Kylian Mbappé: el mundo se rinde ante el que llegó para sentarse en el trono de Lionel Messi y Cristiano Ronaldo

Diego Morini
·5  min de lectura

Una estela de talento se extiende por todo el Camp Nou. Un perfume delicado y exquisito se expande desde Francia. Una aura dominante se multiplica por Europa. Un nombre que no sorprende, aunque no deja de impactar. Kylian Mbappe no se detiene y a cada paso sacude los cimientos del trono del universo de la pelota. Tras su tarea descomunal con Paris Saint Germain ante Barcelona en el Camp Nou, su nombre se amplifica en cada rincón del planeta. Los medios especializados y los que no lo son quedaron rendidos a sus pies y claro, la comparación con Lionel Messi y Cristiano Ronaldo resultó inevitable.

Barcelona - PSG: con un hat-trick de Mbappé, el equipo de Pochettino goleó al Blaugrana por los octavos de final de la Champions League

Mbappé Se encargó de espantar cualquier fantasma que pudiera atormentar a PSG. Aquella revancha de octavos de final de Champios League de 2017, cuando Barcelona lo aplastó por 6-1 (en la ida habían ganado el equipo francés por 4-0) fue una pequeña pelusa en el hombre de Mbappé. Parece extraño que un talento como el suyo pudiera estar en duda. Incluso, que se dudara de si puede estar a la altura de Real Madrid, si es que el equipo blanco va por él cuando termine el contrato del galo en París, a mediados de 2022.

El partido de Mbappé ante Barcelona

Sólo hace falta tomar las estadísticas para comprender semejante furia. La comparación con otros grandes jugadores lo ponen apenas por debajo de Ronaldo Nazario en la tabla de goleadores con apenas 21 años: el brasileño a esa edad tenía 115 tantos convertidos, mientras que el francés tenía 103, Lionel Messi sumaba 42 y Cristiano Ronaldo 27. Incluso, en esa lista supera a futbolista como Neymar (80), Sergio Agüero (78), Raúl González (73) o Zlatan Ibrahimovic (31). Casi un año más tarde Mbappé, de 22 años, acumula 141 goles en su carrera.

"Los grandes jugadores construyen su historia y su carrera con partidos así". La frase del entrenador argentino Mauricio Pochettino permite comprender cuál fue el impacto del delantero francés. Va llagando a su madurez, aseguran algunos medios de Francia. Es por eso que entienden que Mbappé intentó evitar cualquier exceso de euforia en sus declaraciones: "Es magnífico, pero no hemos ganado nada", se limitó a decir.

Los elogios mundiales a Mbappé

En la prensa internacional, los elogios para él fueron contundentes sobre su incidencia en el juego en Barcelona y posiblemente en los equilibrios del mapa futbolero. En L'Equipe, aseguraron que fue "la actuación europea más grande con la camiseta parisina" (por Mbappé) y en uno de sus titulares dice que hubo un "Traspaso de poderes", en referencia a que enfrente estaba Messi.

En la prensa de España, se concentraron en el francés para explicar cómo se derrumbó Barcelona: "Mbappé revienta al Barça", "Mbappuleo", "Huracán Mbappé", son algunos de los títulos que se leyeron en Marca, El País y AS. Y en el diario Le Parisiene escribieron que ante la ausencia por lesión de Neymar, "el Mesías es Mbappé".

Incluso, en Italia, los medios dejaron en claro cuánto los impacta el encanto del atacante que comenzó su carrera en Mónaco. "Si no estamos en un traspaso de poderes, se le acerca (...) Mbappé dio un golpe en la mesa de la sucesión a Messi y Cristiano Ronaldo, Neymar está avisado", escribieron en La Gazzetta dello Sport, mientras que en TuttoSport, publicaron: "Messi se quedó mirando a la nueva estrella".

Pese a los antecedentes y que todavía falta la revancha que se disputará en el 10 de marzo en el Parque de los Príncipes, las miradas sobre el poder de Mbappé para PSG provoca que ex jugadores como Rio Ferdinand, que es comentarista en la cadena británica BT Sports, se anime a decir: "Es el chico que va a ocupar el trono cuando ellos (por Messi y Ronaldo) hayan terminado su legado".

Nada nuevo en el horizonte para los que saben del juego. Es que ante semejante despliegue de Mbappé todos recurrieron al archivo para recordar cuando Diego Maradona, tras el duelo de octavos de final del Mundial de Rusia 2018, Francia venció a Argentina por 4-3, tuvo palabras muy contundentes acerca de la proyección de futbolista que nació en París: "Pasa de 0 a 120 km/h. Tiró un centro al que no llegó nadie porque no tienen la misma velocidad que él. Se hace difícil cuando encara, porque él encara y no tiene miedo". Y hasta recurrieron a una entrevista que Maradona le había dado a AS en 2017, en la que Diego contó una anécdota acerca de un encuentro con Florentino Pérez, el presidente de Real Madrid: "Yo una vez le dije a Florentino: '¡Fichá a Mbappé!'. Se lo dije cuando lo vi en la FIFA. Y me dijo 'sabes que tengo a Ronaldo, tengo a este'. Fichá a Mbappé, ¡qué te importa!".

El chico que quiere ayudar

Uno de los detalles que muchos marcan de este delantero voraz, es la capacidad de escuchar, reflexionar y el deseo por aprender que tiene. Es por eso que se pueden encontrar frases de él que permiten contextualizar qué tipo de futbolista está ardiendo en Europa: "No siempre tuve éxito. Puede que falle en algunos partidos, pero no me voy a esconder nunca en la vida, aunque cometa errores". "No soy el mismo jugador en Francia que en el PSG. Aquí hay un futbolista por encima de los demás, Neymar, que todos intentamos poner en las mejores condiciones, mientras que en la selección todos estamos al mismo nivel. Neymar es el centro del proyecto en PSG y yo estoy ahí para ayudar", dijo en France Football.

Con Mauricio Pochettino parece haber encontrado más libertades y comodidades para jugar y eso lo explica a la perfección el propio Mbappé en la TV oficial de PSG: "El entrenador me pone en una posición que me permite ser el primero en contraatacar, para que no me bloqueen y sea más sencillo para mí. Icardi da el penúltimo pase y, en cuanto Di María tiene el balón, sé que le gusta dar el último pase, por lo que ataco el espacio libre. Después, solo es instinto. Logro marcar y ser decisivo".

Todo está claro en el universo de Mbappé y su bestial progreso. Va por todo, quiere quedarse con el cetro del fútbol y a cada paso deja señales de que nada lo va a distraer del objetivo.