cálida frente a Nueva Zelanda, pero esta magnitud de cuatro, cinco, hasta seis grados es bastante inusual", dijo Renwick.

"Probablemente es una capa muy delgada de océano que se ha calentado y no ha habido viento para enfriarla durante varias semanas".

Los anticiclones se forman cuando una masa de aire se enfría, se contrae y se vuelve más densa, aumentando el peso de la atmósfera y la presión del aire en la superficie.

Renwick explicó además que esa oleada de calor oceánico en un período corto podría ser difícil para la vida marina local si penetrara mucho más allá de la superficie. Las temperaturas de los océanos son menos propensas a cambios bruscos que las de la tierra debido a la cantidad de energía necesaria para calentar un área de agua.

Igual explicó que los científicos estudiarán ese aumento inusual de la temperatura del mar en esa área en las próximas semanas para obtener más información sobre su causa y el impacto local.

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), la última década ha sido sin duda la más calurosa registrada en tierra y océanos. Los mares también se han vuelto más ácidos, ya que han absorbido dióxido de carbono de la atmósfera.

Las temperaturas entre los años 2010 a 2019 estuvieron aproximadamente 1.1 grados Celsius por encima del promedio en comparación con el período preindustrial.

Los resultados preliminares del informe anual sobre el estado del clima global de la OMM, publicado a principios de este mes, mostraron que este año probablemente sea el segundo o el tercero más cálido desde que comenzaron a llevarse estos registros .

Qué leer a continuación