Líder opositor paraguayo cumple 12 días de prisión a la espera de su libertad

Agencia EFE
·2  min de lectura

Asunción, 8 feb (EFE).- El líder opositor Efraín Alegre cumplió este lunes 12 días de prisión preventiva a la espera de que la Corte Suprema de Justicia le restituya la libertad en una causa por presunto falseamiento de gastos en los comicios de 2018, y que denuncia como un montaje y una persecución política.

El presidente del Partido Liberal, el mayor de la oposición, permanece en la Agrupación Especializada, una dependencia de la Policía Nacional que funciona como cárcel, en la que ingresó de forma voluntaria tras la orden de prisión preventiva de una juez de garantías.

La causa se remonta a mediados del año pasado tras la denuncia del dueño de una gasolinera del departamento de Alto Paraná (este) por presunto falseamiento de facturas para abultar los gastos de los liberales de esa zona en la campaña electoral de 2018.

Desde el primer momento, el dirigente político calificó de "montaje" el proceso, desoyó las medidas alternativas, confirmadas por un tribunal de apelación, por lo que el político recurrió al Supremo para impugnar la decisión de la jueza penal Cynthia Lovera.

El abogado de Alegre, Guillermo Duarte, dijo a Efe que el Supremo deberá pronunciarse sobre una inconstitucionalidad a la que el líder liberal recurrió antes de que fuera privado de su libertad.

"La Sala Constitucional (de la Corte) se integró la semana pasada y lo que hicimos fue urgir una resolución", indicó Duarte al señalar que mientras tanto Alegre recibe regularmente visitas de familiares y amigos, así como a sus abogados.

En las elecciones generales de 2018, Alegre perdió ante el actual jefe de Estado, Mario Abdo Benítez, al que señala como "capataz" de su antecesor, Horacio Cartes (2013-2018), ambos del conservador Partido Colorado.

Cartes es uno de los empresarios más poderosos del país y Alegre lo acusa de copar las instituciones del Estado, incluida la Fiscalía General, cuya titular, Sandra Quiñónez, está en la mira de la oposición, por considerarla afín a los intereses del poder político.

Tras la detención de Alegre, se reavivaron las críticas a Quiñónez con marchas para exigir su renuncia en una campaña a la que se sumaron la pasada semana referentes de la cultura por la forma en que maneja la institución desde que fue designada durante el mandato de Cartes.

En una carta difundida la pasada semana, los firmantes del mundo cultural señalaron que "las funciones de la Fiscalía están siendo progresivamente violentadas por su titular", en "una degradación que socava los más elementales principios republicanos"

El texto apunta a hechos "de evidentes casos de corrupción" bajo la sospecha de no ser investigados, en un marco que conlleva un "grave deterioro de la Fiscalía General" que "amenaza quebrar el ya debilitado Estado de Derecho en el Paraguay".

(c) Agencia EFE