La astuta táctica de Gabriela Spanic para volver a donde siempre quiso estar (las telenovelas) 7 años después

Miguel Cane
·6  min de lectura
Gabriela Spanic en 2020. (Photo by Medios y Media/Getty Images)
Gabriela Spanic en 2020. (Photo by Medios y Media/Getty Images)

Llevaba 7 años alejada de las telenovelas — su última participación fue en 2014, con una aparición especial en 'Siempre tuya, Acapulco', una de las últimas producciones originales de Azteca Novelas -, pero Gabriela Spanic vuelve a la empresa que la hizo mundialmente famosa (Televisa), con un papel estupendo en 'Si nos dejan' (la muy anticipada nueva versión de 'Mirada de mujer') y sobre todo con una página en blanco, sin un escándalo.

¿Cómo lo hizo? Pues literalmente bailando.

No, en serio.

Cuando Gabriela -que llegó a México en la primavera de 1998, con 24 años y recién casada con Miguel De León, para protagonizar 'La usurpadora' con Fernando Colunga y Libertad Lamarque - aceptó participar como la primera concursante de origen hispánico en la versión húngara de 'Dancing with the Stars' fue un hito en el programa. Pero viéndolo bien, a Gabriela Helena Spanic Utrera la danza le viene de toda la vida (desde niña practicaba ballet como disciplina de ejercicio y expresión artística) y no hay que olvidar que ella tiene raíces centroeuropeas: su padre, Casimiro Španić, emigró a Venezuela junto con su familia de Croacia (en los Balcanes) en 1947, después de la Segunda Guerra Mundial, siendo un niño.

Tampoco olvidemos que Gaby ya había dado muestras de su habilidad para la danza, al participar en 2015 en 'Baila si puedes', la versión particular del reality show de baile realizada por Azteca, del que fue eliminada en medio de una gran controversia: ella acusó a la producción de tener favoritismos y de sabotearla deliberadamente. Esto terminó en la pérdida de su contrato exclusivo con la televisora y que de pronto se encontrase, por primera vez en décadas, teniendo que trabajar como freelance y fuera de la TV, ya que su carta de liberación tardó dos años en ser otorgada.

Gabriela encontró refugio en el teatro, sorprendiendo con su aplomo al compartir escena con Ignacio López Tarso, el actor veterano más reconocido de México en 'Un Picasso', y se dedicó a pasar más tiempo con su hijo Gabriel de Jesús (hoy ya un adolescente) aunque no estuvo libre de polémicas y dimes y diretes con su gemela Daniela Spanic - con quien hasta 2019 tuvo una relación complicada por varios años - y una demanda contra Gustavo Adolfo Infante, a quien acusó por presunto daño moral y de intentar destruir su carrera luego de que él dijo que era una persona conflictiva y que su trayectoria no se compara con la de famosas como Lucero (de quien Gabriela efectivamente se expresó de manera despectiva en privado, haciéndose esto del conocimiento público vía filtraciones hechas después de colaborar en 'Soy tu dueña').

Gabriela Spanic en el Auditorio Nacional en 2019. (Photo by Medios y Media/Getty Images)
Gabriela Spanic en el Auditorio Nacional en 2019. (Photo by Medios y Media/Getty Images)

En septiembre de 2019, Gaby e Infante (que en casi cuarenta años de dedicarse a esto, obviamente no es ajeno a esta clase de reyertas) acudieron a los tribunales. Al salir de la audiencia, el periodista relató que su equipo legal presentó casi 200 páginas en las que se recopilaron las peleas que la venezolana ha tenido con otros compañeros del espectáculo como Mauricio Islas, Carmen Salinas (que también, siendo honestos, es amiga de la controversia y como Niurka, opina absolutamente de todo, sin importar que sea algo que le compete o no), entre otros.

Como cereza en el pastel, el conductor de 'De primera mano' afirmó que en plena sesión el abogado de la actriz lo amenazó con golpearlo, cosa que, según él, habría hecho de no ser porque intervino la policía en ese momento, mientras que su representante legal Alonso Beceiro advirtió que las autoridades determinaron que no había suficientes elementos para proceder en el ámbito penal.

Por su parte, Spanic aseveró que el daño moral existía: “[Infante] Me acusó de desquiciada ... de que no estoy bien de mis facultades mentales, que maltraté a mi hermana, que soy una mentirosa, que invento cosas, entonces me parece una falta de respeto, que me lo pruebe legalmente”. La cosa terminó el 29 de noviembre cuando el comentarista publicó en redes que el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México lo absolvió de toda responsabilidad en la demanda, y aunque ostensiblemente él iba a ejercer el derecho a contrademandar, ya no se supo más del asunto.

Fue así como Gabriela decidió probar suerte en Europa en el show de baile, y su apuesta tuvo éxito. Aunque pasó momentos duros (la muerte de su madre, a miles de kilómetros de distancia, pudiendo despedirse de ella a través de FaceTime), también hubo grandes hitos; trascendió que podría haber una relación sentimental surgida de la chispa y química innegables con su compañero, Andrei Magra.

Ahora Gabriela regresa a Televisa después de una década, haciendo un esfuerzo por dejar atrás tanto drama y polémica, mismos que la han seguido desde que se fue a Telemundo a hacer 'La venganza' y se disolvió su matrimonio cuando empezó un affair (de muy mal final) con José Ángel Llamas, que también rompió con su cónyuge -hoy día, ya pasada la tormenta, De León es el feliz padre de dos hijos al lado de su esposa Jennifer Bracaglia, con quien se casó en 2004, mientras que Llamas está casado con Mara Croatto y dejó la actuación para volverse cristiano renacido.

Ahora, en 'Si nos dejan', Spanic interpreta a 'Fedora' -una versión de la 'Paulina' que hizo la formidable Margarita Gralia en el original - una mujer encantadora, inteligente, madura, con gran sentido del humor y muy cómoda en su sexualidad de mujer liberada, años después de un divorcio, además de no tener ningún reparo en recurrir a algún retoque cosmético si falta hiciera.

Es la mejor amiga y confidente de 'Alicia' (Mayrín Villanueva) y su principal apoyo cuando es abandonada por su esposo (Alexis Ayala) después de 25 años de matrimonio, porque se ha enamorado de una mujer más joven (Scarlet Gruber), y como tal, no duda en manifestar su descontento por defender a su amiga, aunque se mete en líos cuando inicia, sin proponérselo, una aventura con un chico que... pero no, no les haremos el spoiler (aunque ya conozcan la historia; no en vano se trata de una de las telenovelas más queridas de la TV latinoamericana).

Este retorno es testimonio de la astucia y el oficio de Gabriela Spanic en sus años de carrera: si bien es cierto que incurrió en esta serie de polémicas que la llevaron a estar apartadas del género que le dio tanta fama mundial, la exreina de belleza, cantante, modelo y madre, sabe muy bien que la mejor manera de hacer que la gente deje de hablar de un tema incómodo es cambiar la conversación, y eso fue justo lo que hizo con su participación en el reality húngaro. Fue, literalmente, un gambito de dama y le salió muy bien, así que hay Gaby Spanic de vuelta y ojalá que permanezca en la tele por muchos muchos años, porque carisma como el suyo siempre hace falta.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR

Eva Cedeño, más que la sustituta de Livia Brito: el diamante que brillará en ‘¿Qué le pasa a mi familia?’

Cachún Cachún Ra Ra: la 'leyenda negra' de uno de los programas más entrañables (y polémicos) de la TV mexicana

EN VIDEO: Salma Hayek, molesta con quienes sugieren que se casó con François-Henri Pinault por su fortuna