La nueva doctora favorita de Trump cree en ADN alienígena, sexo con demonios e hidroxicloroquina contra el COVID-19

Jesús Del Toro
·5  min de lectura

A Donald Trump claramente le importa solo aquello que se acople a sus intereses y su narrativa, así se trate de equívocos, teorías conspirativas, confrontaciones o estigmatizaciones.

Y un caso evidente de ello es el retuit que el presidente estadounidense hizo de un video en el que aparece una doctora notoria por propagar falsedades e ideas delirantes y anticientíficas.

De acuerdo a The Daily Beast, se trata de Stella Immanuel, una doctora residente en Houston que afirma que el fármaco hidroxicloroquina es una cura contra el COVID-19 y que las mascarillas no son necesarias para contener la difusión del coronavirus.

El fármaco contra la malaria hidroxicloroquina ha sido usado para tratar el covid-19, pero no habría probado su efectividad y tendría efectos secundarios. Con todo, Donald Trump lo promueve intenssamente. (AP Photo/John Locher)
El fármaco contra la malaria hidroxicloroquina ha sido usado para tratar el covid-19, pero no habría probado su efectividad y tendría efectos secundarios. Con todo, Donald Trump lo promueve intenssamente. (AP Photo/John Locher)

En realidad, la propia Administración Federal de Alimentos y Medicamentos, la instancia estadounidense reguladora en la materia, ha ya retirado su autorización para el uso de emergencia de hidroxicloroquina en pacientes hospitalizados por considerar que no es efectiva contra el covid-19. Y numerosos estudios han alertado sobre peligrosos efectos cardiacos secundarios que puede provocar ese medicamento.

El uso de mascarillas, por otro lado, ha sido ampliamente recomendado por científicos en todo el mundo como una vía para mitigar el contagio y la propagación del coronavirus.

Trump, con todo, se ha obstinado en su promoción de la hidroxicloroquina y se ha negado reiteradamente, salvo insuficientes excepciones, a promover la necesidad de que todos usen mascarillas en todo momento en que se encuentren en espacios públicos, sobre todo en los cerrados.

Así, el retuit del video en el que Immanuel promueve ideas rechazadas ampliamente por la comunidad científica es inquietante, y más lo es porque esa doctora ha planteado en el pasado ideas absurdas y estrafalarias, ajenas por completo a la ciencia y que exacerban los prejuicios y la desinformación.

Por ejemplo, ella ha afirmado que ADN de seres extraterrestres es usado actualmente en tratamientos médicos o que padecimientos ginecológicos como la endometriosis o quistes son causados porque la gente tiene en sueños relaciones sexuales con demonios.

Y también ha dicho que el gobierno de Estados Unidos es manejado en parte por seres reptilianos y que se está preparando una vacuna para prevenir que las personas sean religiosas.

En el mismo lugar en el que tiene su consultorio médico, Immanuel también opera una iglesia y en el video al que Trump le hizo retuit ella afirma haber tratado exitosamente a cientos de pacientes con hidroxicloroquina. El video fue tomado frente al edificio de la Corte Suprema en Washington DC y en él aparecen también algunos médicos que disputan el consenso científico sobre el COVID-19 y acudieron al lugar a convocatoria de un grupo de derecha radical.

Pero de acuerdo a MedPage Today ninguno de los médicos que participaron en ese momento practican la medicina en hospitales o clínicas en la primera línea de atención del COVID-19 y algunos de ellos no ejercen del todo.

Por añadidura, de acuerdo al periódico Houston Chronicle, Immanuel fue demandada a principios de año luego de que una paciente a su cuidado falleció.

Y cuando el contenido de Immanuel fue suspendido en redes sociales por considerar que difundía desinformación, dijo que si su página no era restaurada “Facebook será derribado en nombre de Jesús”.

Con todo, Trump ha dado credibilidad al video de Immanuel y optó por darle retuit. No es claro si el presidente lo hizo meramente por la alusión favorable a la hidroxicloroquina o si le da además validez a las afirmaciones estrambóticas de Immanuel.

Pero cuando se le preguntó en específico al respecto, indica CNN, Trump dijo exponiendo el equívoco con sus propias palabras que “yo pensé que su voz [la de Immanuel] era una voz importante, pero no sé nada sobre ella”.

Así, es claro que el presidente hace retuits y repite planteamientos sin saber nada de quien los emite, y al parecer no le importa hacerlo: mientras un fragmento de ello le venga a mano, como la defensa de la hidroxicloroquina, no tiene empacho en dar en un arrebato enorme difusión a una persona que promueve ideas delirantes y peligrosas por promover falsedades y rechazar el consenso científico.

Una práctica impropia para un presidente estadounidense y en general contraria al buen juicio y el sentido común.

Immanuel, por su parte, ha pedido en redes sociales que quienes han tomado hidroxicloroquina cuenten su historia, en un afán de mostrar su efectividad contra el covid-19.

Cuando en Estados Unidos se han registrado ya más de 150,000 fallecimientos por COVID-19, la frivolidad e irresponsabilidad de planteamientos como los de ese video y ese retuit son ominosamente patentes.

El mundo entero ciertamente aspira con intensidad a que se encuentre una cura efectiva contra el covid-19, pero aunque algunos fármacos han resultado eficaces en mejorar las expectativas de pacientes hospitalizados por infecciones del nuevo coronavirus, la ciencia está aún lejos de lograr una cura o una vacuna. Es de esperar que ello se logre lo más rápido posible pero ciertamente eso no se hará con nociones anticientíficas ni con posiciones que, en sentido figurado y no tanto, viven en otro planeta o en una pesadilla.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR:

Desinformación sobre COVID-19 resulta altamente contagiosa

Madonna comparte información falsa sobre la hidroxicloroquina

Anthony Fauci: “El enemigo aquí es el virus, no hay tiempo para peleas políticas”

(VIDEO) Cómo identificar los 6 'tipos' de covid-19 que producen diferentes síntomas